Inicio
Atracta
Atractor España
Atractor en 2'
Democracia 2.0
Carta Española
Décalogo
Modelo Atrac. Social
Estatutos
Preguntas+Frecuen.
Documentos
Área de Registro
Donativos
UFANO Iº
Fundación Atracta
La2A
Directivas
Notas de Prensa
Quién es quién

Atractor
España en
12 puntos
1
Los derechos históricos de los españoles ¿qué pasa con ellos?

2
Los derechos políticos de los españoles ¿qué pasa con ellos?. Vivimos en un Estado Social y Democrático de Derecho constituido por Partidos Políticos, que evoluciona hacia otro constituido por tribus y queremos vivir en un Estado de Derecho, de verdad, sin apellidos y sin evocaciones parafascistas, constituido por ciudadanos libres. Los partidos políticos son necesarios, pero no son ni el Estado ni la libertad. Son necesarios, pero no son garantía de nada.

3
Revertir con legislación inversa el totalitarismo lingüístico de Cataluña, Vascongadas y Galicia, es un objetivo de salud pública.

4
Revertir con legislación inversa los beneficios de cualquier índole que se otorgue a los terroristas es un imperativo moral.

5
El ciudadano administra y gasta mejor que las administraciones locales, las locales mejor que las autonómicas y las autonómicas mejor que la central. Al ciudadano, por lo tanto, mediante la
Cédula Fiscal le corresponde transformar, directamente, el grueso del presupuesto en servicios básicos. Al ciudadano, no al Estado.

6
Reforzar de manera consistente los poderes y competencias de las administraciones locales, municipios y diputaciones es fortalecer la democracia y la libertad.

7
Un Gobierno Central Limitado, con pocas competencias, pero sólidas, firmes y no discutidas, es garantía de libertad y prosperidad. El Gobierno Central debe limitar su capacidad de gasto y competencias a lo que solo él y nada más que él puede hacer. Organizar la libertad, la justicia, la seguridad y pensar el futuro.

8
La falta de transparencia y el detestable alejamiento de las administraciones del ciudadano se combate con un Gobierno Autonómico Limitado.

9
Los
privilegios de ciudadanía y residencia se ponen bajo control de los ciudadanos. Los otorgan los municipios y sus vecinos en función de sus necesidades y el comportamiento de los demandantes. El estraperlo de dichos derechos por parte del Estado es una solución impúdica.

10
La familia es la célula social que hace habitable el paisaje político existente entre el interés común y los derechos individuales. Sin la familia, los individuos, la comunidad, la nación o el Estado dejan de ser viables.

11
El
ahorro español debe invertirse bajo el criterio de "preferencia nacional", tiene que aprender a comprometerse con la micro, pequeñas y medianas empresas, con la transformación tecnológica del saber y con las cadenas de valor difícilmente deslocalizables.

12
El Estado del Bienestar, que ya es del Malestar, se inspira en el Modelo Social Estatal, un modelo ineficiente que tiende a la insolvencia fiscal. El Modelo Atractor Social, más evolucionado moral y técnicamente, resuelve los problemas insolubles del Estado del Malestar.







LA IMPORTANCIA DE LA RAZÓN, ASPECTOS PREPOLÍTICOS
CARTA ESPAÑOLA
DE OBLIGACIONES
(Versión Beta 0.1)
E
L INTERÉS COMÚN, el deber con los demás o el bienestar general, es decir, las obligaciones que adquirimos con los demás, y que forman la voluntad social, constituye el territorio de la política. Cuando los individuos son libres y quieren seguir siendo libres, se constituyen políticamente formando naciones y promueven procedimientos e instituciones que les permiten formar la voluntad social. Lo hacen respetando las singularidades y criterios de sus componentes, generando mecanismos de ayuda mutua, de garantía y de seguridad. Los Estados de Derecho constituidos por Partidos, es el caso español, rechazan las sociedades constituidas por ciudadanos libres en desprecio de la voluntad social libremente formada y ultrajan y maltratan el componente político (deliberativo e interesado) de los ciudadanos libres.

