Inicio
Atracta
Atractor España
Atractor en 2'
Democracia 2.0
Carta Española
Décalogo
Modelo Atrac. Social
Estatutos
Preguntas+Frecuen.
Documentos
Área de Registro
Donativos
UFANO Iº
Fundación Atracta
La2A
Directivas
Notas de Prensa
Quién es quién

Atractor
España en
12 puntos
1
Los derechos históricos de los españoles ¿qué pasa con ellos?

2
Los derechos políticos de los españoles ¿qué pasa con ellos?. Vivimos en un Estado Social y Democrático de Derecho constituido por Partidos Políticos, que evoluciona hacia otro constituido por tribus y queremos vivir en un Estado de Derecho, de verdad, sin apellidos y sin evocaciones parafascistas, constituido por ciudadanos libres. Los partidos políticos son necesarios, pero no son ni el Estado ni la libertad. Son necesarios, pero no son garantía de nada.

3
Revertir con legislación inversa el totalitarismo lingüístico de Cataluña, Vascongadas y Galicia, es un objetivo de salud pública.

4
Revertir con legislación inversa los beneficios de cualquier índole que se otorgue a los terroristas es un imperativo moral.

5
El ciudadano administra y gasta mejor que las administraciones locales, las locales mejor que las autonómicas y las autonómicas mejor que la central. Al ciudadano, por lo tanto, mediante la
Cédula Fiscal le corresponde transformar, directamente, el grueso del presupuesto en servicios básicos. Al ciudadano, no al Estado.

6
Reforzar de manera consistente los poderes y competencias de las administraciones locales, municipios y diputaciones es fortalecer la democracia y la libertad.

7
Un Gobierno Central Limitado, con pocas competencias, pero sólidas, firmes y no discutidas, es garantía de libertad y prosperidad. El Gobierno Central debe limitar su capacidad de gasto y competencias a lo que solo él y nada más que él puede hacer. Organizar la libertad, la justicia, la seguridad y pensar el futuro.

8
La falta de transparencia y el detestable alejamiento de las administraciones del ciudadano se combate con un Gobierno Autonómico Limitado.

9
Los
privilegios de ciudadanía y residencia se ponen bajo control de los ciudadanos. Los otorgan los municipios y sus vecinos en función de sus necesidades y el comportamiento de los demandantes. El estraperlo de dichos derechos por parte del Estado es una solución impúdica.

10
La familia es la célula social que hace habitable el paisaje político existente entre el interés común y los derechos individuales. Sin la familia, los individuos, la comunidad, la nación o el Estado dejan de ser viables.

11
El
ahorro español debe invertirse bajo el criterio de "preferencia nacional", tiene que aprender a comprometerse con la micro, pequeñas y medianas empresas, con la transformación tecnológica del saber y con las cadenas de valor difícilmente deslocalizables.

12
El Estado del Bienestar, que ya es del Malestar, se inspira en el Modelo Social Estatal, un modelo ineficiente que tiende a la insolvencia fiscal. El Modelo Atractor Social, más evolucionado moral y técnicamente, resuelve los problemas insolubles del Estado del Malestar.







LA LIBERTAD NECESARIA
España necesita un respiro
Antonio
Yuste
SPAÑA NECESITA un respiro. La presión de las ideologías de tres al cuarto, de los partidos antediluvianos, de izquierdas, derechas y nacionalistas es, literalmente, insoportable. Las políticas xenófobas o hispanofóbicas se realizan, es el colmo, desde las mismísimas instituciones del Estado y desde el ordenamiento legal. Ser español es casi un delito. Las ideologías que han llegado boqueantes al siglo XXI con sus bálsamos de fierabrás, a cuenta del Estado, hace años que han entrado en crisis. El Estado del Bienestar es ya del Malestar.

Nuestra resistencia psicológica, la resistencia emocional de los ciudadanos, está muy debilitada. Se expande la certeza de que la prosperidad, que es un ingrediente básico de nuestra satisfacción, no llegar a ser un anhelo capaz de calmar todas nuestras aprensiones. El economicismo dominante, trascendente a lo largo de todo el siglo XX, econométrico, cuantitativo, se ha quedado a las puertas del reino de lo cualitativo. A las leyes, al espíritu de las leyes, arriban todo tipo de argumentos económicos e ideológicos y ningúno moral. El economicismo está acampado en las laderas de la gran muralla, sin saber qué hacer y cómo franquearla. La humanidad ha entrado en otro escenario, muy alejado de las ideologías chabacanas. El crecimiento económico que ha registrado España en los últimos 30 años se corresponde con el crecimiento vegetativo que se hubiera dado en cualquier circunstancia, es ajeno al quehacer de las ideologías y sería justo afirmar que hubiera sido muy superior sin tanta ideología chocarrera. El progreso que tenía que ser lineal, constante y continuo, es una palabra sin contenido intelectual y moral, muy alejado del saber.

