Inicio
Atracta
Atractor España
Atractor en 2'
Democracia 2.0
Carta Española
Décalogo
Modelo Atrac. Social
Estatutos
Preguntas+Frecuen.
Documentos
Área de Registro
Donativos
UFANO Iº
Fundación Atracta
La2A
Directivas
Notas de Prensa
Quién es quién

Atractor
España en
12 puntos
1
Los derechos históricos de los españoles ¿qué pasa con ellos?

2
Los derechos políticos de los españoles ¿qué pasa con ellos?. Vivimos en un Estado Social y Democrático de Derecho constituido por Partidos Políticos, que evoluciona hacia otro constituido por tribus y queremos vivir en un Estado de Derecho, de verdad, sin apellidos y sin evocaciones parafascistas, constituido por ciudadanos libres. Los partidos políticos son necesarios, pero no son ni el Estado ni la libertad. Son necesarios, pero no son garantía de nada.

3
Revertir con legislación inversa el totalitarismo lingüístico de Cataluña, Vascongadas y Galicia, es un objetivo de salud pública.

4
Revertir con legislación inversa los beneficios de cualquier índole que se otorgue a los terroristas es un imperativo moral.

5
El ciudadano administra y gasta mejor que las administraciones locales, las locales mejor que las autonómicas y las autonómicas mejor que la central. Al ciudadano, por lo tanto, mediante la
Cédula Fiscal le corresponde transformar, directamente, el grueso del presupuesto en servicios básicos. Al ciudadano, no al Estado.

6
Reforzar de manera consistente los poderes y competencias de las administraciones locales, municipios y diputaciones es fortalecer la democracia y la libertad.

7
Un Gobierno Central Limitado, con pocas competencias, pero sólidas, firmes y no discutidas, es garantía de libertad y prosperidad. El Gobierno Central debe limitar su capacidad de gasto y competencias a lo que solo él y nada más que él puede hacer. Organizar la libertad, la justicia, la seguridad y pensar el futuro.

8
La falta de transparencia y el detestable alejamiento de las administraciones del ciudadano se combate con un Gobierno Autonómico Limitado.

9
Los
privilegios de ciudadanía y residencia se ponen bajo control de los ciudadanos. Los otorgan los municipios y sus vecinos en función de sus necesidades y el comportamiento de los demandantes. El estraperlo de dichos derechos por parte del Estado es una solución impúdica.

10
La familia es la célula social que hace habitable el paisaje político existente entre el interés común y los derechos individuales. Sin la familia, los individuos, la comunidad, la nación o el Estado dejan de ser viables.

11
El
ahorro español debe invertirse bajo el criterio de "preferencia nacional", tiene que aprender a comprometerse con la micro, pequeñas y medianas empresas, con la transformación tecnológica del saber y con las cadenas de valor difícilmente deslocalizables.

12
El Estado del Bienestar, que ya es del Malestar, se inspira en el Modelo Social Estatal, un modelo ineficiente que tiende a la insolvencia fiscal. El Modelo Atractor Social, más evolucionado moral y técnicamente, resuelve los problemas insolubles del Estado del Malestar.







DOCUMENTOS
[A fondo] ENTREVISTA A ANTONIO YUSTE
"Da igual donde escarbes, España está en manos de la generación yeyé, un auténtico drama"
Por María Reina Urdiales
Antonio Yuste. Presidente de Atractor España
P
ertenezco al círculo de influencia del grupo de personas que promueve Atractor España. No soy periodista, pero se me pidió que realizara una entrevista al Presidente como instrumento para derramar explicaciones y actitudes. Yo soy muy preguntona y nada fácil para las cosas de la política. Quizá debieron pensar que reunía méritos para la misión. Acordamos que yo preguntaría lo que quisiera, que editaría lo que creyera oportuno y que mi entrevistado, tenía derecho a revisar sintácticamente lo dicho pero no a alterar la entrevista. La entrevista duró tres horas y algunas cosas se han quedado en el tintero. Ha sido una pesadilla editarla y un regocijo leerla y releerla tantas veces. Un regocijo no exento de desazón. No es fácil escuchar tantas opiniones a contrapié de lo que continuamente oímos. Me hubiera gustado formular preguntas personales, y ahora se me ocurren muchas, pero fueron descartadas del plan de trabajo. Otra vez será si hay otra vez. Tiene ante usted una entrevista río de esas que desacosejan todos los manuales, súmamente interesante para los que tendemos a entrar en resonancia con su punto de vista, imagino que muy pesada para lo que tienen siempre mucha prisa o están de vuelta de todo y supongo que horripilante y deleznable para los que fustiga.

Antonio Yuste es un personaje, cómo decirlo, del que se espera algo. Y como de él se espera algo te puede decepcionar. Es un problema de sensaciones. Aunque su apariencia sea tranquila, frágil, casi quebradiza, desborda determinación; y no juego con las palabras. Lo comprobarán.

MARÍA REINA URDIALES. ¿Es Vd. anarquista?
ANTONIO YUSTE. No. Soy Libercrático. Creo en la Fuerza de la Libertad y de la Justicia. No creo en la Libertad y la Justicia, a secas, creo en la Fuerza de la Libertad y de la Justicia y me repugnan las utopías, las ideologías con paraíso al final del trayecto. Sé que nos van a llamar anarquistas o ácratas o algo parecido, no sé, anarquistas de derechas o algo así, cualquier bobada. Es una cruz con la que tenemos que convivir. Somos libercráticos. Abad de Santillán, Durruti y Ángel Pestaña, los grandes líderes del anarquismo español eran leoneses y eso juega en nuestra contra. No niego que debajo de Atractor España hay un gran instinto de Libertad, pero no somos anarquistas en sentido estricto. Se necesitan instituciones públicas. Estado sí, pero limitado.

MARÍA REINA URDIALES. ¿Qué es eso de descentralizar las Comunidades Autónomas?
ANTONIO YUSTE. Atractor España ha puesto sobre la mesa los derechos históricos de los españoles, que no coinciden con los de los caprichos de los partidos nacionalistas y tampoco con los del PSOE, el PP o IU. Consiste en rescatar los derechos políticos robados por la partidocracia y devolverlos a sus verdaderos propietarios, los ciudadanos y las administraciones locales. La ración de centralismo que hemos padecido los españoles a lo largo de la historia ha sido suficiente. Ahora toca hablar de los derechos históricos de los españoles y mejorar la calidad de nuestras instituciones.

Ahora toca hablar de los derechos históricos de los españoles
MARÍA REINA URDIALES. ¿Y los derechos históricos del Sr. Carod Rovira?
ANTONIO YUSTE. El Sr. Carod, el Sr. Maragall, el Sr. Ibarreche y el Sr. Touriño tienen un discurso pazguato, paleto y antiguo. No han entendido nada. Nosotros queremos ir más allá desde el punto de vista de la descentralización. Descentralizar es un problema administrativo. El problema de los nacionalismos es que quieren descentralizar insultando a los españoles y para crear, además, miniestados patateros y quieren hacerlo con el dinero de los demás, con violencia institucional, con mentiras y sofismas. Y es que ahora ya no toca hablar de las gansadas de los partidos políticos y sus liderazgos rocambolescos, ahora toca hablar de los derechos históricos de los españoles y de la deuda histórica que tienen los partidos, todos, con los españoles. Los partidos nacionalistas, con el concurso de la izquierda, han dicho y hecho muchas cosas y la mayor parte de ellas altamente preocupantes. Durante todos estos años hemos tenido que aprender la dolorosa lección de que no existen límites para las gansadas y las afrentas; asesinatos y amenazas de guerra y secesión, incluidas. Por eso le digo que ahora toca hablar de los derechos históricos de los españoles.

El centro político a lo largo de toda la transición jamás ha estado en Madrid
MARÍA REINA URDIALES. Atractor España tiene su sede en la Ciudad de León. ¿Será así siempre, no es más práctico situarla en el centro político de España, Madrid?
ANTONIO YUSTE. Por partes. Durante la transición el epicentro político primero estuvo en los cuarteles, después en algunas comarcas de Guipuzcoa (ETA) y ahora entre dichas comarcas y otras tantas de Barcelona y Gerona (ERC). De modo que el centro político a lo largo de toda la transición, donde se mandaba, jamás ha estado en Madrid. En nuestros planes está que la sede del Cónclave esté en Madrid y la sede del Consejo de España esté en León. No tenemos problemas de comunicaciones y en León se vive muy bien. Tan bien como en cualquier otra ciudad de España. Nuestras ciudades han mejorado mucho. La organización, más adelante, resolverá estas cosas. Para mi es un tema menor. Estaré donde se me diga. ¿Por qué la sede del Consejo de España tiene que estar en Madrid?. España no es sólo Madrid. El primer reto que tenemos todos, y sobre todo los madrileños, es salvar la capital imperial, salvar Madrid, que es preciosa, pero destrozada por la contaminación, por el tráfico y la innumerables vías rápidas que la atraviesan. Cuando éstas desaparezcan y se peatonalicen las tres cuartas partes de la ciudad, Madrid volverá a ser una de las ciudades más importantes del mundo junto a Nueva York o Changai. De momento no es así. Los ciudadanos de Madrid están tiranizados por la generación del dióxido de carbono, la que se mete en vena dióxido de carbono. Son muy antiguos y llevan 25 años haciendo infraestructuras en sentido contrario a la línea del tiempo. Es muy triste y deprimente. Madrid es muy hermosa, pero de momento es muy desagradable y penosa para vivir. En el Ayuntamiento de Madrid aterriza lo que nadie quiere para la política nacional. Quizá debiéramos tomarnos más en serio liberar la ciudad de Madrid de su clase política de cuarta categoría. Me hace gracia que me pregunte usted lo de la sede en la era de la globalización.

MARÍA REINA URDIALES. ¿Qué hay que hacer con Madrid?
ANTONIO YUSTE. Con Madrid y con cualquier otra ciudad. Madrid hay que ponerla a escala humana, no a escala del automóvil, y hacerla huir hacia la belleza, hacia el transporte colectivo y profesional e integrando todos los servicios e infraestructuras en el casco urbano. Las infraestructuras tienen que servir a tal propósito.

MARÍA REINA URDIALES. Me dicen que a usted le gusta meter mucho miedo con el impacto de la globalización...
ANTONIO YUSTE. El miedo lo tengo yo y quizá lo contagie. Me preocupa el futuro. La globalización está aquí para quedarse, nuestra especie siempre ha sigo global y ha procurado la globalidad en todo tiempo. Ocurre que la globalidad ahora se manifiesta con una consistencia sorprendente y no está asociada a la divisa de un imperio. Está teniendo un gran impacto en la economía, es lógico, pero lo decisivo es que las formas, los símbolos y los contenidos, se hacen universales en tiempo real. El saber y la tecnología están aprendiéndose, aunque no todos las aprendemos, con una rapidez desbordante y se están tejiendo redes logísticas a escala planetaria de capacidad y eficacia revolucionarias. Podemos trasladar una motocicleta de una esquina a otra del Planeta y entregársela al consumidor final en tiempo récord y con muy pocos saltos. Eso es lo que pasa.

La tecnología y las instituciones poseen una lógica determinista
PREGUNTA. ¿Y el miedo?
ANTONIO YUSTE. Pues pasa que el dominio de lenguajes precisos, computacionales, permitirá normalizar con mucha eficacia muchos saberes y por lo tanto automatizarlos. La economía de servicios cambiará radicalmente, escúcheme, radicalmente, y es un sector clave de las economías modernas. Dicho dominio tendrá un impacto descomunal, igualmente, sobre las estructuras de diseño y creación, sobre la ingeniería productiva. Para entendernos, si hablamos de coches iremos a un estudio de diseño (ingeniería completa) para comprar nuestro propio coche, personalizado de principio a fin. El mundo que conocemos entretejido con gigantescas corporaciones industriales irá poco a poco desvaneciéndose. Se deslocalizarán muchas cosas y actividades y perderemos poder de decisión e intervención de manera dramática. Si queremos retener poder de decisión tendremos que mover el pandero, ponernos a trabajar muy duro y lo veo muy improbable. Estamos instalados en una vida muelle y con unas instituciones y un liderazgo muy petardos. La tecnología y las infraestructuras poseen una lógica determinista.

PREGUNTA. Explíquemelo
ANTONIO YUSTE. Cuando se construye una autopista no sólo circulan coches por su firme. Es una forma de vida la que se desplaza por sus carriles. Pasa con los aeropuertos, los puertos, internet o un acelerador de partículas o la expansión de las herramientas. Hace falta mucho coraje intelectual para sobreponerse a dicha lógica, de fuerza arrolladora, e interpretarla y comprenderla para anticiparse siquiera un poco.