En los Estados de Derecho constituidos por Partidos, se suplanta al titular de los derechos, el ciudadano libre, por su intermediario, los partidos. ¿Cómo es eso posible? Pues de la única manera que puede hacerse, con desfachatez. ¿Si el Estado no es una pieza de sabiduría, ni sabe lo que saben todos los ciudadanos juntos, por qué habría de serlo un partido? ¿El Estado de Derecho constituido por Partidos ignora los asuntos prepolíticos? Sí, los ignora. ¿El Estado de Derecho constituido por ciudadanos libres ignora los asuntos prepolíticos? Lamentablemente, también los ignora, aunque es mucho más fácil incorporarlos a la agenda política por la inexistencia de las barreras burocráticas y autoritarias de los partidos.

¿Qué son los asuntos prepolíticos? Pues las necesidades perentorias de las personas, inaplazables, las que tiene que satisfacer tanto si vive en comunidad primaria, unida por el parentesco o más evolucionada, unida, por el interés mutuo. ¿Existe tal cosa? Claro que sí. Los individuos primero existen y viven y comparten formas de vida y después se reúnen para constituirse políticamente. ¿Cómo se reúnen?. Pues depende del periodo histórico del que estemos hablando. A veces de buen grado para organizar la ayuda mutua, a veces de buen grado para dejarse proteger por los más aventajados y más bravos, a veces son reunidos por la fuerza y son sometidos. Las formas de reunirse para constituirse políticamente son variadas. Lo que no es discutible es la existencia de individuos y de una comunidad original que comparte formas de vida y principios morales.

¿Quién se ocupa de los asuntos prepolíticos en las sociedades constituidas políticamente? Ya se ha dicho. Nadie. ¿Es eso posible? Lo está siendo. ¿Puede sobrevivir una comunidad políticamente constituida, aún estando bien constituida sin atender los aspectos prepolíticos? No, de ninguna manera. ¿Entonces?. Entonces, tenemos un problema que está dando forma a lo que se conoce como Estado del Malestar o presión intelectual y emocional, asfixia vital, que se está apoderando de nosotros. ¿Puede el placer, cualquier forma de placer, amortiguar la incomodidad de la asfixia? A duras penas y por instantes. El placer de ningún modo puede compensar necesidades primarias anteriores.

Los asuntos prepolíticos son los ingredientes básicos para formar el contento moral de los individuos, contento que les permite ser miembros contributivos de la comunidad y agruparse para constituirse políticamente y extraer más y mejor rendimiento de su constitución política para vivir bien y mejor. Si falla el cuerpo, si falla el animal que sostiene al individuo político, si falla nuestra naturaleza, todo se derrumba.

Así pues, los aspectos prepolíticos son los que hablan de necesidades primarias, de necesidades que tienen que ser satisfechas independientemente de la comunidad a la que se pertenezca y de si se ha constituido políticamente y si lo ha hecho bien o mal. Las personas procuramos siempre, de manera instintiva, de forma nativa:
Crecer teniendo experiencias
Agruparnos con los que compartimos experiencias, creencias y formas de vida
Evitar el agotamiento fatídico
Reproducirnos
No perder facultades

No nos comportamos del mismo modo con miedo que sin él, con estrés que sin él, con ansiedad que sin ella, con enfermedad o sanos, si nos reproducimos o no, esto es, con crías o sin crías o si estamos solos o acompañados, con experiencia o sin ella, si vivimos solitariamente o dentro de una comunidad de afecto y ayuda mutua.

Desde el punto de vista del derecho, una cosa es eliminar obstáculos que dificulten el ejercicio de necesidades perentorias y otra bien distinta convertir imperativos de la naturaleza en derechos que se otorgan presuntuosamente desde una carta o constitución. Y siendo así, es necio añadir con nuestras formas de vida, obstáculos innecesarios que dificultan la satisfacción de necesidades primarias o instintivas. Es necio por lo que tiene de malas prácticas para uno mismo, para la comunidad de afecto más cercana y para la comunidad en general. Erramos cuando, presuntuosamente, convertimos en derechos lo que son necesidades no negociables y volvemos a equivocarnos cuando fomentamos formas de vida que dificultan la satisfacción de necesidades primarias.

La Carta Española de obligaciones trata de los asuntos que hacen posible nuestra seguridad, evitar el agotamiento, reproducirnos, no perder facultades y compartir creencias y formas de vida.