Michal Zaborowski
Nuestra forma de vivir y urdimbre cultural es, anímicamente, paralizante y agotadora. El vaso se resiste a estar semilleno. No podemos tener hijos y la prueba irrefutable es que no se tienen, es el final físico de nuestro linaje, negándole biodiversidad a nuestra especie. Nuestro pacto es con la muerte y esa sensación flota en el aire. No se habla de ello, está prohibido, pero lo sabemos y sobre el particular guardamos un escrupuloso silencio. El giro experimentado por nuestra cultura en las últimas décadas, la que se corresponde con la apoteosis del canon cultural de izquierdas, nos ha llevado a un callejón terminal, sin salida. La no-natalidad se ha convertido en una pandemia al amparo de los derechos individuales y nuestras formas de vida. Los españoles nos extinguimos como linaje. Una sociedad que no se reproduce, que no alcanza la tasa de sustitución, es una sociedad que carece de habilidades sociales, que ha deteriorado su instinto de supervivencia y que está en la parte baja de la escala de la selección natural. Nuestra mirada sobre la realidad y nuestra forma de hacer política se ha vuelto irracional. Las políticas que hacemos no tienen sentido si nos extinguimos y, al revés, si queremos evitar nuestra extinción hacemos lo contrario de lo que debemos. Otros países han aceptado torrentes migratorios a cuenta del crecimiento de su Producto Interior Bruto. En España, por el contrario, los aceptamos a cuenta de nuestra extinción.

El mundo occidental, y sobremanera España, se ha rendido a la ignorancia. Nuestra cultura, la civilización occidental, ha sido sellada herméticamente bajo la lápida de acero, de muchas toneladas, en el que se ha cincelado la palabra TOLERANCIA. Al grito de "Tolerancia y cierra la Tierra", un grito ignorante por encima de cualquier otra consideración, se moviliza la mayor parte de la opinión pública occidental. TOLERANCIA como sinónimo de BARBARIE, porque
todo vale y todo vale lo mismo, valen lo mismo las distintas culturas, religiones y civilizaciones. La ignorancia es la ideología dominante. ¿Qué está pasando, cómo ha sido posible que en la civilización con más pujanza tecnológica y científica se haya consolidado una costra de ignorancia, una superestructura fatídica de ignorancia en el ámbito académico, político, mediático e incluso económico?

Para empeorar aún más las cosas, las izquierdas y las derechas se disputan la gestión del canon cultural dominante, econométrico, inspirado en el progresismo progresado, regulado desde el poder político. Para añadir más carburante fósil al fuego del pesimismo, los nacionalistas hacen discursos tribales en pleno siglo XXI, atávicos y preñados de violencia. Todo se ha vuelto confuso. Se utiliza la palabra 'paz' para proteger a los tiranos y lisonjear al terrorismo y la palabra 'libertad' para amparar cualquier deseo, sin contención, el que fuere, haciendo tabla rasa de la condición humana. La descentralización promovida por los partidos clásicos lejos de ser un instrumento de libertad y prosperidad se ha convertido en una nueva vuelta de tuerca para seguir saqueando los derechos históricos, civiles y políticos de los españoles. Las burocracias partidarias han vaciado de contenido el Estado y han saqueado las Diputaciones, los municipios y nuestros derechos políticos. España se deshizo del régimen franquista para precipitarse en otro régimen truculento, partidopútrido e hispanofóbico, con simpatías por el terrorismo, el Régimen de la II Restauración.

El discurso político que conocemos es liquidador, es como nuestra sociedad, estéril e insustancial. Cosas sencillas y muy elementales como ser español y patriota, a secas, sin pretensiones políticas, es un imposible. Lo impide el canon cultural de izquierdas. Es una amarga lección. Tenemos que sobreponernos al hundimiento de la perorata politológica entre izquierdas, derechas y nacionalistas, y tenemos, por último, que sobrevivir al catastrófico choque de culturas entre derechos individuales e interés común orquestado por las ideologías ultramontanas nacidas en los albores del Siglo XX y que intoxican el sentido común.