Muchos países occidentales que ahora consideramos prósperos y pujantes se van a quedar más tiesos que la escayola
PREGUNTA. ¿Y cómo nos afecta a España?
ANTONIO YUSTE. Nuestro sistema educativo ha colapsado desde el punto de vista de la eficiencia. Su inadecuación a las necesidades reales es estremecedora. Está en otro tiempo y evoluciona hacia el pasado. Es nuestro verdadero Talón de Aquiles. España está en la periferia de un núcleo de formación de capital y acumulación de riqueza y saberes, Europa. España tiene activos históricos suficientes, pero nos falta masa crítica. Los que están no valen y los que valen no están. Más o menos, esta es la cosa, con el factor añadido de la desorganización, el pésimo uso de nuestros recursos y la mala calidad de nuestras instituciones. Muchos países occidentales que ahora consideramos prósperos y pujantes se van a quedar más tiesos que la escayola. España está en la lista. Nuestras élites políticas, sociales y académicas, haga sus cuentas, están en el negocio de la escayola.

PREGUNTA. ¿Si se le pregunta a Solbes diría todo lo contrario?
ANTONIO YUSTE. ¿Y a quién le importa lo que diga Solbes? El PSOE y el Gobierno dicen cada día una cosa. Ellos están al enredo y a pisar alfombra. Están de diván. España está en manos de la generación yeyé de los 70, la que se formó en la década de los 70 y los 80 del siglo pasado. Es una generación muy ignorante, atrapada en sus palabras de paso con poderes mágicos. Es ridícula. Es una generación muy ignorante y a la vez soberbia, una combinación explosiva. No es recuperable para el siglo XXI, es una generación muy perjudicada por sus ideales animistas, eso de invocar una palabra y zás, está. Están apalancados en la izquierda, la derecha y entre los nacionalistas. O la mandamos para casa o terminarán haciendo una metástasis. Hay que darle el finiquito, es el auténtico drama de este país.

PREGUNTA. Atractor España aspira a darle una paliza al Estado del Bienestar...
ANTONIO YUSTE. No hay paliza que dar. El Estado del Bienestar es una farsa de principio a fin, se ha propinado una paliza a sí mismo. Es un cádaver y siempre fue una farsa. Los pocos servicios que nos proporciona es a cambio de un dispendio y despilfarro descomunal. Cuando un banco despifarra el dinero ajeno, quiebra o va a la cárcel. Cuando lo hace el Estado le premiamos volviendo a votar al manirroto. Nadie puede gestionar el dinero ajeno sino es con un cañón del 35 en la sien, bajo la vigilancia de leyes terribles y muy severas; en caso contrario es inevitable el despilfarro. No existe el administrador público honrado. Existen los que se lo proponen y consiguen metas parciales. La caja común no duele. Le duele al que la llena. Ganas mil y 200 son para el IRPF, 16 para el IVA, 30 para el litro de gasolina, 350 para la Seguridad Social y suma y sigue. Más vale que los hijos no hereden el piso porque tienen que hacer una hipóteca sobre el mismo para pagar a Hacienda. ¿A cambio qué tienes? Peajes en las carreteras, un sistema educativo irrelevante para la vida y la inserción laboral, citas de ambulatorio para dentro de seis meses, unos partidos políticos que se han apoderado de los derechos políticos de los ciudadanos, pensiones para las viudas de 400 € y si te he visto no me acuerdo. Una vaca de la Unión Europea gana tanto como nuestras viudas: 7€ al día. El Estado del Bienestar es una gigantesca trampa. Con la popular gratuidad del sistema educativo y sanitario español, con lo que se gasta el Estado en un ciudadano, se lo entregamos al ciudadano y compra diez pisos de 100 metros. El Estado del Bienestar es ya del malestar. Se sabe todo sobre él y el modo en que despilfarra los recuros generales.

PREGUNTA. En los documentos de Atractor España se trata con igual rasero al PP y el PSOE, incluso hablan del PPOE, ¿le parece justo?
ANTONIO YUSTE. Muy justo. Son ambos estatalistas, defienden un Estado invasivo, burocrático y pedante, son portadores de ideas antiguas e inconvenientes y lo más irritante es que se comportan como dueños de la hacienda, cuando están de prestado. Han levantado todo tipo de barreras, mediáticas y financieras, para que nadie entre en el mercado político a disputarles los votos que ellos acarrean para entregárselos a los nacionalistas. Son obscenos desde que se acuestan hasta que se levantan y no estoy seguro de que no lo sean durante el sueño profundo. Cuando la Libertad amenaza el inmenso poder de sus burocracias partidarias, sacan la guadaña. Son muy intrusivos en la libertad de prensa y con la economía particular. ¿Qué se puede pensar de unos partidos políticos, el PP y el PSOE, que quedan a cenar para repartirse el Poder Judicial?, ¿partidos políticos con estatutos internos profundamente antidemocráticos pueden alumbrar un buen estado de derecho? Esta es la pregunta.

PREGUNTA. ¿Profundamente antidemocráticos…?
ANTONIO YUSTE. Se inspiran en el centralismo democrático, son organizaciones verticales, donde prima la cooptación de manera permanente y concluyen en un sistema para producir burocracias colegiadas o hiperliderazgos, ambos sin contrapeso.

El PSOE es un partido trapichondistas y el PP es un partido chambón
PREGUNTA. ¿El PP y el PSOE no se diferencian en nada...?
ANTONIO YUSTE. Ambos superponen el Estado a los vecinos. Ambos carecen de un moral pública comprensible, el PP maneja mejor la economía y la lucha antiterrorista y es mejor guardián de los derechos de los ciudadanos, de nuestra soberanía, pero tiende a ser un partido chambón. El PSOE es un partido que simula tener una moral pública que consiste en la primacía absoluta de los derechos individuales (todo está permitido) por encima de los de la comunidad, pero está enterrado hasta el cuello en las prácticas demagógicas y en la mentira perpetua, lo que dice y lo que hace son universos contrarios, su cosmopolitismo es holgazán, su relación con el terrorismo es confusa y contradictoria y es un partido trapichondista. Por eso habla de pacto de civilizaciones y nadie sabe en qué consiste, ellos tampoco lo saben, nadie sabe si se trata de sentar en la mesa a las tres religiones monoteístas más los panteístas y animistas incluidos los vuduistas, o si se trata de irracionalizar aún más el derecho internacional… Nadie sabe nada. Si consiste en sentar a la mesa a las tres religiones monoteístas, como si tal cosa fuera posible, —¿quién es el jefe de los rabinos y quién el de los imanes?, —me pregunto qué diablos pinta un partido político en semejante enjuague. Si tuviera que elegir entre el PP y el PSOE, elegiría el PP, es mucho menos peligroso.

PREGUNTA. ¿En Atractor España piensan todos igual?
ANTONIO YUSTE. En algunas cosas sí, supongo, por eso estamos juntos y en otras quizá no. Antonio Yuste piensa como Antonio Yuste. Yo creo en la responsabilidad individual y me gusta la gente que tiene convicciones, creencias y una conducta previsible, racional para cosas comunes. La gente que no cree en nada tiende a no creer en nadie. La gente que no cree en nada tampoco se integra en la comunidad, de qué comunidad, ¿de los que no creen en nada?, ¿cómo se funda una comunidad con los que no creen en nada, cómo se asocian, en torno a qué, a la nada?.

PREGUNTA. Pero Atractor España lo pone todo patas arriba
ANTONIO YUSTE. Nadie tiene fuerza suficiente, ningún partido político y mucho menos uno que acaba de nacer, para poner las cosas patas arriba. Las cosas están panza arriba, sin defensa posible y el estado de confusión es máximo. Lo que pasa es que las fuerzas que amordazaban la libertad y la justicia, los paladines del despotismo igualitario que dominan los medios de comunicación, están muy debilitados. Estamos en el Siglo XXI y las utopías socialistas y fascistas, felizmente están en bancarrota. Sopla el viento y tenemos que pensar el mundo a la luz de nuevas premisas. Las nuevas premisas, complejidad, globalidad e inconsistencia de las soluciones burocráticas, obligan a redefinir el papel del Estado.

La estrategia fiscal de la izquierda es la del bandolero. Saquear los beneficios del trabajo ajeno para repartirlos a placer o quedárselos, que de todo hay
PREGUNTA. La propuesta de Cédula Fiscal tiene un fuerte aroma a izquierda...
ANTONIO YUSTE. Supongo que a usted le suena a Renta Básica pero no tiene nada que ver con la Renta Básica ni en su concepción ni en su gestión. La izquierda ha ideado la Renta Básica al amparo de más presión fiscal. Su estrategia es la del bandolero populista. Saquear los beneficios del trabajo ajeno para repartirlo a placer o quedárselos, que de todo hay. Y como la recaudación fiscal se obtiene básicamente de la clase media quiere decir que se trata de un nuevo mecanismo de extorsión a dicho grupo social. No olvide que la Agencia Tributaria se apoya en las espaldas de la clase media. Es otro mejunje, uno más, de ricos y pobres y de despotismo igualitario. Es una majadería y una nueva intromisión del Estado. La Cédula Fiscal no tiene nada que ver con la Renta Básica.

PREGUNTA. La Cédula Fiscal es para todos. Hay mucho igualitarismo en dicha propuesta...
ANTONIO YUSTE. Perdón, no se equivoque. En nuestro caso no se trata de igualitarismo, se trata de que el ciudadano gasta mejor que el Estado y por lo tanto se trata de un retorno fiscal para acceder a los derechos básicos, educación, sanidad y pensiones. La mitad de la recaudación fiscal que recauda el Estado se devuelve al ciudadano de manera prorrateada, igual para todos y todos los ciudadanos españoles tienen derecho al retorno fiscal y de por vida, ricos y pobres. La Cédula Fiscal es irrenunciable y los viudos heredan la del cónyuge. La Cédula Fiscal tiene la virtud estratégica de defender la familia y se inspira en el principio natural de que el individuo gasta mejor que el Estado y con más creatividad.

PREGUNTA. ¿Pero de dónde sale tanto dinero?
ANTONIO YUSTE. El 70% de la recaudación fiscal se entrega al ciudadano en partes iguales, por serlo y para que pueda cubrir las necesidades básicas que ahora le presta el Estado bajo el principio natural de que gasta mejor el ciudadano que el Estado. Es más simple que el asa un cubo y necesitamos hacer sencilla la economía y nuestra fiscalidad. Lo que conocemos es un disparate sin pies ni cabeza. Si la economía marcha bien, se recauda más y la Cédula Fiscal aumenta y al revés.

PREGUNTA. A Atractor España le atrae el capitalismo...
ANTONIO YUSTE. No es un problema de atracción. Es que no hay más, no hay donde elegir.

Carlos Marx se hizo un lío monumental entre injusticia, formas de vida, propiedad privada y plusvalías
PREGUNTA. Pues el neoliberalismo no goza de mucho predicamento en estas latitudes
ANTONIO YUSTE. El término capitalismo fue acuñado por el mayor detractor de la economía de mercado: Carlos Marx. ¿Lo recuerda?. Ese, el gordo sebón, el teutón, el que se hizo un lío monumental entre injusticia, formas de vida, propiedad privada y plusvalías. Era en el fondo un cromañón, un individuo atávico y receloso de la modernidad, un buscador de paraísos perdidos y lo confundió todo. Pensó que el paraíso era consustancial a las sociedades primitivas, era un tarado. Se sacó de la chistera sus plusvalías y sus excedentes. Es irrisorio. ¿Conoce alguna actividad que no genere un excedente, un beneficio o satisfacción para alguien? Cualquier interacción tiene que generar un beneficio y cuando genera beneficios para muchas partes tiende a durar. Si sólo genera beneficios para una parte estamos ante un caso excepcional, novedad, monopolio o injusticia, y durará lo que dure la excepcionalidad. Ha sido así desde el principio de los tiempos. Eso que ahora llamamos economía de mercado no la inventó nadie. Se inventó solita, poco a poco. Es ininventable. Tampoco la inventó Adam Smith. Sus principales teóricos u observadores inteligentes fueron, sin duda, los escolásticos españoles del Siglo de Oro, con mucha diferencia sobre cualquier otra escuela y de manera brillantísima. La izquierda odia el dinero en la misma proporción que lo pretende y anhela cuando está en el poder. La izquierda tiene deificado el dinero y piensa que es el único bien que merece la pena. Son tarambanas.