Carta Española de Obligaciones

A. FORMAS DE VIDA
A.1 Las formas de vida españolas no se saldan en un mercadillo multicultural, son el resultado de fracasos, aciertos y sacrificios de sucesivas generaciones. La historia de España no se deja improvisar.
A.2 La cultura alcanzada, fruto de tanto sacrificio, no puede inmolarse en el altar de las veleidades políticas o los ataques terroristas. Es nuestro deber protegerla con fuerza legítima, con determinación y con sacrificio.
A.3 Los españoles compartimos, independientemente del tamaño de nuestra fe, de si la tenemos o no y del grado de observación, una cultura virtuosa de larga tradición, la prudencia, la justicia, la fortaleza, la caridad, la esperanza, la racionalidad y la creatividad. Nuestras raíces son cristianas.
A.4 Poseer o tener la certeza de determinados beneficios, dormir bajo techo o, por ejemplo, que somos queridos y aceptados, son demandas instintivas, nativas, que nos hacen bien y eliminan angustia, ansiedad o agotamiento.

B. EVITAR EL AGOTAMIENTO FATÍDICO
B.1 Los horarios vitales, horas de descanso (sueño), hora de vigilia (actividad), horarios de alimentación y horas de alivio (reposo) son de conveniente respeto.
B.2 Los horarios vitales, primero los impone el organismo, ritmo circadiano, después la climatología, luz y oscuridad, frío y calor, y por último la organización social y económica. Alterar dicha jerarquía de manera continuada es apostar por el fracaso personal y colectivo.
B.3 Los horarios sociales y laborales o se autoajustan con libertad o se modifican con mecanismos participativos. Los horarios sociales y laborales deben pretender la coherencia y compatibilidad con nuestro organismo, nuestra climatología, nuestra cultura y nuestras necesidades familiares. Debemos protegernos de la importación atolondrada de horarios de otras culturas y de la confabulación de las parrillas de televisión para apoderarse del sueño de los telespectadores. Productividad y necesidades vitales o familiares no pueden instruirse por separado ni estar enfrentadas. Ambos objetivos son estratégicos.

C. CRECER ACUMULANDO EXPERIENCIA
C.1 La vida está siendo mal interpretada por nuestras sociedades. La división del tiempo vital en tres tercios, para formarse, para trabajar y para estar jubilado ha constituido un error funcional y estratégico de nuestra civilización. Es una presunción intolerable suponer que a partir de determinada edad no hay nada que aprender y otra aún más grave dar por supuesto que a edad temprana o en edad madura no se necesita experimentar el valor social del trabajo o el de sentirse socialmente útiles.
C.2 Un nuevo modelo social debe fundamentarse en la intercalación constante de estudio, trabajo, reproducción o crianza y descanso, del que deben participar todos los ciudadanos bajo premisas de libertad evitando las regulaciones y la burocracia.
C.3 La educación es un acto colectivo que facilita el ingreso en una cultura o civilización, pero es, sobre todo, un acto singular y de expansión del propio talento. La intervención del poder político y familiar debe estar bien ponderada. Olvidar el precepto mayor de que nuestra especie aprende de la única manera que le es posible, con los demás, es olvidar nuestra naturaleza. Olvidar que convertimos en conocimiento únicamente aquello que podemos experimentar, fijar con emociones, es olvidar lo que somos, carne hecha de carne.
C.4 La educación no puede usarse como excusa para mutilar la dimensión social de la naturaleza humana y su sed de utilidad social en todas las edades. Trabajar a cambio de remuneración y prestar servicios a la comunidad, con periodos específicos de dedicación plena, tiene que formar parte, necesariamente, del proceso educativo, al final del periodo de enseñanza obligatoria y antes del ciclo de formación superior.
C.5 Los ciclos de formación superior deben estar al servicio de la personas y no del Estado, de los partidos políticos o de las mayorías. La inteligencia social de los individuos es un instrumento potentísimo, de capital importancia, para preservar el interés común. Nada más en circunstancias muy excepcionales puede alterarse el precepto. La oferta educativa superior debe concentrarse en mejorar su productividad, concretándose y acortándose drásticamente como norma general. Nuestra civilización ha hecho grandes esfuerzos de divulgación del saber y de generación de fondos de información y los seguirá haciendo. Su existencia hace posible la personalización de habilidades y saberes complementarios. Al proceso educativo le sobra soberbia y le falta concreción, intensidad y tutoría o acompañamiento.