La adición de la clase política a los consensos delictivos ha tocado fondo y ha destruido cualquier posibilidad de regeneración del Régimen de la II Restauración. Las instituciones y el papel de los políticos, están pensados en modo pedante, altaneras las instituciones y en grado de soberbia los políticos. Obtienen su legitimidad del pueblo, nada menos que del pueblo español, y a renglón seguido experimentan un recalentón en su interpretación y funcionamiento para arrogarse el control de los designios de aquellos que les legitiman, las gentes, el pueblo. El Régimen surgido de la II Restauración sigue sin aceptar el acontecimiento de que su legitimidad la obtiene del pueblo español, un hito extraordinario de singular belleza y significación, de importancia decisiva, para España, para Europa y para la Humanidad. El pueblo español es un pueblo singular y extraordinario, capaz de lo más grande y generoso y de ningún modo nos merecemos el despotismo entrometido del Régimen surgido con la II Restauración.

¿Necesitamos reforzar el papel de las instituciones y de los políticos? Sí pero para preservar a las instituciones y a los políticos del poder de las burocracias partidarias y de las camarillas. Necesitamos reforzarlas, hacerlas previsibles, reduciendo extraordinariamente el poder político, el poder discrecional y mejorando los axiomas básicos de nuestro sistema institucional, de nuestro sistema político, en torno a cinco reglas:
1. El pueblo español es un pueblo singular, sabio, trabajador, generoso y valiente y lo es en modo que ningún representante por él elegido o alguna institución por él creada puede superarle. El poder político será un poder limitado.
2. Las instituciones creadas por el pueblo español sirven al propósito de realizar la nación política, España, y la comunidad de personas, el pueblo español, con sus propios fines y necesidades, el bien común.
3. Las leyes y procedimientos, por lo tanto, deben servir al propósito principal e imperativo de que el pueblo español debe retener el dominio integral de sus instituciones y las personas que las integran, de manera continuada y no ocasional y muy limitada como ocurre en la actualidad (cada cuatro años).
4. Las leyes deben combinar la democracia representativa y deliberativa, la democracia directa, la revocabilidad, la elección directa, la separación efectiva de poderes y la prohibición expresa de la delegación de voto, dentro de un orden de Libertad.
5. La Libertad y solo la Libertad. Sólo la Libertad propende a la Justicia. Somos el pueblo español.

Los partidos políticos son incapaces de enunciar el mundo contemporáneo, la interdependencia, los retos que la globalidad nos plantea y aún más incapaces de admitir su fracaso. Se encomendaron hace tiempo al Estado, un Estado todopoderoso y omnisciente y, sin embargo, su Estado del Bienestar, sabelotodo, caricatura de un Dios pagano, está dando síntomas de impotencia e irresolución. Su Estado se ha quedado pequeño para casi todo y se muestra muy torpe para administrar la creciente complejidad. España necesita reconstituir su tejido asociativo en torno a nuevas ideas e ideales consonantes con el Siglo XXI, y el mundo occidental necesita repensar sus necesidades básicas en términos de calidad y eficacia, al margen del ridículo Estado del Bienestar, y atender, con más humildad y serenidad a las formas de vivir y a los aspectos prepolíticos.

Cambia el siglo y nace Atractor España. Nuestra tarea no será fácil. Llevamos en nuestras entrañas cambios profundos. Aportamos una propuesta de revisión de nuestra constitución, del modelo autonómico y del modelo institucional, fiscal, económico y de sociedad. Somos portadores de ideas que España y el mundo necesitan. Disponemos de ideas y propuestas que representan cambios sustanciales en la forma de pensar España. Tenemos ilusiones y sabemos que nuestro trabajo será recompensado con capacidad de influencia. El Modelo Atractor Social es un salto en la evolución social. Es una alternativa al Modelo Social Estatal y al Estado del laissez-faire, tan liberal, modelos ambos surgidos a finales del siglo XIX,que explosionaron en el XX y que ha llegado exhaustos al XXI.

En Atractor nos reunimos los que sabemos que España es un extraordinario activo histórico, los que creemos en su continuidad y fortaleza y mostramos nuestra pasión por su universalidad.