PREGUNTA. Mucha gente es de izquierdas…
ANTONIO YUSTE. ¿Quiere que me ponga a llorar? Son de izquierdas, del Real Madrid, bebedores de cerveza, amantes del teatro o de misa diaria. La gente es muchas cosas y será de izquierdas hasta que decida dejar de serlo. Todos tenemos muchas oportunidades para poner el reloj en hora y a nadie le apetece ser un retrógado de manera constante. En Atractor España creemos que la economía, donde los precios los pone la gente, no inventada por nadie o reinventada contínuamente, es insustituible. Atractor España cree en la única economía que es posible, la subjetiva, aquella en el que el valor de las cosas lo establecen las gentes. Economía es hacer cosas por y para los demás. Sabemos que la economía son personas y las cadenas de valor que son capaces de crear muchas personas, personas singulares. Por eso hacemos regresar las Cédulas Fiscales al mercado, a la bolsa, convirtiendo el 10% de las mismas en Fondos de Inversión Local, dejando que su valor flote libremente en bolsa. Tiene que servirnos para saber cuánto vale ser español. Nosotros sí creemos en España y la capacidad de acción de los españoles. Somos un pueblo adormecido y acomplejado bajo la tiranía del estatalismo y el cosmopolitismo holgazán. Estamos siendo gobernados por monos de repetición.

PREGUNTA. Su Cédula Fiscal, insisto, no me lo niegue, es una forma de reparto y de redistribución de la riqueza. Tiene cierto tufo socializante...
ANTONIO YUSTE. Otra vez. Nada de eso. Es una forma intergeneracional de gastar la recaudación fiscal. Fije en el cortex el término intergeneracional. Puesto que la forma de pagar al interés común, los impuestos, es equitativa, todos pagan igual porque todos son ciudadanos con iguales derechos y obligaciones (sin distinción de renta o patrimonio) todos reciben igual... La Cédula Fiscal no es redistributiva, es intergeneracional. La riqueza no se puede redistribuir. La riqueza es un bien de otra dimensión.

PREGUNTA. Perdone... ustedes creen en el interés común...
ANTONIO YUSTE. Por supuesto, a diferencia de los que opinan que el interés común es la suma de muchos intereses individuales, lo que es cierto, pero lo es parcialmente, nosotros aceptamos la existencia de intereses colectivos de otra naturaleza, distintos a la suma de todas las partes, intereses que se corresponden con formas de vida y generan a su modo una comunidad o un sistema.

La Cédula Fiscal introduce el principio intergeneracional
PREGUNTA. Íbamos con lo de la Cédula Fiscal...
ANTONIO YUSTE. Ah, sí. Pues eso, lo que le iba diciendo... la Cédula Fiscal lo que introduce es un principio intergeneracional. No todos los ciudadanos tienen capacidad de consumo, los niños, por ejemplo, interactúan, lo hacen en forma de trueque, cambian cosas y cada uno obtiene el beneficio de lo que desea. No tiene nada ver con el precio. Un niño puede cambiar una pelota por una PlayStation 3. Los ancianos apenas interactúan. Pero los niños son ciudadanos y contribuyentes potenciales y los ancianos son ciudadanos y han sido contribuyentes activos. La Cédula Fiscal la formulamos porque queríamos proteger a la familia y necesitamos hacer visible que el ciudadano gasta mejor que la administración local y la administración local mejor que la central. En realidad se trata de un retorno fiscal intergeneracional que tiene un efecto secundario muy visible: mejora la eficiencia en el gasto y protege la familia, practica la solidaridad entre generaciones, que es algo más útil y comprensible que practicarla entre ricos y pobres. ¿Cuándo se es pobre o rico y cómo se es pobre o rico, alguien lo sabe? Por el contrario podemos determinar con precisión cuando una persona tiene 5 años, 40 o 80 y comprender sus necesidades.

PREGUNTA. Primero le dan el dinero, Cédula Fiscal, y después se lo quitan para crear Fondos de Inversión Local, ¿quieren convertir a la gente de a pie en agentes de cambio y bolsa?
ANTONIO YUSTE. Se lo digo a caraperro, es Vd. una nostálgica del Estado del Bienestar. Le aterra desemascarar la expresión gratis total. El Estado no puede regalarle a usted lo que quiera a cambio de nada. El Estado no. De ninguna parte de la legislación fundamental se deduce que tenga mandato para tal cosa o para discriminar tanto en positivo como en negativo. No hay nada gratis. El Estado nos proporciona un servicio porque antes ha recaudado a través de la Hacienda Pública el dinero que necesita para prestar dicho servicio. No existe otra forma. No hay nada gratis. El Estado nos presta un servicio que antes nos ha cobrado. No existe otra forma de hacerlo. Tenemos que inyectar mucha más racionalidad en la gestión de los asuntos públicos. Nuestro proyecto de Cédula Fiscal es todo lo contrario a una nueva intromisión del Estado en la riqueza y las propiedades de la gente. Nuestra apuesta es por la prosperidad y por la riqueza. Ser rico es saber hacer cosas, tener habilidades. El que sabe hacer cosas que los demás necesitan lo más probable es que termine teniendo mucho dinero. El dinero no es un fin en sí mismo, es un instrumento para hacer fácil la interacción. El dinero como bien, la gente que compra o vende dinero o invierte en dinero, en otras divisas, es una parte minúscula del PIB. Y comprar divisas o letras de tesoro o deuda pública es una inversión social. Comprar acciones o derivados financieros es invertir en sentido estricto. Es arriesgar nuestro dinero. Hay demasiado lío y confusión con tal asunto, muchas mentiras. No por tener mucho dinero se saben hacer cosas.

El movimiento antiglobalización tiene la misma encarnadura que la que tendría un movimiento antiSol
PREGUNTA. Y qué hacemos con los que defienden la Tasa Tobin...
ANTONIO YUSTE. La Tasa Tobin ha pasado a mejor vida. La reacción contra la bolsa y contra el mercado global de activos financieros ha sido la reacción típica contra el cambio, es una reacción neoludista primaria contra la tecnología y la globalización como la que tuvo Carlos Marx con la industrialización. Es una reacción contra el cambio de paradigma, retrógada, de pánico. De pánico al mal lugar en el que quedaban las ideologías al uso y sus clases políticas. De repente ya no era suficiente con asaltar el poder en un Estado. Son los retrógados los que se han opuesto al cambio. Se les hundió su interpretación de la política. De repente su manido discurso de la redistribución a través del Estado se les venía abajo y en lugar de pensar en qué hacer, arrastrados por el pánico intelectual al nuevo paradigma, decidieron oponerse con frenesí. Su resultado es el movimiento antiglobalización que dicho en plata es como pertenecer a un movimiento antiSol.

PREGUNTA. Quiere decir que dinero y prosperidad no están unidos...
ANTONIO YUSTE. Con mucho dinero se tiene capacidad de consumo, pero no quiere decir que se sepa hacer cosas; y la riqueza, seamos serios, se crea haciendo cosas y generando servicios. Los saudíes tiene mucho dinero porque viven sobre un mar de petróleo. Tienen enormes riquezas que se explotan con tecnología occidental. Sin la tecnología occidental y el uso que los occidentales le damos al petróleo los árabes estarían sobre camellos y con un PIB que dependería de la exportación de dátiles y leche de camella en barcos de vela. Los saudíes exportan mezquitas asociadas a un tipo de islamismo, muy específico, anacrónico y restrictivo. Los Fondos de Inversión Local están concebidos para localizar la inversión y evitar la derrama de nuestros ahorros hacia actividades de muy baja rentabilidad y en otros confines. Tenemos que acabar con una gestión tan deplorable de nuestros ahorros y de nuestra capacidad financiera. España no tiene problemas de dinero para lanzar proyectos y generar actividad económica, tenemos problemas y muy graves de concepción de la economía y una pésima gestión de nuestros recursos financieros, por cierto, muy abundantes. La Bolsa sirve para poner precio a las cosas, para que el precio de las empresas flote libremente. Es un mecanismo perfecto y muy correcto. La Bolsa sirve de igual modo para que las empresas se financien. Se puede ir al Banco por dinero y también a la Bolsa. ¿Por qué ir al Banco a pedir un préstamo goza de prestigio social y que una empresa acuda a la Bolsa para financiarse es de mal gusto?. ¿Me contesta usted?.

PREGUNTA. Quieren acabar con todos los impuestos...
ANTONIO YUSTE. No, pero casi. Me llaman el doctor Casi.

PREGUNTA. Los de la Agencia Tributaria estarán tentándose la ropa...
ANTONIO YUSTE. No tienen que temer. El IVA es un impuesto sencillo pero complejo de recaudar. Y aunque alguna vez se tienten la ropa no pasa nada.

PREGUNTA. Son ustedes de derechas o de izquierda, no lo tengo claro...
ANTONIO YUSTE. ¿Es usted morena, rubia o teñida? Además de la libertad económica existen otras variables de la acción humana que definen la acción social y política: nuestro credo es la libertad de las personas y el interés común. Y a Atractor España pueden pertenecer personas que a su vez pertenezcan a otros partidos. ¿Lo comprende?. Somos algo así como 'la cuenta naranja' de los partidos políticos.

PREGUNTA. ¿Harán desaparecer a los pobres?
ANTONIO YUSTE. Nadie puede hacer desaparecer a los pobres. La suerte y las habilidades sociales siempre serán desiguales. Importan los factores culturales y genéticos. Podemos aminorar mucho el desagradable impacto de la mala suerte o las desgracias. Podemos hacer muy poco, sin embargo, por los que carecen de voluntad o están dominados por el espíritu haragán, la envidia o el resentimiento social. No es cuestión de exterminarlos y además tienen sus derechos. Lo de los ricos y pobres es un rollo patatero que ya dura demasiado, siempre ha sido un rollo patatero. La gente tiene derecho a ser rica y no hay nada indigno en ser rico. Se lo dice un pobre muy pobre. Otra cosa es la injusticia y la falta de oportunidades. A eso no hay derecho. Pero de ningún modo todos nos merecemos todo. Envidiamos con facilidad, tontorronamente, la exhibición de bienes que hacen otras personas. Los bienes por sí solos no hacen persona. Ahora se lleva mucho la personalidad 4x4. Todo el mundo tiene un todoterreno, pero utilizan tres toneladas de alta tecnología para subirse a las aceras y aparcar en doble fila. ¿Es éso, permítame la caricatura, una personalidad envidiable?.

Los problemas políticos y la falta de desarrollo no son un problema de liderazgo. En su matriz es un problema social, de comprensión y de graves errores culturales
PREGUNTA. La gente piensa que son los ricos los que generan las injusticias...
ANTONIO YUSTE. La injusticia nada tiene que ver con el dinero. Es la sociedad la que premia un orden legal y social y no otro y aún más en sociedades democráticas. Si usamos el derecho a elegir para dar nuestro voto al que nos ofrece la charlotada del enriquecimiento inmediato mediante la toma del poder, a cuenta del estado, el problema lo tienen las sociedades. Es el caso de la mayor parte de iberoamérica. Son las sociedades las que animan y toleran conductas impropias y contraproducentes. Los problemas políticos y la falta de desarrollo no es un problema de liderazgo. En su matriz es un problema social, de comprensión y de graves errores culturales. La democracia y la competencia entre ideas no resuelven los problemas de pobreza y riqueza pero crean un mejor ambiente para que las novedades y las buenas ideas prosperen o florezcan. Hay que tenerlas, claro. Me refiero a las buenas ideas. La riqueza no llega invocándola en un discurso político, hay que trabajar duro. Hay hombres ricos buenos y malos, hombres pobres, buenos y malos y hombres de clase media buenos y malos. La riqueza general sobreviene de la única manera que es posible, con esfuerzo, talento, conductas ejemplares, decisiones acertadas y una moral pública de calidad. La riqueza necesita de un clima social adecuado.

PREGUNTA. ¿No existe el enriquecimiento ilícito?
ANTONIO YUSTE. Por supuesto que existe, como existen los asesinos y los hombres depravados. Pero qué tiene que ver con lo que decimos. Si fuera cierto que el enriquecimiento siempre es ilícito occidente entero estaría en la cárcel y no es el caso. Usted, que seguro que es más rica que yo, estaría en la cárcel. Yo, que soy muy pobre, no. De otro modo, déjeme que le diga que no se muy bien qué es ser rico, ¿no tener que trabajar, no dar ni golpe y gastar todo lo que se pueda?, ¿tener casa en propiedad... ?

