Inicio
Atracta
Atractor España
Atractor en 2'
Democracia 2.0
Carta Española
Décalogo
Modelo Atrac. Social
Estatutos
Preguntas+Frecuen.
Documentos
Área de Registro
Donativos
UFANO Iº
Fundación Atracta
La2A
Directivas
Notas de Prensa
Quién es quién

Atractor
España en
12 puntos
1
Los derechos históricos de los españoles ¿qué pasa con ellos?

2
Los derechos políticos de los españoles ¿qué pasa con ellos?. Vivimos en un Estado Social y Democrático de Derecho constituido por Partidos Políticos, que evoluciona hacia otro constituido por tribus y queremos vivir en un Estado de Derecho, de verdad, sin apellidos y sin evocaciones parafascistas, constituido por ciudadanos libres. Los partidos políticos son necesarios, pero no son ni el Estado ni la libertad. Son necesarios, pero no son garantía de nada.

3
Revertir con legislación inversa el totalitarismo lingüístico de Cataluña, Vascongadas y Galicia, es un objetivo de salud pública.

4
Revertir con legislación inversa los beneficios de cualquier índole que se otorgue a los terroristas es un imperativo moral.

5
El ciudadano administra y gasta mejor que las administraciones locales, las locales mejor que las autonómicas y las autonómicas mejor que la central. Al ciudadano, por lo tanto, mediante la
Cédula Fiscal le corresponde transformar, directamente, el grueso del presupuesto en servicios básicos. Al ciudadano, no al Estado.

6
Reforzar de manera consistente los poderes y competencias de las administraciones locales, municipios y diputaciones es fortalecer la democracia y la libertad.

7
Un Gobierno Central Limitado, con pocas competencias, pero sólidas, firmes y no discutidas, es garantía de libertad y prosperidad. El Gobierno Central debe limitar su capacidad de gasto y competencias a lo que solo él y nada más que él puede hacer. Organizar la libertad, la justicia, la seguridad y pensar el futuro.

8
La falta de transparencia y el detestable alejamiento de las administraciones del ciudadano se combate con un Gobierno Autonómico Limitado.

9
Los
privilegios de ciudadanía y residencia se ponen bajo control de los ciudadanos. Los otorgan los municipios y sus vecinos en función de sus necesidades y el comportamiento de los demandantes. El estraperlo de dichos derechos por parte del Estado es una solución impúdica.

10
La familia es la célula social que hace habitable el paisaje político existente entre el interés común y los derechos individuales. Sin la familia, los individuos, la comunidad, la nación o el Estado dejan de ser viables.

11
El
ahorro español debe invertirse bajo el criterio de "preferencia nacional", tiene que aprender a comprometerse con la micro, pequeñas y medianas empresas, con la transformación tecnológica del saber y con las cadenas de valor difícilmente deslocalizables.

12
El Estado del Bienestar, que ya es del Malestar, se inspira en el Modelo Social Estatal, un modelo ineficiente que tiende a la insolvencia fiscal. El Modelo Atractor Social, más evolucionado moral y técnicamente, resuelve los problemas insolubles del Estado del Malestar.







DOCUMENTOS
ES SENCILLO
¿Por qué nos llamamos Atractor España?
F
ORMA PARTE Atractor España de la corriente liberal española? Puede decirse que sí, pero con matices. Somos libercráticos. Lo explicamos. La palabra liberal es netamente española y es una de nuestras grandes aportaciones al pensamiento político occidental. Los problemas surgen con los equívocos de la palabra liberal y la forma en que es utilizada. Tal es su capacidad magnética que todo el mundo se proclama liberal. Los liberales en EE UU son las izquierdas estatalistas (la mayor parte de las corrientes de opinión dentro del Partido Demócrata). Los que no son estatalistas se escudan en el término libertario y están fuera de la órbita del Partido Demócrata. A veces les votan, a veces votan al Partido Republicano y las más se abstienen. En Europa los liberales son nominalmente antiestatalistas y decimos nominalmente porque en Europa se vive mucho del Estado, y se dividen por mitades entre los que son más partidarios de una moral individual exasperada sin intervención de la comunidad y al revés, los que postulan libertades individuales moduladas por una moral pública inspirada en fuertes convicciones. Estos últimos son muy pocos.