Sopla el Viento y somos atractores


ANTONIO YUSTE
Presidente Provisional de Atractor España
EN POCAS PALABRAS
Las Españas aman España
La luz de todos los días
L
A INTERPRETACIÓN afrancesada, anglófila o germanófila de España, es estomagante, preñada de ignorancias y clichés tan insufribles como falsos. Se hace insoportable. No es tolerable la impostación de la ignorancia sobre la verdad, abusando de la fuerza mediática y la falsificación académica. En España abundan los contribuidores netos a la leyenda negra con afán destructivo y liquidador. La repulsiva leyenda negra fabricada con deuda a lo árabe, con la inquisición, con la supuesta destrucción de las indias, con la decadencia económica permanente y el estúpido mosaico español irreconciliable, son clichés extenuantes. Es imprescindible leer más y mejor, con más detenimiento a Julian Marías, leer su 'España inteligible, Razón histórica de las Españas' (1984), a Gustavo Bueno en 'España frente a Europa' (1999) y 'España no es un mito' (2005). España necesita un respiro, la verdad necesita un respiro, no podemos dejarnos vencer por guacamayos exóticos, monos de repetición, ignorantes y autoritarios, que han hecho de nuestra humillación, de la falsificación histórica de España, un deporte popular.

La ignorancia nunca ha sido la mejor consejera. Francia, Alemania y el Reino Unido, también Estados Unidos, necesitan una revisión historiográfica de su verdadera entidad y papel en el mundo y dejar de perturbar la convivencia mundial con sus visiones escalofriantes, infantiles, de tebeo, de cómic, sobre sí mismos y sobre los demás. España necesitará un trabajo similar y deconstruir, literalmente, derruir las historiografías fantasiosas y alucinadas de las CC AA y la propia historiografía nacional, hijas bastardas del régimen actual, heredero directo del régimen franquista.
Libertas perfundet omnia luce, La libertad lo inunda todo de luz. La libertad lo aclarará todo. Todos tendremos que dar cuenta de nuestros actos. Nuestra historia es tan importante, tan importante para el mundo, que es obligación general salvarla del politiqueo y de los profesionales adocenados y sádicos, sobre todo sádicos, que consagran su actividad profesional a inocular el extrañamiento de los españoles, de nuestros jóvenes, con su historia. Su actitud es insidiosa y vandálica. ¿Por qué seguimos retribuyendo la ignorancia?, ¿qué tipo de negocio tenemos?

Las Españas aman España y no nos dejaremos intimidar. Estamos determinados a defender los derechos históricos, políticos y civiles de los Españoles y protegerlos y defenderlos de la mediación partidaria, muy hostil y equívoca. No nos dejaremos intimidar por la violencia terrorista, la violencia verbal, institucional y mediática. Estamos dispuestos a luchar con nuestra pasión, con nuestra determinación, por la Libertad.

Los políticos tendrán que pagar por lo que hacen, por lo que promueven y lo que consienten. Los medios de comunicación tendrán que liquidar con los lectores, sus deudas por tanta manipulación grosera. La universidad y la academia, tendrá que expurgar los gravísimos delitos de ignorancia interesada y contumaz.

La laxitud intelectual que todo lo invade será sustituida por la exigencia intelectual. Las Españas amán España y no consentiremos la enajenación de nuestra propia historia. Las CC AA en manos de nuestra clase política, la realmente existente, se han convertido en una cuchufleta al servicio de la ignorancia. La descentralización, un problema administrativo y funcional, se ha convertido en el garabato, la gran percha, del que cuelgan todo tipo de ignorancias.
PRENSA
Nace una nueva visión de la vida en común
Nota de Prensa 0001 • 12 | Dic | 2005
DIRECTIVAS
Involución política a gran escala
Directiva 0002 • 26 | Ene | 2006
Frenar la estupidez
Directiva 0001 • 12 | Dic | 2005
DOCUMENTOS
Antonio Yuste: "España está en manos de la generación yeyé de los 70"
Por qué nos llamamos Atractor España
Programa General de Mínimos de Atractor España
¿Quién se ocupa de los derechos históricos y políticos de los españoles?
En defensa de los españoles




La Fundación Atracta, en fase de constitución, se ocupará entre otras misiones de la asistencia para organizar y consolidar capitulos nacionales de Atractor en el resto del mundo, totalmente independientes y soberanos. La Fundación Atracta trabajará para consolidar La Asamblea Atracta (La2A) cuyos estatutos están en Fase de Estudio para hacer posible la reunión de la familia atractor, de los que comparten el Modelo Atractor Social, sus aspectos más universales, repartida por el planeta.