Ser de izquierda, derecha o centro es un problema de raquitismo intelectual
PREGUNTA. Ejem... Déjeme carraspear. Seguro que no cambiaría el extracto de su cuenta corriente por el mío. El discurso político, a pesar de todo, se hace alrededor de la pobreza y la riqueza...
ANTONIO YUSTE. Permítame que le conteste a lo primero. Acepto el cambio con los ojos cerrados. Vamos a la segunda parte. Eso de ser de izquierdas, derechas o centro es una charlotada. Nosotros somos españoles. Si Vd. fuera genéticamente rubia o morena ¿qué cambiaría? Nos sentimos miembros de la nación española. Los españoles compartimos muchos sobreentendidos, sabores, olores, sones, luminosidades, el valor de lo que está bien y lo que está mal, una pasión por la universalidad de España, es decir: formas de vida. Somos españoles que proponemos soluciones para problemas específicos. Ser de izquierda, derecha o centro es un problema de raquitismo intelectual. Hace mucho tiempo que Descartes, viendo volar un mosca, imaginó un eje de coordenadas para situarla en el espacio. Lo de izquierdas y de derechas es una gansada. La izquierda promete la felicidad. ¿Qué es eso?. Ahora bien, si tengo dolor de muelas y alguien anuncia que puede aliviar mi dolor quizá me interese. Zapatero y Rajoy no son buenos o malos porque sean de izquierdas y de derechas, a quién le importa. Nadie sabe qué es eso. Son estatalistas ambos y toman determinadas decisiones y eso sí sabemos lo que es y el impacto que genera.

En España existe terrorismo desde hace 35 años. Es un caso paradigmático de terrorismo consentido
PREGUNTA. Son un poco anarquistas...
ANTONIO YUSTE. No somos anarquistas, pero tenemos más de anarquistas. Nos consideramos novocráticos o libercráticos. Creemos en la fuerza de la Libertad y de la ideas nuevas. Creemos en la necesidad del Estado pero con un gobierno limitado, no invasivo. El gobierno limitado que nosotros imaginamos tiene que ocuparse de organizar la Libertad, la Justicia y proporcionarnos Seguridad. Es un gobierno limitado, pero fuerte. Un Gobierno invasivo que se sobrepone a los derechos de las gentes, mastodóntico, no es una garantía de Libertad, Justicia y Seguridad. El mejor ejemplo es el caso español. En España existe terrorismo desde hace 35 años. Es un caso paradigmático de terrorismo consentido. En España existe terrorismo porque la clase política así lo ha decidido. Los españoles quieren lo contrario, pero la clase política ha elegido el camino del consentimiento con el terrorismo. Un Estado burocratizado es un problema en sí mismo.

PREGUNTA. ¿Los partidos no combaten el terrorismo, cómo es eso?
ANTONIO YUSTE. Aznar, Mayor Oreja, Mariano Rajoy y Acebes se enfrentaron decididamente al terrorismo, pero sin apurar el cáliz, tenían miedo a que los periodistas y los profesores, como se lo cuento, les dieran las espalda y les pusieran al electorado en contra. Nuestro sistema institucional está muy perjudicado por la ignorancia y las supercherías animistas. Los periodistas y los profesores tiene palabras de paso y hacen rituales con ellas, palabras como tolerancia, luchador social, liberación sexual, prejuicios, oprimido, alienación, relativismo y otras más. Si no las pronuncias se reúnen ritualmente en una habitación y te clavan alfileres. Esto es lo que hay. El PSOE se trae un mamoneo con ETA y el terrorismo islámico indescifrable, ni ellos mismos lo entienden. Me refiero a sus bases. El trajín de sus élites es bien conocido. Zapatero pretende destruir al PNV, CiU e IU aliándose con ERC y con ETA. Rajoy, al contrario, pretende acabar con ERC y ETA aliándose con el PNV y CiU. Ya tiene donde elegir.

PREGUNTA. ¿En Atractor España no tienen miedo a dichos grupos sociales, a los periodistas y a los profesores?
ANTONIO YUSTE. Más que a un tornado. Es un grupo social muy ignorante, perverso y con hisopo. Ellos han establecido el canon moral durante todos estos años. Bendicen lo que está bien y lo que está mal. Asaltaron las sacristías en los años 70 y robaron el hisopo a los curas. Tenían hisopo, pero no teología, que sustituyeron por unas cuantas palabras de paso. Les ha funcionado unas cuantas décadas, pero su modelo ha saltado por los aires. Ahora, naturalmente, se resisten a soltar el hisopo. Estamos en medio de una guerra telúrica, entre los que tienen teología y los que disponen de unas cuentas palabras de paso. El resultado es fácil de adivinar. Es la Gran Guerra de los Hisopos que sucede a la Guerra Fría y es una Guerra Planetaria. Se está librando la IV Guerra Mundial o Guerra Hisopóndica que perderán los impostores. No se lo tome a broma. De un lado están los progresistas animistas, con sus palabras de paso y sus rituales y de otro los monoteistas. Perderán los animistas, los que están más cerca del vudú. Vivir en la duda y sin Dios está resultando más complicado de lo que parecía.

PREGUNTA. ¿Usted de qué parte está?
ANTONIO YUSTE. Yo, Antonio Yuste, a título particular, soy partidario de devolver el hisopo a sus propietarios naturales. El animismo implícito en los ideales progresistas me parece un subproducto torticero si se compara con el cuerpo teológico del cristianismo. No tengo dudas, prefiero a Ratzinger. Comparto con el Cardenal muchas cosas. Me importa y mucho la fuerza generadora de la espiritualidad. Le digo tambien que soy persona que vive sin Dios, que vive bajo el azote de la racionalidad, la ideoneidad y la proporcionalidad, siempre sometida a la condición humana. Somos lo que somos, con su potencialidad y sus limitaciones. Es un esclavitud, lo sé. Tienes que estar permanente atento, hace falta mucho coraje y cuando las fuerzas escasean no es fácil.

PREGUNTA. ¿Es usted ateo?
ANTONIO YUSTE. No y tampoco creo en Dios, pero he tenido formación católica muy intensa y me reconozco deudor de la cultura del amor, el respeto y el perdón, de la Iglesia Católica, que comparto en líneas generales. La filosofía de fondo de la Iglesia es potente y sabia. La actitud de creer es generadora y no me gustan la personas que no creen en nada. No soporto a los escépticos profesionales. Me aburren, son disolventes. La filosofía de fondo de los progresistas es un carajal irreproducible. Me siento también, tengo que decirlo, muy distante de algunos postulados de la doctrina de la Iglesia. No me gusta, por ejemplo, la idea hippie de la paz que ha desarrollado la Iglesia Católica, a veces hay que luchar, como tampoco su punto de vista sobre la riqueza y la pobreza o sobre la concordia a cualquier precio o bajo cualquier manto legal. Yo no soy relativista como lo son los progresistas, que llegan al punto de no tener criterio y terminan justificando cualquier régimen despótico y corrupto, al amparo de las peculiaridades culturales y otorgando el mismo valor a cualquier religión. Los progresistas se comportan como egresados de la Escuela Diplomática, es una catástrofe. No se puede ser relativista, se necesita tener criterio y no es fácil, requiere mucho sacrificio adquirirlo y mucho más hacerlo entrar en crisis cuando la realidad cambia. Volviendo al principio, yo no puedo formar la idea de Dios con todos sus atributos, no soy antiDios, vivo sin Dios. No soy agnóstico porque yo vivo sin Dios naturalmente. Tampoco soy ateo que es como llaman los católicos a los no creyentes. En todo caso seré ateo para un creyente. Pero yo no soy ateo, yo vivo sin Dios. Vivo sin Dios sin presunción, de manera no meditada. Ocurre, simplemente ocurre. Tengo miedo de morir y a veces de vivir, aunque son más las veces que siento la alegría de vivir. Yo estoy condenado a vivir, a conducirme con criterios de racionalidad, idoneidad, proporcionalidad, creatividad y también espiritualidad, espiritualidad que en gran parte he forzado alrededor de valores de la Iglesia Católica. Mi conducta es un a medias entre instintiva y racional. No se puede ser racional todo el rato. Lo racional es una parte muy pequeña de nuestra vida diaria, pero muy importante. Y si le he contado todo lo anterior es porque la racionalidad forma parte el carácter moral obtenido de la Iglesia.

PREGUNTA. ¿Y por qué tiene tanto tirón la Iglesia?
ANTONIO YUSTE. Por su dimensión mística, carismática y de congregación. Por eso vamos al fútbol, por eso existe el arte y por eso nos gustan los líderes, los símbolos y los ritos. Somos una especie social y además una especie social que sabe que existe orden y desorden fuera de nosotros. La Tierra gira sobre sí misma y alrededor del Sol de manera metódica, pero también existen terremotos, vulcanismo, glaciaciones, diluvios, huracanes, plagas, radiaciones ultravioletas... La Iglesia interpreta muy bien la dimensión social del hombre. Imputar el orden y el desorden que percibimos fuera de nosotros, fuera de nuestro alcance, a un ser superior ayuda a establecer rangos de coherencia. Un Dios con tales atributos, obvio es, es de un poder sobrecogedor. Si además se anuncia con un cuerpo doctrinal que hace posible la congregación, el carisma y el misterio, qué más se puede pedir. Hay que tomarse el cristianismo y especialmente a la Iglesia Católica y su cuerpo doctrinal muy en serio. Con mucho respeto. Su construcción intelectual y filosófica es extraordinariamente brillante. Todos, de una u otra manera, necesitamos experimentar la congregación y la espiritualidad. Se lo dice un no creyente.

PREGUNTA. Me puede explicar lo de la parte carismática de la Iglesia...
ANTONIO YUSTE. Es la parte del testimonio personal, del ejemplo, del liderazgo y también el carisma que se deduce de los ritos y de los símbolos. Por ejemplo, el sacramento de la eucaristía, tomar el cuerpo y sangre de Cristo. Si después llega el Papa Benedicto XVI y dirigiéndose a los jóvenes afirma "que la Eucaristía es como la fisión nuclear acaecida en lo más íntmimo de nuestro ser", pues estamos hablando de muchos megatones de energía. Si después otro católico apostilla "que la eucaristía es una comunión con Dios que nos transforma y que transforma el mundo. Que es la victoria sobre la muerte, el triunfo del Amor sobre las bajezas del mundo y la alabanza a Dios que nos creó por Amor y nos sostiene por Amor", el asunto adquiere un estatus que no conviene tomárselo a broma. Yo puedo pensar que Benedicto XVI fanfarronea cuando habla de la fisión, pero quien le cree está acumulando mucha energía y determinación. Nuestra razón al lado de tanta energía y determinación corre el riesgo de parecer una razón desmayada. La pulsión religiosa es muy importante, fíjese en el fenómeno de los islamistas suicidas. Cuando la sociedad se desestructura, se desintegra en individuos aislados, incapaces de vivir en tales circunstancias pero sin poder evitar su aislamiento, un mal de nuestra sociedad, entonces emerge con fuerza el poder de congregación de la Iglesia y su capacidad para hacer comunidad. Y cuando nadie más se ocupa del interés común y de la salud del grupo y de la necesidad de amor de los individuos aislados, voluntariamente aislados, atrapados en sus propias convicciones, el discurso de la Iglesia rebrota con grandes posibilidades aportando lo que hace posible la congregación, el carisma y el misticismo. Y digo misticismo porque hay mucho de arte, de espiritualidad, en la naturaleza humana, en nuestro sistema.

PREGUNTA. Pues la Iglesia les va a freír...
ANTONIO YUSTE. ¿Por qué?

PREGUNTA. Se declaran partidarios de la investigación con células madre y embriones...
ANTONIO YUSTE. Efectivamente. Las investigaciones cuando entramos en el nivel intracelular y de las nanopartículas se vuelven todas muy delicadas. Delicadas y al tiempo prometedoras para nuestra capacidad de comprensión. Divergemos del punto de vista doctrinal de la Iglesia en este punto. No nos parece posible técnicamente poner puertas al mar. Nuestra especie necesita saber. Ahora bien, que sea posible investigar no quiere decir que pueda hacerse a cualquier precio y en cualquier circunstancia. Es importante crear un marco de trabajo para conjurar o aminorar los peligros que, evidentemente, existen.