Nuestro propósito es liberar las instituciones públicas españolas de la tenaza a la que están sometidas por un inadecuado ordenamiento constitucional y una clase política antigua
Los liberales españoles, los de nueva planta, si bien proceden de la corriente liberal española fermentada en la segunda mitad del siglo XVIII y reproducen los mismos patrones de los liberales europeos, incorporan, a nuestro juicio con gran acierto, el ingrediente del patriotismo ante el concurso de las izquierdas y los nacionalistas para mutilar España. Los anarquistas españoles eran antiestatalistas y comunitarios, con una fuerte moral pública regulada por sus convicciones. En Atractor España nos atrae mucho dicho hilo, es un hilo más interesante que el libertario (moral individual), y sin embargo tampoco es nuestra madeja. La posición que, parcialmente, más se nos parece sería la de Friedrich Hayek, que sostiene una posición que él llama ‘demarquista', admitiendo la necesidad del Estado se trataría de un Estado limitado, no invasivo. Pues bien, nosotros somos partidarios de un Gobierno Limitado, pero contrariamente a Hayek creemos en el interés común formulado políticamente y aceptamos la naturaleza humana prepolítica. Nuestro punto de vista económico tiene que ver más con los escolásticos españoles de nuestro Siglo de Oro, con la teoría subjetiva del valor formulada por Diego de Covarrubias y Leyva, con la relación entre precios y costes formulada por Luis Saravia de la Calle, con la imposibilidad del modelo de equilibrio descrita por Juan de Lugo y Juan de Salas, con el modelo de competencia como un modelo de rivalidad expuesto por Castillo de Bobadilla y Luis de Molina o los efectos perturbadores del crecimiento desordenado del dinero sobre la política de precios brillantemente descrito por Juan de Mariana, o ese otro, también de Juan de Mariana, fundamental para el pensamiento libercrático de que el intervencionismo injustificado del Estado sobre la economía viola lo que él llama el derecho natural.

Somos antiestalistas con límites y creemos en las libertades individuales conciliadas con una moral pública heredera de unas formas de vivir a veces prepolíticas que desarrollamos en la Carta Española de Obligaciones. Somos libercráticos, creemos en la fuerza de la Libertad y de la Justicia. Los partidos políticos que nos ha legado el siglo XX, son fetichistas y de extracción animista, ponen impuestos a las cosas, al dinero, a las casas, al litro de gasolina, a la botella de cerveza, a los coches y en su envilecimiento se recrean poniendo impuestos al trabajo. No es una cuestión menor. En Atractor España consideramos a los partidos políticos que nos ha legado el siglo XX, partidos animistas, fantasiosos.

Son partidos que han convertido el Estado en un Dios pagano, glorificado en su todopoderío, petulante, caprichoso y cruel. Son partidos orientados al agravio mediante la toma del Estado y el saqueo confiscación de las rentas del trabajo (de trabajadores y empresas). Los libercráticos retornamos al campo de la razón y de la moral pública. No somos ilusos ni decimos cosas inspiradas en la superchería. Nos importa el quehacer humano. Sabemos que la economía libre está gobernada por muy pocas leyes, es hacer cosas por y para los demás; leyes sencillas, pero muy potentes, con las que adquiere un topología formal y un fondo moral, que la hacen muy resistente, compleja y flexible.

Atractor España propone un Estado que se apasiona por la Libertad, que administra Justicia, que refuerza su autoridad para imponerla y hacerla respetar, de pocas leyes, de la mejor calidad posible y que puedan absorber una muy variada casuística, un Estado, a la postre, no invasivo, pero muy eficiente en sus competencias. Defendemos un Estado que quite sus pezuñas de las propiedades y riquezas de sus ciudadanos excepto para protegerlas.

Como hay que estar a lo que dice la ciencia, hay que admitir que el hombre es de naturaleza social. No es de naturaleza buena o mala. Eso es la casuística y viene determinada por las formas de vivir. Como es de naturaleza social sólo es capaz de realizar su naturaleza social con reglas que respondan a sus necesidades naturales y políticas, las que desarrollan su instinto social, con reglas donde quepa el libre albedrío, esto es, la Libertad y la Justicia (que son indisociables) y son dos grandes construcciones morales, abstractas, de nuestra especie.

El término
atractor nos llega de las matemáticas y de la física, atractor caótico, organización aparentemente caótica pero con un atractor (Atractor de Lorenz). La eterna pregunta ¿qué es España?, revela la existencia de un atractor histórico. Entonces, de esa manera, nos vino a la mente el concepto de atractor.

Un sistema con un exceso de Libertad de las partes o de sus individuos disipa demasiada energía y no es útil, tiende al no sistema, excepto que se dispongan de mecanismos de recuperación de la energía disipada (sistema más complejo). Atractor España propugna un sistema complejo. El individuo, dicho coloquialmente, no es una totalidad, es una minitotalidad, tampoco lo es la familia, el municipio, la provincia, la CC AA o la nación. La especie humana, no es una totalidad, es una minitotalidad, el Planeta Tierra tampoco es una totalidad, es una minitotalidad. Son sistemas dentro de sistemas con reglas generales y sus particulares márgenes de autonomía.