D. REPRODUCIRNOS
D.1 La ayuda intergeneracional, el auxilio mutuo y la consistencia de los deberes de unos con los otros, hace posible, lo ha hecho a lo largo de milenios, un modelo social a escala humana, menos angustioso.
D.2 La familia es un núcleo intergeneracional y heterogéneo de afecto y ayuda mutua, de alta funcionalidad y altos beneficios para las personas. La familia es la célula social que hace habitable el paisaje político existente entre el interés común y los derechos individuales. Sin la familia, los individuos, la comunidad, la nación o el Estado dejan de ser viables.
D.3 Liberar tiempo para la maternidad, para la crianza, para el acompañamiento familiar, tanto de hombres como mujeres, debe constituir un objetivo de primer nivel de nuestra cultura. La liberación de tiempo para la reproducción y la crianza, para el cuidado, educación y alimentación cabal y amorosa de la crianza, tiene que constituir un acto privado, de libertad, fácil y no regulado. Una sociedad que no se reproduce, que no alcanza la tasa de sustitución, es una sociedad que carece de habilidades sociales, que ha deteriorado su instinto de supervivencia y que está en la parte baja de la escala de la selección natural.

E. NO PERDER FACULTADES
E.1 La salud es un proceso de autoconocimiento, que debe formar parte del proceso educativo, que se fomenta con el contento moral de los individuos y es también un proceso social cuando se precisa la ayuda de la comunidad o de los profesionales de la salud. La salud no es un acontecimiento externo a los individuos de los que se ocupan segundas y terceras personas, forma parte indisoluble de la libertad individual y a la vez es parte indisoluble de los niveles de auxilio mutuo de las sociedades.
E.2 Una sociedad que no sabe alimentarse o que se desliza por el terraplén de las variadas adicciones, desde el alcohol hasta los hidratos de carbono causantes de glicemia, es una sociedad que padece gravísimos errores culturales y una pavorosa falta de habilidades sociales.
E.3 El cuerpo tiene autonomía, por sí mismo, para formar necesidades no gobernables por la razón (adicciones) o poco sometibles a la razón (deseos profundos). En estos casos recuperar el cuerpo para resituarlo dentro del proceso moral no siempre es posible y nunca es fácil. No sabemos, por el momento, superar determinadas barreras.
E.4 La salud nutricional, biomecánica, bucodental, sensorial, analítica y emocional son requisitos para formar un buen patrón de salud. Prevenir es mejor que curar. Es muy importante la respuesta médica y hospitalaria y aún más importante no necesitarla. La salud analítica, parámetros vitales, seguirá al saber médico.

Las sociedades del Estado del Bienestar, forjadas a lo largo del siglo XX, han aportado grandes avances sociales, pero no siempre con buenos métodos y soluciones duraderas o sin costes o destrozos colaterales. El coste de adquisición de determinados avances sociales está teniendo precios inviables.
Es lo que queda de un siglo, el XX, consagrado a la emancipación económica. No ha sido un siglo perdido, ha sido un siglo muy doloroso, hemos aprendido muchas cosas, pero de ningún modo es un siglo que agote la evolución social. Nuestros problemas siguen siendo muchos y lo que hemos venido en llamar avances, para algunos supuestos, ahora están en tela de juicio.

Atractor España se impone el deber, la responsabilidad moral, de generar pensamiento funcional para la humanidad, se siente obligada a la capacidad propositiva y al esfuerzo para superar los errores conceptuales profundos en los que ha incurrido el siglo XX, un siglo muy doloroso, extraño, siempre agridulce, que nos ha legado grandes dosis de esperanza, pero también de inquietud.
PRENSA
Nace una nueva visión de la vida en común
Nota de Prensa 0001 • 12 | Dic | 2005
DIRECTIVAS
Involución política a gran escala
Directiva 0002 • 26 | Ene | 2006
Frenar la estupidez
Directiva 0001 • 12 | Dic | 2005
DOCUMENTOS
Antonio Yuste: "España está en manos de la generación yeyé de los 70"
Por qué nos llamamos Atractor España
Programa General de Mínimos de Atractor España
¿Quién se ocupa de los derechos históricos y políticos de los españoles?
En defensa de los españoles




La Fundación Atracta, en fase de constitución, se ocupará entre otras misiones de la asistencia para organizar y consolidar capitulos nacionales de Atractor en el resto del mundo, totalmente independientes y soberanos. La Fundación Atracta trabajará para consolidar La Asamblea Atracta (La2A) cuyos estatutos están en Fase de Estudio para hacer posible la reunión de la familia atractor, de los que comparten el Modelo Atractor Social, sus aspectos más universales, repartida por el planeta.