Consiste en hablar claro y dar el alto a los políticos y a los paladines de la ingeniería social, a los que enfrentan alegremente los derechos individuales al interés común
PREGUNTA. Tal como plantean el tema de la natalidad da la impresión de que quieren suprimir el derecho al aborto...
ANTONIO YUSTE. Es un tema muy delicado. Nosotros no queremos suprimir nada. Lo que queremos es que se deje de hablar con medias palabras y eufemismos de algo tan serio. Que si pirámide demográfica, que si descenso de la natalidad… Nos extinguimos. Estamos apostando por la muerte. Estamos bailando con la muerte. Es con ella con la que tomamos copas. De eso se trata, de muerte. Los legionarios son los amantes furtivos de la muerte y la sociedad la amante fiel del Dr. Muerte. Nuestro linaje se extingue. Si es eso lo que queremos pues perfecto. No hay más que hablar. A lo mejor estamos todos sobrando, catalanes, vascos, gallegos y el sunsuncordan. Pero si no eso, entonces, tenemos que empezar a hablar, claro y para que se entienda. No es un tema menor. Ahora estamos importando células, metiendo emigración para aminorar el impacto. En 20 años la mitad de la población será islámica. No hay nada malo en ello si todos estamos de acuerdo en que así sea. Hay más problemas si sólo una parte está a favor y es una desgracia si nadie lo desea. No es una cuestión de levantar barreras o derribar murallas, consiste en hablar claro y dar el alto a los políticos y a los paladines de la ingeniería social, los que enfrentan alegremente los derechos individuales al interés común.

PREGUNTA. ¿Y eso cómo se hace?
ANTONIO YUSTE. Con determinación. Tenemos mucha morralla legal repleta de derechos absolutos y perífrasis para eludir y ocultar los problemas de fondo. Estamos en el S. XXI y estamos obligados a iniciar una nueva senda desde el punto de vista jurídico y legal, la de evitar promulgar derechos absolutos que no se corresponden con la física, la química y la experiencia empírica o verdades muy consolidadas. Leyes aparentemente muy racionales pueden tener un efecto benefactor placebo o mecedor a corto plazo y ser devastadoras a largo plazo.

Es una broma. Si las mitad de los matrimonios fracasan, la mitad, el 50%, debemos preguntarnos qué está fallando e intentar llegar al fondo del asunto
PREGUNTA. Déme alguna pista...
ANTONIO YUSTE. Si decimos, por ejemplo, y lo decimos a todas horas, que las compensaciones que merecen la pena están en el mundo exterior, ajenas al mundo de la familia y nos entrenamos para ello, nada debe extrañar que nadie quiera tener descendencía, para qué. Otra cosa, bien distinta, es que lo que estamos diciendo sea verdad, sea cierto y merezca la pena decirlo. Puede tratarse de una superchería y no estoy hablando de encerrar a las mujeres en el hogar... A lo mejor, lo más conveniente, es matar a todos los hombres y dejar unos cuantos machos para cruzar con las hembras... Es una broma. Si la mitad de los matrimonios fracasan, la mitad, el 50%, debemos preguntarnos qué está fallando e intentar llegar al fondo del asunto. Lo irracional es no hacerlo. Es un fenómeno con consecuencias sociales, económicas y personales muy, muy serias. Quiero dejar claro que no estoy hablando de limitar derechos, hablo de que la sociedad y los expertos nos vamos de oquis, ninguneamos el problema. O hablamos del problema a fondo o lo mejor es dejar de enredar y que salga el Sol, si quiere, por Antequera. En la práctica estamos destruyendo la familia de manera brutal, con hacha. Hemos lanzado al seno de la familia una ojiva termonuclear y la gente, es lógico, ha salido en estampida. ¿Es lo que hay que hacer? Pues si hemos de fiarnos de lo que hacemos pareciera que, efectivamente, eso es lo que hay que hacer. Si no fuera así, estaríamos dentro de un grave error cultural. Llama la atención, de todos modos, que cuando se está destruyendo la familia a mazazos, sean los gays los que quieran rescatarla. Es todo muy contradictorio y ya ve, cómico.

PREGUNTA. Atractor España es contrario al matrimonio gay. Suena a oportunismo...
ANTONIO YUSTE. Si unimos dos tuercas o si unimos dos tornillos es para almacenarlos. Si unimos una tuerca y un tornillo, su funcionalidad se dispara. Tenemos que permitir que dos tuercas o dos tornillos puedan almacenarse, pero es imprescindible respetar el papel simbólico y formal de las palabras. El matrimonio, en nuestra cultura, es una unión heterosexual, entre una hombre y una mujer, uncida por el amor, es un acto voluntario, que tiende a tener fines reproductivos. Alguien propuso el término gaymonio para la unión de dos personas del mismo sexo y me parece bien. No veo nada peyorativo en usar dicho término. Representa de manera brillante la realidad o la necesidad de almacenar dos tuercas o dos tornillos. Quítesele, por favor, la carga peyorativa y añádase al término gaymonio los atributos del amor y los legales correspondientes. El matrimonio es la unión de dos personas de distinto sexo, el gaymonio es la unión de dos personas del mismo sexo.

PREGUNTA. ¿No teme a los sindicatos?
ANTONIO YUSTE. Les tengo pánico. Fíjese, ha sido nombrarlos y se me ha erizado el pelo del brazo. Pánico, literalmente, pánico. No exagero. Me explico mejor. No tengo miedo a los sindicatos por serlo. Tengo miedo a los sindicatos realmente existentes y su forma de pensar.

La sanidad y la educación son dos sectores muy maduros, muy desarrollados que la sociedad está en perfectas condiciones de ofertar y de ofertar en mejores condiciones que el Estado
PREGUNTA. Los sindicatos de médicos y de profesores tienen que estar con ustedes a las manos. Propone nada más y nada menos que privatizar la sanidad y la educación. ¿No les han dicho que se trata de una propuesta regresiva?
ANTONIO YUSTE. Pues sépalo, nosotros tenemos en nuestras filas a médicos y profesores. En todos los sitios cuecen habas. La sanidad y la educación son dos sectores muy maduros, muy desarrollados que la sociedad está en perfectas condiciones de ofertar y de ofertar en mejores condiciones que el Estado. El nuevo rumbo que proponemos para dicho sector no es necesariamente malo para ellos. Para los maulas, los vagos y maleantes, que los hay, les parecerá un horror. Ahora viven emboscados, tan ricamente, en el sector público a la sopa boba. Para los más activos y brillantes los cambios serán una bendición, su tabla de salvación. Si el sector se opusiera con uñas y dientes sería la señal inequívoca de que los maulas son los más y por tanto que habría llegado la hora del ataque frontal a dichos grupos y a dicho Sistema. Mi opinión es que será inevitable el ataque frontal al actual Sistema Educativo y Sanitario.

PREGUNTA. O sea, o sí o sí y si no quieres lentejas, dos platos...
ANTONIO YUSTE. Que exista un derecho a obtener un servicio no quiere decir que el Estado se arrogue el derecho exclusivo de prestar dicho servicio y no está escrito en parte alguna que el Estado, por serlo, lo prestará en mejores condiciones. ¿Qué tipo de superchería es esa?. La norma es que el Estado lo preste en peores condiciones y que lo preste a precios muy superiores a la oferta media de la iniciativa privada y con una calidad similar. En la peor de las hipótesis, incluso con sindicación de la oferta privada para alterar el precio de la cosas, el servicio público siempre será más caro. Las mejores Universidades del mundo son privadas y ninguna está en Europa. Los estudiantes que allí estudian son los mejores, no los que más dinero tienen. Le ruego que retenga el matiz, es decisivo porque en EE UU como en España, la enseñanza secundaria es gratuita para todo el mundo. En nuestras sociedades, las sociedades occidentales, no existe relación entre el patrimonio de la familia y la carrera intelectual de un alumno.

PREGUNTA. La palabra Libertad se invoca para cosas muy distintas...
ANTONIO YUSTE. La libertad que Atractor España promueve exige desuniformizar la sociedad, desuniformizar la educación, la sanidad y otros servicios. España está en un umbral de desarrollo en el que es posible abordar otras metas más ambiciosas. La uniformidad lamina talento y creatividad a raudales. Es un lujo que ya no nos podemos permitir, hacerlo significa volver al pasado y la parálisis. Hay que liberar energía social para que la educación y los servicios sanitarios, a su vez, puedan mejorar sus prestaciones y rendimientos. Lo necesitamos tanto como el comer. En los tiempos que corren lo regresivo es el actual estado de cosas, un sistema sanitario que sigue al gasto, muy torpe en la asimilación de nuevas terapias, extraordinariamente ineficiente desde el punto de vista científico y con servicios como el de ambulatorio, desastrosos. ¿Qué quiere que le diga sobre el sistema educativo que usted no sepa?

Aprendemos demasiadas normas, que no podemos gestionar ni aplicar y muchas de las normas que aprendemos están en mal estado
PREGUNTA. Dígamelo...
ANTONIO YUSTE. Occidente tiene un problema con el sistema educativo, España no es un caso aislado. Nos asolan los mismos problemas. España si acaso, le añade el problema del énfasis que hemos puesto en la motivación y el desprestigio creciente de los beneficios de la voluntad. El actual sistema educativo fue diseñado en el siglo XIX y nos damos de bruces con dos cuestiones básicas, tenemos que revisar qué es lo que hay que enseñar y cómo enseñarlo. El actual sistema nos proporciona un saber normalizado de muchas disciplinas. Aprendemos demasiadas normas, que no podemos gestionar ni aplicar y muchas de las normas que aprendemos están en mal estado. Puesto que está muy consolidado que sólo podemos aprender haciendo, el infinito número de normas que memorizamos más que educarnos nos paraliza, nos crea una inseguridad pasmosa. Lo que le digo afecta a la enseñanza primaria, secundaria y profesional. El estado de la enseñanza superior en España, universitaria, es lo más parecido al Apocalipsis y me cuesta trabajo hablar del lamentable estado en el que se encuentra.

PREGUNTA. Y quién es el responsable de tal estado de cosas...
ANTONIO YUSTE. La responsabilidad es social. Somos todos responsables. No hay soberanía. Nuestro criterio lo hemos entregado a los expertos, nos comportamos como una sociedad tutelada, aminorada, acomplejada culturalmente, que confía en el criterio del Estado y sus expertos. No tenemos criterio a pesar de que todo el mundo va a la Universidad. Y son los egresados los más activos en la reprodución del modelo. Ese es el problema y no es un problema pequeño. Los expertos han perdido el Norte, y son los que han perdido el Norte los que están al timón del Sistema Educativo. El Sistema Educativo Occidental es un sistema que tiene como meta reproducir hasta el infinito su propio fracaso. Es una tragedia. Sus rendimientos son penosos. Las auditorias al Sistema Educativo las realiza el propio Sistema. El propio Sistema Educativo se autorrepara. Imagínese, es tragicómico.

Hemos decapitado la Libertad eliminando la parte que tiene de testimonio y ejemplaridad, de responsabilidad, esfuerzo y creación, la hemos desprovisto de su parte heroica o legendaria
PREGUNTA. ¿Tan penosos son sus rendimientos?
ANTONIO YUSTE. Las gentes nos educamos en el ambiente familiar, con los amigos, viendo la tele, escuchando música, en el cine o jugando. La escuela ha perdido su papel social y el ambiente familiar es cada vez más irrelevante. Los adultos hemos autolimitado nuestra dimensión humana a entes consumidores y esto es lo que transmitimos. Hemos reducido la libertad a la capacidad de elección. No basta. Tenemos que aceptar que la Libertad es doblemente útil cuando la convertimos en un instrumento para crear oferta, para poner sobre la mesa cosas nuevas, nuevos criterios y conductas ejemplares. La libertad es para elegir, ser elegido, crear o innovar o tener una identidad separada o diferenciada, ser uno mismo. Hemos decapitado la Libertad eliminando la parte que tiene de testimonio y ejemplaridad, de responsabilidad, esfuerzo y creación, la hemos desprovisto de su parte heroica o legendaria para convertirla en chicle o en algo peor, en un masaje. Mal asunto.

PREGUNTA. Es usted siempre tan meticuloso, tan detallista...
ANTONIO YUSTE. No doy la talla, que es exactamente lo contrario. Me gustaría ser heroico, no detallista, pero me conformaré con ser tenaz. El canón cultural de izquierdas desprecia el valor trascendente de la muerte, lo que tiene de inspirativo, de comunicación con las siguientes generaciones y con tus contemporáneos. Es un canón cojitranco, mutilado, que desprecia el valor testimonial del sacrificio, de la entrega y de la voluntad. Es un canón para tetrapléjicos espirituales.

PREGUNTA. ¿Heroico?
ANTONIO YUSTE. Me gustaría no enfurruñarme por el ninguneo del que será objeto Atractor España, por parte del poder político y mediático, que es lo mismo, y por parte de la gente. Hemos puesto sobre la mesa una nueva partitura y no será aceptada fácilmente. Necesitaremos ser heroicos. Las cosas nuevas tienen una gran potencial, pero nunca son fáciles.