¿A que suena socialista, comunista, fascista, populista, centrista, derechista, nacionalista, pacifista? A nosotros nos suena a carterismo, a la ideología que subyace en el viejo oficio del descuidero o carterista.
La organización interna de Atractor está pensada como un atractor. Reforzando a la vez, la capacidad ejecutiva y la Libertad en su seno. Es una organización política no convencional, pero creemos que más ajustada a las necesidades humanas y por tanto reales. Las organizaciones políticas que nos llegan del siglo XX están lastradas por líderazgos clarividentes y burocracias impenetrables, para todos los casos, no importa que se hurgue en la derecha o en la izquierda, al servicio de delirios o utopías (fantasías). El Estado también está pensado en los mismos términos. Admitiendo la existencia de un atractor, lo mejor, para romper la influencia de los estatalistas, de izquierdas y de derechas, para minimizar las influencia de los nacionalistas y de la coalición de intereses hispanofóbicos, es añadir libertad, inyectar libertad en un sistema institucional con graves disfunciones de forma y de fondo y torticeramente cerrado.

Atractor España devuelve el poder que le corresponde a los individuos, a los municipios y a las diputaciones. Como tenemos un atractor más intenso, España, es posible romper el discurso repulsor, el discurso de los nacionalismos periféricos al que concurre las izquierdas y las derechas. Lo podemos hacer reestructurando la base social de los partidos para obligarles a que confronten sus teorías con el hombre prepolítico, natural, entendido desde un punto de vista evolutivo, y con el hombre político, dicho desde un punto de vista jurídico y moral; para obligarles a que confronten su ideario cateto con los españoles, con la familia, con el municipio, con la provincia, con la comunidad autónoma y con la nación, mediante procedimientos característico de la democracia antigua, la democracia directa.

La necesidad de un gobierno limitado, de otro modo, nos obligaba a ello, nos obligaba a buscar métodos para oscurecer e impedir que el Estado omnipotente, tanta veces ignorante, manirroto, que yerra mucho, generara imitaciones rancias en las CC AA. Nuestro propósito es liberar las instituciones públicas españolas de la tenaza a la que están sometidas por un inadecuado ordenamiento constitucional y una clase política antigua y mala, muy mala, mala en las formas y en el fondo, conscientemente mala, que actúa como agente del estado, no como agente de los ciudadanos, como agente de los privilegios y las prebendas.

La existencia del atractor implica que a pesar de la impredecibilidad de un sistema, la impredecibilidad tiene un límite que varía según las fases del sistema. En Atractor España estamos los que creemos en ese gran activo que es la historia de España, en la que las izquierdas y las derechas, son, en el tiempo, tiempo histórico, apenas un forúnculo. Queremos un estado medible y gobernable, por lo tanto más fiable, sólido, garantista y eficazmente protector. Ahora tenemos un Estado sordo, presumido y déspota, dirigido por ciegos, los partidos clásicos. ¡Que desatino que un ciego dirija una orquesta de sordos!.

Y como los símbolos importan, Atractor España acudió a una flor de los vientos en rojo y gualda para expresar la imperiosa necesidad que tiene la política española de norte, de perseguir objetivos comprensibles, racionales, idóneos y proporcionales. Una flor de los vientos sobre puesta en un azul marino para no perder de vista nuestra dimensión histórica atlántica y oceánica.

¿A que suena socialista, comunista, fascista, populista, centrista, derechista, izquierdista, nacionalista, pacifista, humanista? A nosotros nos suena a carterismo, a la ideología que subyace en el viejo oficio del descuidero o carterista. Estamos en el siglo XXI, el mundo ha cambiado y las viejas ideologías estatalistas inspiradas en la inefable conducta de meter la mano en la caja pública, en el bolsillo de la gente, se están yendo por el retrete de la historia. Sopla el viento. Somos libercráticos,
somos atractores.

Traemos a colación las palabras de Séneca: “No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”. Esto es Atractor España… una suave brisa.
PRENSA
Nace una nueva visión de la vida en común
Nota de Prensa 0001 • 12 | Dic | 2005
DIRECTIVAS
Involución política a gran escala
Directiva 0002 • 26 | Ene | 2006
Frenar la estupidez
Directiva 0001 • 12 | Dic | 2005
DOCUMENTOS
Antonio Yuste: "España está en manos de la generación yeyé de los 70"
Por qué nos llamamos Atractor España
Programa General de Mínimos de Atractor España
¿Quién se ocupa de los derechos históricos y políticos de los españoles?
En defensa de los españoles




La Fundación Atracta, en fase de constitución, se ocupará entre otras misiones de la asistencia para organizar y consolidar capitulos nacionales de Atractor en el resto del mundo, totalmente independientes y soberanos. La Fundación Atracta trabajará para consolidar La Asamblea Atracta (La2A) cuyos estatutos están en Fase de Estudio para hacer posible la reunión de la familia atractor, de los que comparten el Modelo Atractor Social, sus aspectos más universales, repartida por el planeta.