PREGUNTA. ¿Le preocupa lo que hagan el PP y el PSOE?
ANTONIO YUSTE. Un poco, pero no mucho. En la primera fase nos acribillarán llamándonos de todo. Y cuando tengan distancia suficiente nos imitarán y copiaran a caraperro. Fusilaran sin contemplaciones todo nuestro acervo. Será bueno para todos.

PREGUNTA. ¿Entonces ya no será necesario Atractor España?
ANTONIO YUSTE. El PP y el PSOE intentarán reinventarse fusilando el Modelo Atractor Social, pero no les será fácil. Tienen todos sus reflejos condicionados por el pasado y en su refundación se partirán en mil pedazos.

PREGUNTA. ¿Qué formación tiene usted, qué méritos académicos le adornan?
ANTONIO YUSTE. De ningún modo soy fruto del sistema educativo, al revés, he intentado que dicho sistema me hiciera el menor daño posible. Siempre me he defendido de él. Y separo sistema educativo de las personas que lo componen. Existen en él personas sabias, excelentes y muy saludables como tutores. Queda estupendo decir que me he forjado a mí mismo pero no es verdad. Soy el fruto de mi forma de ser, de muchas conversaciones, de muchas lecturas, de mi propia vida y de un padre ejemplar muy severo moralmente y extraordinariamente inquieto y creativo. Mi profesión es la de dibujante reconvertido en diseñador, con cultura de taller, de la que me siento muy orgulloso, con fascinación antigua por la letra impresa y con un lado oscuro.

PREGUNTA. ¿Un lado oscuro?
ANTONIO YUSTE. Si. Soy muy pobre. Pero si tuviera recursos sería un consumidor creo que convulso de belleza, de arte, de todo tipo de arte. Lo temo. En exceso todo mata. De todos modos, no avizoro ninguna circunstancia que pueda hacer cambiar mi suerte económica y ahora mucho menos con este proyecto, Atractor España, que imagino me hará más pobre aún.

La energía creadora tiene en su raíz un déficit. A lo largo de la vida se vive de ese espasmo que en la juventud nos obliga a singularizarnos
PREGUNTA. Qué enseña más, los libros, el maestro, la experiencia...
ANTONIO YUSTE. Dramáticamente sólo enseña la experiencia y a lo largo de la vida podemos acumular muy poca. La experiencia notable es raquítica. Dos o tres cosinas, casi siempre irrelevantes. Lo más importante a lo largo de la juventud son los maestros, los tutores, las personas que pueden formar criterios, organizarlos y construir historias con ellos y eso ha desaparecido totalmente. Nadie se hace responsable del acto educativo que es esperanza y vigor. Son un grupo de expertos que popularizan normas y bajan la trapa. Lo que enseña, lo que de verdad enseña, es la experiencia, pero es tan poca la que se puede acumular a lo largo de la vida que el mundo no avanza con las experiencia o la sabiduría de los mayores. Avanza de la única manera que puede hacerlo, con la energía de los que necesitan comprender y experimentar. Para este grupo de gente los buenos tutores y los libros juegan un papel muy importante. Son grandes consumidores de energía y los buenos libros como los buenos tutores tienen mucha energía dentro. Con la edad se relaciona mejor, se integran mejor los saberes, pero se pierde el desparpajo, la energía afirmativa que nos hace singulares. La frescura creadora proviene de una personalidad en formación que necesita singularizarse. La energía creadora tiene en su raíz un déficit. A lo largo de la vida se vive de ese espasmo que en la juventud nos obliga a singularizarnos. La edad sirve para agrupar, para el mantenimiento de estructuras y para acolchar la fricción de estructuras y sistemas. La juventud para todo lo contrario, para organizar la fricción y hacerlos entrar en crisis.

PREGUNTA. Le puedo preguntar qué años tiene...
ANTONIO YUSTE. 52.

PREGUNTA. ¿No está un poco talludito para estas aventuras políticas?
ANTONIO YUSTE. Joder... Pues... las neuronas que no están en carne viva están fosilizadas. Si me pregunta si soy mayor para proponer algo nuevo le diré que sí. De todos modos estaré al frente de este proyecto el tiempo que me toque y otros vendrán que lo harán mejor que yo. Con la edad uno se resabia, se pierde frescura... La verdad es que hacen falta las dos cosas, la frescura y el resabio. Yo solo puedo aportar resabio. Cierto es que digo las mismas cosas que decía hace quince años, quizá con otras palabras, seguro que mejor... bueno... puede sonar a monótono, a rayadura.

PREGUNTA. ¿Es bueno el resabio en política?
ANTONIO YUSTE. Déjeme decirle una maldad. En España hemos tenido un exceso de juventud e imberbes al frente de la nación. Suárez, Felipe González, Aznar y Zapatero. En los cuatro casos hemos tenido más de ambición que de energía creadora; más de pasión por el poder que de ingenio creador o comprensivo. Estamos servidos. Ha sido bueno para algunas cosas y muy malo para otras. Necesitamos menos marketing y publicidad y más ideas de fondo, más enjundia. Sopla el viento y son tiempos de cambio. En España hemos agotado la cuota de liderazgos adolescentes. Los cuatro liderazgos estaban marcados por un sólido impulso imitador. Imitaban soluciones, gestos y formas para consolidar la democracia. Ya no estamos en esa etapa. Necesitamos crear soluciones.

La política está desprestigiada hasta cotas que dan escalofríos. La gente la vive, y le sobran motivos, como un cáncer inevitable. Desde esa perspectiva Atractor España entrará a formar parte del tumor
PREGUNTA. ¿Y por qué ahora y no hace quince años?
ANTONIO YUSTE. Pues ha sido para mi una sorpresa. No formaba parte de mis planes vitales el proyecto Atractor España. Tirarse al ruedo de la política tiene un coste personal desproporcionado. La gente te tritura y te trituran con más saña los que no quieren perder su cuota de mercado en la economía de los votos. La política está desprestigiada hasta cotas que dan escalofríos. La gente la vive, y le sobran motivos, como un cáncer inevitable, como un impuesto. Desde esa perspectiva Atractor España entrará a formar parte del tumor. En estos instantes esto es el denominado Estado del Bienestar, un Estado de putrefacción. Pero el 11/M nos revolvió el estómago y algo más. Fue un directo al tabique nasal que nos noqueó. Cuando despertamos, atónitos, tardamos tiempo en reaccionar. Atractor España es un efecto colateral del 11/M. Me pareció y me sigue pareciendo espeluznante y aterrador el grado de corrupción moral al que puede llegar una sociedad. Ha llegado la hora para España de iniciar otra forma de hacer política. España, los españoles y el Estado español no puede ser propiedad de los partidos y las ambiciones alocadas de sus dirigentes.

PREGUNTA. ¿Y qué tiene que ver el 11/M con Atractor España?
ANTONIO YUSTE. Las claves profundas del 11/M están en España, con complicidades exteriores. Nada tienen que ver con Al Qaeda. A Ben Laden le tocó la lotería con el atentado del 11/M. La situación política española es un auténtico pudridero. Necesitamos una regeneración profunda. Por eso Atractor España reclama el derecho de revisión constitucional. El 11/M será aclarado totalmente, aunque ya se sepa mucho. Lo que ya forma parte del sumario es espeluznante y en algún momento, cuando toque, imagino, empezarán las órdenes de detención, muchas de las cuales serán de desmayo. Todo llega.

PREGUNTA. ¿Teme a la muerte?
ANTONIO YUSTE. Sí.

PREGUNTA. ¿Mucho?
ANTONIO YUSTE. No sé si mucho, bastante.

PREGUNTA. ¿Daría su vida por una causa o por alguien?
ANTONIO YUSTE. Ese tipo de preguntas se contestan, exclusivamente, sobre el terreno. En circunstancias extremas nuestro comportamiento tiende a ser sorprendente. Y he visto lo suficiente para saber que nuestra heroicidad o determinación es muy vulnerable a diversos estados de ánimo o de schock. Me sobrecoge el grado de determinación de los islamistas radicales. Me sobrecoge, pero no me acobarda.

Somos españoles y lo de patriota viene en el DNI. No hay escapatoria
PREGUNTA. El discurso de Atractor España sobre el dinero hará muy feliz a los que lo tienen...
ANTONIO YUSTE. Pues permítame que lo dude. Los que tienen mucho dinero están muy bien ahora mismo, tan ricamente. No pagan impuestos ni de canto. La legislación fiscal está apañada para que así ocurra y déjeme decirle que el PSOE ha sido el partido más activo en tal asunto. Ya se lo he dicho antes, la nave del Estado la soporta la clase media. Todo lo demás es pura demagogia.

PREGUNTA. La Reforma Fiscal que propone Atractor España suena a cuento de hadas y a paraiso fiscal, ¿es viable?
ANTONIO YUSTE. Lo único que no es viable es no hacerla. Se despliega en su totalidad en una legislatura y, efectivamente, se parece mucho a un paraíso fiscal, pero no lo es.

PREGUNTA. La reforma electoral y política que propone Atractor España, confiéselo, será rechazada por los partidos, va contra sus intereses...
Sí. Pero ese es un problema que tienen ellos. Hay que elegir entre la razón y la sinrazón. Entre el éxito o irse al garate. El garete no llega de un día para otro, va llegando. Igual ocurre con el éxito. Pero son dos flechas, la una apunta al pasado y la otra al futuro.

PREGUNTA. ¿Cómo piensa llegar a los medios de comunicación?
ANTONIO YUSTE. De ninguna manera. Nos cerrarán el paso a cal y canto. Son las reglas de un régimen partidocrático hipertrofiado. A nuestro favor juega que estamos en el S. XXI y que les pueden dar mucho por poniente.

PREGUNTA. ¿Entonces?
ANTONIO YUSTE. Entonces ¿qué?... Creceremos con el boca a boca. No hay otra alternativa. Cuando los medios de comunicación se ocupen de nosotros será para organizar nuestro descrédito y la desinformación. Es lógico que sea así. Ni muerden la mano que les da de comer ni sirven para otra cosa. Si hablan mal de ti te machacan y si hablan bien te hunden definitivamente. No hay remedio.

PREGUNTA. ¿Piensan vencerles?
ANTONIO YUSTE. ¿Vencer a un moribundo? Ellos harán su trabajo y nosotros el nuestro. Nosostros somos neonatos y ellos moribundos.

PREGUNTA. ¿Y si les atacan?
ANTONIO YUSTE. La prensa conserva de manera genérica su capacidad destructiva, pero no tiene ninguna capacidad creativa. Su modelo de servir contenidos está agotado desde el punto de vista de la credibilidad. Pueden destruir a las personas y a entidades, crear ondas expansivas, que aunque falsas, pueden llegar a ser demoledoras.

PREGUNTA. Los españoles estamos acostumbrados a liderazgos infinitos y agobiantes. Se van, pero no se van. Usted será otro más...
ANTONIO YUSTE. Yo soy Antonio Yuste y me iré cuando toque. Tengo más cosas que hacer que pasarme la vida haciendo política en primera línea. Me produce un poco de angustia esta etapa de mi vida. En cualquier caso déjeme que le diga que la gente tiene derecho a no irse y las instituciones y las gentes a protegerse de los que no quieren irse ni con aceite hirviendo.

A Atractor España no le gusta la pobreza. Propone un mundo donde los los pobres puedan ser ricos si tienen talento. No nos gusta nada el mundo presente donde los pobres tienen muy pocas posibilidades de dejar de serlo aún a pesar de su talento
PREGUNTA. Corríjame, Atractor España, entonces, nos propone un mundo socialmente armónico…
ANTONIO YUSTE. Le corrijo. Atractor España propone un mundo con muchas oportunidades. A Atractor España no le gusta la pobreza. Propone un mundo donde los pobres puedan ser ricos si tienen talento. No nos gusta nada el mundo presente donde los pobres tienen muy pocas posibilidades de dejar de serlo aún a pesar de su talento. Es cuestión de abrir la espita, que ahora está muy cerrada, de las oportunidades. Perpetuar la pobreza es un interés exclusivo de la izquierda, los antiglobalización y las ONGs, son su electorado y su medio natural, los necesitan para sobrevivir ellos.

PREGUNTA. ¿Son ustedes españolistas o patriotas?
ANTONIO YUSTE. Somos españoles y lo de ser patriota viene con el DNI. No imagino cómo no ser patriota. Es mucho lo que nos debemos los unos a los otros. No imagino otra posibilidad que la de ser patriota. El problema surge cuando te impiden ser cosas sencillas y elementales como sentirse orgulloso de ser español.

PREGUNTA. ¿Se imagina de Presidente del Gobierno?
ANTONIO YUSTE. Pues no.

PREGUNTA. ¿Entonces para que hace política?
Hago política porque quiero. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?. Por qué tengo que ser candidato a nada. Atractor España no empieza y acaba en Antonio Yuste. Para estar al frente de la nación o de cualquier institución se necesitan personas sabias, templadas y con carácter. Hay que tomar decisiones en caliente y en frío. Yo cumplo el último requísito, pero no soy una persona templada ni sabia y tengo malas pulgas. Yo sacaría el cinto en algunos consejos de ministros. ¿Le gusta la contestación?.

Zapatero y Bono, visto con perspectiva, alzando la vista, son dos fósiles, cropolitos de la era de los dinosaurios
PREGUNTA. Zapatero y usted son paisanos. ¿No hay querencia, al menos la de paisano?
ANTONIO YUSTE. No hay ninguna querencia. Se podía caer en el error perceptivo de que los leoneses somos todos como Zapatero. Nada de eso. El Proyecto histórico del PSOE, y del ejército de empresarios que tiene alrededor, para adueñarse del Estado ha fracasado. Querían un Partido Revolucionario Institucional tipo Mexicano y lo que tienen es un vivir sin vivir, de conspiración en conspiración, mendigando votos en alianzas sucesivas con lo peor de cada casa. El PSOE es agua pasada. Estamos en el siglo XXI. Zapatero y Bono, visto con perspectiva, alzando la vista, son dos fósiles, coprolitos de la era de los dinosaurios encontrados en aguas pantanosas. El vedetismo relamido de la Maribono es de teatro de variedades. Y el hablar sincopado de Zapatero es un claro ejemplo de que a su proyecto político le falla el embrague y algo más. Sus peores enemigos están dentro del PSOE y se la tienen jurada. Nadie sabe lo que va a pasar. Su proyecto político es mediático. Habla sincopado porque su asesor de imagen le obliga ello, para facilitar la edición y obtener cortes para enjaretar en los informativos. Sale mucho en la tele, pero no le entendemos. El tampoco se entiende y ya todos sabemos que no hay nada que entender. Su única misión es impedir que se levante la alfombra.

Rajoy está al servicio de las encuestas, nunca se relaja. No es humano. En su conducta no hay fricción, parece de pechiglás
PREGUNTA. ¿Qué piensa de Rajoy?
ANTONIO YUSTE. Está al servicio de las encuestas... nunca se relaja. No es humano. Parece de pechiglás que no sé lo que es. No hay fricción. No me gusta. El PP es una máquina de asalto al poder que se pretende inmaculada. En el seno de la familia hay debate y disputas a pesar de los intensos lazos que les unen, ¿cómo no ha de haberlas en los partidos unidos exclusivamente por las ideas?. Los partidos homogéneos, monolíticos, con candidaturas permanentemente consensuadas no son partidos humanos. Es todo irracional. En cualquier caso, quiero que sepa que me gusta mucho más Rajoy que Zetapé. Mucho más. Imagine lo poco que me gusta mi paisano.

PREGUNTA. Pero a los españoles les encantan los partidos monolíticos en los que todos están al son...
ANTONIO YUSTE. Es cierto. Es una patología, una aberración. El monolitismo de los partidos es falso. La divergencia se oculta con mentiras y con opacidad. Las divergencias existen y tienen que ser visibles. Es lo lógico y es lo correcto desde el punto de vista humano.

PREGUNTA. ¿Qué hacemos con la Unión Europea?
ANTONIO YUSTE. Hablar claro. La Unión Europea que conocemos es infumable. Todo pasa por las gónadas de los jefes de Estado que quedan para trasnochar en plan dieciochesco y decadente, endiosados. Sus cumbres son auténticos aquelarres, a base de cafés y paranfetaminas, todos drogados para no dormirse. Aquelarres que han producido la basura burocrática que hoy tenemos. ¿Por qué es tan difícil aceptar que estamos en el S. XXI y que esas formas de trabajo son lo más parecido a un mundo de sombras?.

PREGUNTA. ¿Son muchos en Atractor España?
ANTONIO YUSTE. Somos muy poquitos, pero seremos muchos. Dénos tiempo.

PREGUNTA. Tiene fama de ser un africanista empedernido...
ANTONIO YUSTE. Soy un africanista sin apellidos y no voy de safari a África.

PREGUNTA. ¿Le duele África?
ANTONIO YUSTE. Sí.

PREGUNTA. ¿Qué podemos hacer por África?
ANTONIO YUSTE. En Europa cambiar la forma de pensar África y en África cambiar la forma en qué se piensan a sí mismos. Para acceder a la independencia los africanos se replegaron sobre sus tradiciones para hacer piña y enfrentarse al colono. Era lo que tenían y les salió el tiro por la culata. Sus tradiciones eran endebles, llenas de supercherías y con muy malos modelos sociales para sobrevivir en un mundo moderno al que sin embargo aspiran. Con los pies en el neolítico y la cabeza en la era termonuclear no se puede caminar. La ingerencia de la Unión Soviética con sus soluciones expropiatorias y la economía centralizada hizo el resto. El continente se hundió.

PREGUNTA. ¿Qué tenemos que cambiar en Europa?
ANTONIO YUSTE. Tenemos que poner en marcha mecanismos de tolerancia cero con la corrupción y la tiranía. El mayor problema que tiene África es el de la maldad de buena parte de sus élites políticas con sólidos apoyos en sus pares europeas y sus poderosas ONGs.

Las sacaría a latigazos del continente como Cristo sacó a los mercaderes del templo
PREGUNTA. No corren buenos tiempos para las ONGs...
ANTONIO YUSTE. Su mensaje es el siguiente: «Dirigentes de África, muy Sres. nuestros, pueden ustedes seguir robando y asesinándose a placer que nosotros nos ocupamos de la retaguardia, de los heridos, de los desplazados y de los hambrientos que es de lo que vivimos». ¿Para qué? Muy sencillo, para perpetuar el robo y la corrupción, la guerra y las calamidades. Sin las ONGs y la ayuda humanitaria de la ONU todo estaría siendo menos tenebroso en África. Las ONGs están haciendo mucho daño al continente africano. Lo están convirtiendo en un continente aun más desvalido. Las sacaría a latigazos del continente como Cristo sacó a los mercaderes del templo. O las ONGs reorganizan el discurso y la forma de actuar o les auguro un pésimo destino. No engañan a nadie. Necesitamos más inteligencia de acción que la de los cursis telemaratones solidarios y las imágenes escalofriantes de pobreza. Estamos en el siglo XXI. Me sobrepasan los megaconciertos solidarios. Es todo mentira. Hay que poner freno al titeretismo solidario financiado por el Estado. Me parece mucho más útil y más decisivo a corto, medio y largo plazo, ayudar con inteligencia a las clases políticas democráticas y modernizadoras de dichos países, que las hay, a los actores locales más activos, emprendedores y positivos, y que en la mayor parte de casos están perseguidas triplemente, en sus propios países, cuando están en el exilio, entre nosotros, y cuando llegan las ONGs les arrinconan y desautorizan.

PREGUNTA. ¿Qué hacemos con la ONU?
ANTONIO YUSTE. Despedir sin indemnización a todos sus funcionarios, sentar en el banquillo a toda la oficina del Secretario General, a la dirección de todas sus agencias y derruir el edificio. Los neoyorquinos podrían recuperar ese gigantesco solar para un estadio de béisbol. Necesita ser refundada. Vale que no resuelva las calamidades, es muy difícil, pero que además las promueva...

Las sacaría a latigazos del continente como Cristo sacó a los mercaderes del templo
PREGUNTA. ¿En la ONU están sentadas las grandes potencias?
ANTONIO YUSTE. Cuando un asunto no puede resolverse, se pone bajo mandato de la ONU y la ONU se encarga de pudrirlo aún más. La ONU es una sociedad anacrónica inviable. Las fuentes de legitimidad son el Secretario General, tipo soviético, el Consejo de Seguridad y la Asamblea. Quien corta el bacalao es el Consejo de Seguridad donde se sientan EE UU, Rusia, China, Francia y Reino Unido. ¿Qué quiera que le diga? Es muy inquietante. Se sientan en el Consejo de Seguridad los que tienen más capacidad de destrucción y aniquilación, es el único criterio. La fuerza es parte fundamental y muy visible del discurso político y de la naturaleza humana. Nuestra especie se expresa profusamente escenificando su fuerza y poder de manera permanente. No es discutible, pero no puede ser el único criterio. Todo en la ONU es tenebroso. Ahora quieren ampliar el Consejo de Seguridad a Alemania, India, Japón, Brasil y probablemente Sudáfrica. Lo ampliarán, pero los cinco intentarán retener el derecho de veto. Una porquería. El idilio entre Schroeder y Chirac tenía que ver con el apoyo que Schroeder necesitaba de Francia para entrar en el Consejo de Seguridad. Era el gran proyecto de Schroeder y de los verdes, de Joschka Fischer, convertir a Alemania en una potencia con derecho a un ejército propio. ¿Me siento yo representado por EE UU, Francia o Alemania, Rusia o China? Pues de ningún modo, qué quiera que le diga.

PREGUNTA. ¿Y qué hacemos con ETA?
ANTONIO YUSTE. Lo que todos sabemos que hay que hacer, destruirla sin contemplaciones. Hay que luchar contra ETA desde una perspectiva antropológica, culturalmente, políticamente, legal y judicialmente, policialmente y militarmente. Contra el terrorismo se lucha de igual modo en todas partes, con armas y con ideas. A vida o muerte y con razones. Lo que hay que hacer es destruirla sin contemplaciones. Hay que llamar al pan, pan o no nos entenderemos nunca.

PREGUNTA. ¿Cuánto tiempo se necesita para acabar con ETA?
ANTONIO YUSTE. Con ETA y su entorno. En dos años no quedan ni las raspas. Sin salirse un milímetro de la Ley. Se necesitaría mejorar, eso sí, el sistema legal de protección de los derechos ciudadanos, es decir, de las víctimas. A ETA se le quita el pan y el agua y después se les persigue hasta el fondo de la cocina. Digo hasta el fondo. Y los que rompen, pagan y al contado. Los que están en la lucha antiterrorista saben de lo que hablo. No hay que hacer más.

PREGUNTA. ¿Cómo se puede acabar con el radicalismo islámico?
ANTONIO YUSTE. De la única manera que es posible: queriendo.

PREGUNTA. ¿No se quiere?
ANTONIO YUSTE. No. Nuestra clase política no quiere. Si quisiera haría otras cosas y no estaría en los enredos que está. Cada vez que el terrorismo nos golpea perdemos derechos y libertades a raudales. En el País Vasco se paga religiosamente el impuesto revolucionario. En España, en muchas partes la población islámica paga diezmos a las organizaciones radicales islámicas y me aseguran que en España se han practicado lapidaciones clandestinas de mujeres. Al terrorismo islámico se le combate con armas y con ideas, no dándoles cuartel ni cobijo. Cualquier otra perspectiva es un engaño, un engaño consciente. Nadie es tan ingenuo como para no saber que al terrorismo se le combate con armas y con ideas, a vida o muerte.

A corto plazo, la primera amenaza es la del sindicato del crimen (OPEC), empeñado en todo tipo de prácticas para alterar el precio del barril
PREGUNTA. ¿En su opinión cuáles son las mayores amenazas de la humanidad?
ANTONIO YUSTE. A corto plazo, la primera amenaza es la del sindicato del crimen (OPEC), empeñado en todo tipo de prácticas para alterar el precio del barril. Es una organización monopólica con todas las bendiciones. Es un sindicato que sólo tiene una meta: extorsionar a toda la humanidad. Es una organización de delincuentes. El que paga manda, menos en el tema del petróleo. En el tema del petróleo los consumidores somos las víctimas. Los del sindicato se citan en el Hotel Embajador de Viena a tomar una copa y deciden si te vas a duchar con agua caliente el resto del año. El actual precio del barril del petróleo ya ha sacado del mercado a numerosos países en vías de desarrollo y terminará ahogándonos a todos. No tenemos escapatoria. La segunda amenaza es el de la monarquías absolutistas y los régimenes despóticos que están utilizando el dinero para apoderarse del mundo por las buenas o por las malas. Añádasele que los países petroleros más grandes, excepto Rusia y lo digo con cautela, están dominados por regímenes autoritarios y apestosos que se coaligan mirándose a los ojos. Necesitan mucho dinero para mejorar sus palacios y comprar o destruir occidente. Están locos. No se me ocurre nada mejor que decir. El dilema es entre la razón o ellos. La tercera amenaza son las catástrofes naturales. La Tierra está muy nerviosa y agitada, el Sol lo debe estar también.

PREGUNTA. ¿Debemos ser más activos con los regímenes apestados?
ANTONIO YUSTE. Por supuesto... la anestesia moral no evita el horror, al revés, le da aliento. Vivir dando por cierto que la crueldad es virtual, que ocurre lejos, es flojera intelectual. La crueldad existe. Existe la guerra y el horror, existen los tiranos y los regímenes corruptos y sanguinarios. Todos los días muere mucha gente. El horror, por desgracia, no se elimina por decreto, con buenos modales, largas conversaciones o emboscándose moralmente en el argumento de que el drama ocurre a muchos kilómetros de distancia. El dolor termina colándose en nuestros hogares. Cuando un terrorista se ciñe los explosivos al cinto está excluyendo, conscientemente, los buenos modales, la negociación y las conversaciones. La maldad, no la pobreza, es el origen del dolor, de la guerra, de los regímenes tiránicos o corruptos. La violencia y el horror de origen maléfico, se combate, no queda otro remedio, con superior violencia. El mejor ejemplo nos lo brindó la guerra de los Balcanes. Cuando Occidente se calzó las botas de la responsabilidad moral y aplicó una superior violencia sobre el régimen despótico y violento de Milosevic su crueldad se extinguió de un plumazo. Los dos millones de albaneses pudieron regresar a sus casas. ¿Por qué no lo hicimos para evitar la catástrofe de Bosnia Herzegovina? De igual modo ocurrió con el régimen de los talibanes. ¿Por qué no se liquidó el régimen de Sadam Hussein, el "asesino bocazas", en la primera guerra del golfo?, ¿por qué no lo hicimos, quién se opuso?.

No comparto la visión religiosa de los ecologistas que sitúan al hombre al frente de los destinos del Universo y del Planeta Tierra
PREGUNTA. ¿Que podemos hacer para rebajar los efectos del cambio climático?
ANTONIO YUSTE. Nada. Sinceramente, nada. No comparto la visión religiosa de los ecologistas que sitúan al hombre al frente de los destinos del Universo y del Planeta Tierra. La ciencia no está en condiciones de afirmar tal cosa. Según los ecologistas ideológicos, unos lenguaraces y auténticos estafadores, el cambio climático sería consecuencia de los pecados del hombre. Son el comando de élite de los Testigos de Jehová. Anuncian todos los días el fin del mundo. El cambio climático, es mi versión, es la consecuencia directa de las grandes fuerzas universales sobre las que los pobrecitos humanos no tenemos poder y ese es nuestro verdadero poder. Tenemos que serenar los poderes del hombre, de nuestra especie. Debemos mejorar radicalmente nuestras prácticas medioambientales, más que nada, porque la contaminación es asquerosa y nos mata, pero dudo que tenga algo que ver con el cambio climático. La huellas geológicas de la Tierra nos hablan de sucesivos cambios climáticos cuando la humanidad todavía no servía en la mesa, para comer, de segundo, un carburador calentito y en su punto. La comunidad científica insiste en lo contrario, el calentamiento que estamos experimentando es el preludio de una glaciación. Lo que no cabe duda es que la Tierra está muy alborotada y que debemos prepararnos, hasta donde podamos, para catástrofes naturales de gran envergadura.

A España se le ha perdido mucho y muy importante en Estados Unidos. Hay que ir a su reencuentro con humildad y lealtad
PREGUNTA. ¿Es usted proamericano?
ANTONIO YUSTE. Yo soy proespañol admitiendo la vaguedad que tal expresión contiene. Es imposible ser proamericano desde el punto de vista político. Cada administración es un mundo. Existen grupos dentro de Estados Unidos que me atraen más que otros. EE UU es muy grande. El Partido Democráta y el Partido Republicano son mundos muy complejos, de una gran diversidad dentro de su seno. Igual ocurre en el Congreso y el Senado. Hay que tener mucho cuidado con el establecimiento de políticas de seguimiento fiel de la administración de turno de la Casa Blanca. La siguiente las puede poner patas arriba. Los useños, por USA, van a lo suyo. Hacen bien. Nosotros tenemos que ir a lo nuestro y discutir. Obviamente, cuando el imperio hace saber sus deseos hay que andar con cautela, te doblan la espina dorsal con apenas un estornudo. Es cuestión de tamaños. Lo que sí soy es acusadamente proatlántista y muy interesado y muy partidario de desarrollar relaciones intensas y leales con los Estados Unidos entendidos en su complejidad. A España se le ha perdido mucho y muy importante en Estados Unidos. Hay que ir a su reencuentro con humildad y lealtad. Las políticas antiamericanas de la clase política, mediática y académica española me producen repugnancia intelectual y me sacan de quicio.

PREGUNTA. ¿Era usted partidario de la intervención en Irak?
ANTONIO YUSTE. Por supuesto. Soy partidario de hacer imposible ni siquiera de forma aproximada el Gran Califato de los radicales islámicos. Bush lo llama el Imperio Islámico. La visión de los radicales islámicos es energuménica y debemos resisitir cualquier tentación de comprensión hacia ellos. No hay más alternativa que la confrontación directa. Son una pesadilla, son brutales y hay que aniquilarlos.

PREGUNTA. ¿Aznar, entonces, lo hizo bien?
EE UU y la administración Bush argumentaron la necesidad de la intervención en Irak, al principio, de manera desastrosa y equivocada (armas de destrucción masiva) aunque no exenta de lógica. Ese golpe lo acusaron sus aliados, Blair y Aznar. Cuando quisieron enmendar el rumbo fue muy tarde. Blair y Aznar se equivocaron dramáticamente al poner tanto énfasis en las resoluciones de la ONU. ¿Qué pintaba la ONU cuando el Congreso y el Senado de EE UU habían declarado la guerra (acto formal de declaración de guerra al terrorismo)? De lo que se trataba era de romper el sindicato mafioso de la OPEP, de crear un conflicto cebo para concentrar todas las energías del terrorismo islámico en un punto y de reestructurar el centro de Asia con poderosos recursos energéticos. El no saber y las ideologías de tres al cuarto son muy dañinas. Ahora con un poco de perspectiva todo el mundo ve con claridad que EE UU tenía razón.

El objetivo de la guerra de Irak era vencer estratégicamente al terrorismo y democratizar el país. Las dos cosas se van a conseguir. Lo de romper el sindicato de la OPEC no lo tengo tan claro. Ya veremos.
PREGUNTA. ¿Pero parece que la democratización de Irak no está yendo nada bien?
ANTONIO YUSTE. Es que no es nada fácil y está yendo como era previsible. El objetivo era destruir y vencer estratégicamente al terrorismo y democratizar el país. Las dos cosas se van a conseguir y no tengo dudas. Lo de romper el sindicato de la OPEC no lo tengo tan claro. Ya veremos. El objetivo en Irak era y sigue siendo vencer, para construir un Irak democrático y con garantías jurídicas. No es un objetivo fácil y aún menos conseguirlo de una tacada. Si Vd. me pregunta si se podía hacer mejor. Yo le digo que sí que desde luego. Los EE UU son muy grandes y su gestión de lo sutil tiende a ser desastrosa. Es un asunto irresoluble. Es lo más parecido a un elefante en una cacharrería y seguirá siendo así. Ellos son el imperio y en el imperio se influye mal y poco, sobre todo si desconoces al imperio. Es el caso de España.

PREGUNTA. ¿Qué opina de la proliferación de armas en la sociedad americana?
ANTONIO YUSTE. El derecho a tener, comprar y portar armas de los useños no es un problema de militarismo o de delincuencia. Volvemos al punto anterior, al gravísimo problema de ignorancia sobre la sociedad del imperio. Es un problema político, profundamente político. Los americanos quieren tener armas, dicho a plomo, para poder dispararlas contra su propio gobierno si llega el caso. No quieren que el Estado tenga el monopolio de la violencia. Anteponen dicho derecho a los problemas colaterales del mal uso que puedan hacer de dichas armas algunos ciudadanos. A la sociedad de los EE UU no se la puede invadir y dominar por la fuerza. Es una forma de pueblo en armas o que puede armarse en dos días. Hay armerías en todos los barrios.

PREGUNTA. ¿Imaginaba Aznar que la postguerra de irak sería así?
ANTONIO YUSTE. Está siendo así, de otro modo, por la gran desbandada internacional que indujo la actitud de Francia, movilizando a toda la izquierda internacional y a la espantada final de España. Otro gallo hubiera cantado si Occidente se muestra unánime en lo fundamental. El problema que tuvo Aznar es que su partido le dejó tirado como una colilla y le puso a la Radio Televisión Española y a la propia Agencia Efe en contra. Ningún líder del PP, ni nacional, ni regional o local salió a defender la decisión de intervenir en Irak. Aznar se convirtió para su propio partido en un apestado. Fue algo terrible. Aznar gestionó la crisis de Irak, a nivel interno, de forma penosa. Mariano Rajoy y Manuel Fraga, además de otras altas magistraturas del Estado, metieron la gamba a su modo, de manera imperial. Se comportaron como estúpidos y lo pagaron muy caro. Ellos fueron los verdaderos responsables de que la opinión pública se volviera contra Aznar. Todo el liderazgo europeo y mundial que se opuso a la guerra de Irak será barrido por sus propios electores en un breve plazo.

Los EE UU se enfrentaron en solitario al comunismo, con uñas y dientes, y vencieron. Ellos tenían toda la razón como se ha podido comprobar. El resto del mundo no lo hicimos
PREGUNTA. ¿Qué quiere decir?
ANTONIO YUSTE. Quiero decir que no existe el imperio soviético y que la lógica de la historia es una, que la línea del tiempo es una. Los EE UU se enfrentaron en solitario al comunismo, con uñas y dientes, y vencieron. Ellos tenían toda la razón como se ha podido comprobar. El resto del mundo no lo hicimos. Ahora se están enfrentado al radicalismo islámico y al terrorismo. El resto del mundo no lo hace y ellos son los que tienen razón. Es muy sencillo. No hay treinta mil líneas del tiempo. Las leyes de la física son concluyentes. Mariano Rajoy y Zapatero con sus respectivas grupos de interés serán barridos por el electorado. Como lo será Chirac y Schroeder. Caerán los liderazgos y una forma de pensar el mundo caduca. Caerán las dos cosas a la vez. No es cuestión de darle la razón o Bush. Bush es un epifenómeno de la línea del tiempo. Los electorados que desafíen la línea del tiempo estrellarán a sus países contra el muro.

PREGUNTA. Sí, pero Mariano Rajoy o Zapatero no comparten su punto de vista...
ANTONIO YUSTE. Ellos dirán que sí, que lo que yo quiera, que mientras los americanos ganan sus guerras, entre tanto, ellos pueden vivir, tan rícamente, entrando y saliendo del poder. Eso, literalmente, es lo que piensan. Les importa, exclusivamente, sacar partido de los agujeros negros del electorado para comprar tiempo para sus carreras políticas personales. Agujeros negros que ellos promueven. A ellos les interesa un mundo no-global, precisamente el que ya no existe.

PREGUNTA. ¿Los españoles nos podemos estrellar contra el muro?
ANTONIO YUSTE. Sí. Las brújula de los países latinos está muy dañada por errores culturales graves. Por otra parte, yo tengo una gran fe en los españoles, fe en nuestra capacidad para rehacernos. Es curioso y contradictorio que utilice la palabra fe, yo mismo me sorprendo. Atractor España tiene que servir como revulsivo y fuente de inspiración.

PRENSA
Nace una nueva visión de la vida en común
Nota de Prensa 0001 • 12 | Dic | 2005
DIRECTIVAS
Involución política a gran escala
Directiva 0002 • 26 | Ene | 2006
Frenar la estupidez
Directiva 0001 • 12 | Dic | 2005
DOCUMENTOS
Antonio Yuste: "España está en manos de la generación yeyé de los 70"
Por qué nos llamamos Atractor España
Programa General de Mínimos de Atractor España
¿Quién se ocupa de los derechos históricos y políticos de los españoles?
En defensa de los españoles




La Fundación Atracta, en fase de constitución, se ocupará entre otras misiones de la asistencia para organizar y consolidar capitulos nacionales de Atractor en el resto del mundo, totalmente independientes y soberanos. La Fundación Atracta trabajará para consolidar La Asamblea Atracta (La2A) cuyos estatutos están en Fase de Estudio para hacer posible la reunión de la familia atractor, de los que comparten el Modelo Atractor Social, sus aspectos más universales, repartida por el planeta.