Miércoles
07 Febrero 2007
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Telemadrid
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas
GEES
VÍDEO CSI. En el último capítulo, el 24, de la temporada 2005/06, de CSI New York, se relata con bastante detalle el compendio de recursos tecnológicos y técnicas de obtención de pruebas que se despliegan para proceder en un atentado con bomba.

Minuto 3'23". Identificación automática de explosivo militar C4. El que de ninguna manera es posible identificar—eso se desprende del sumario— en el salvaje atentado del 11M.

«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
Libertad contra política
 
Liu Bo Lin
Antonio
Yuste
LOS ESPAÑOLES tenemos grabado a fuego en nuestro cerebro la idea de orden a través del planeamiento central, de la planificación central. No vemos otra salida que el planeamiento. La clase política autonómica constituye un buen ejemplo. Practica la exaltación del arquetipo, el del orden a través del planeamiento central. ¿Cómo se ejecuta el planeamiento y a qué propósitos responde? Se ejecuta siempre del mismo modo, deteniendo el tiempo y sobre/regulando para congelar el contexto, para que ninguna variable desdibuje el planeamiento. Es obsesivo. No importa que si a la izquierda o a la derecha. El planeamiento persigue la quimera de objetivos estables, suspendidos en el tiempo, permanentes, sustraídos a las grandes fuerzas universales y por supuesto a la fuerzas del hombre.

Necesitamos despolitizar las relaciones humanas y formalizar mejor lo que compete a la política, lo que puede y no puede hacer. Hace lo que no debe y dejar de hacer lo que más necesitamos. La política, tal como la hacemos, como la practicamos, la que existe, tiene muy malas mañas, peores maneras y es irresolutiva, hastía y propende a la migraña
Las izquierdas, bastante más que las derechas, sueñan con planear la economía, de la que forma parte nuestra economía, la suya y la mía, e imaginan que la resuelven con sus planeamientos y de paso nos redimen por lo siglos de los siglos. Creen y lo creen a pies juntillas que sus planeamientos son muy superiores a la inteligencia social colectiva, entretejida con variedad de vínculos y beneficiaria de incontables sinergias de muy difícil escrutinio.

La evidencia empírica siempre da la razón, otorga el éxito, a la economía de libre mercado sobre la economía planificada. Siempre. No se conocen excepciones. Los mercados fuertemente regulados o forzados de Japón, Alemania, Francia o Suecia han sobrevivido porque se han beneficiado de amplios contextos de libertad en el resto del Planeta. De no existir dicho contexto dichas economías, cerriles, forzadas, hubieran terminado decantándose, a la desesperada, por la guerra y la dominación de poblaciones y territorios. Su organización social es poco flexible en el interior de sus países y encuentran las oportunidades y los excedentes en el resto del planeta.

Se presenta la economía de mercado libre como un conjunto desagregado y fatídico de acciones aisladas, que se corresponden con personas aisladas. El enunciado es por sí mismo una demostración del mal cálculo y ofuscación de los planeadores. El planeador se presenta ante la multitud como un experto que opera con conocimiento perfecto, imprescindible para el equilibrio duradero. Son planeadores que unen dos necedades para engatusar a los habientes, conocimiento perfecto y equilibrio duradero, dos necedades imposibles y cuya presunción, la presunción de que son alcanzables, debiera ser causa suficiente para ser expulsados del paraíso del libre mercado y del cielo de la razón.

Las relaciones entre las personas son complejas, con cuantiosas variables, muchas más de las que puede administrar y advertir el planeador. Si las relaciones son libres, incluso libres de manera imperfecta, la relaciones se establecen sólo, únicamente, cuando se deducen beneficios para las partes implicadas. La naturaleza de dichos vínculos, su diversidad, es tan elevada que es imposible e incluso temerario, encajarlas en reglamentos y regulaciones. Son vínculos en continua adaptación y movimiernto, evolutivos, vitales, que permiten extraer algunos patrones pero que es imposible comprimir en estrictas regulaciones y planeamientos. El mercado libre, el que se configura bajo el patrón de ganar/ganar, donde todos obtienen un excedente o aspiran a obtenerlo, es un todo con cualidades superiores al beneficio de las partes o de una parte. Y es a una parte, a una única parte, a un trozito de éxito a todo lo que puede aspirar el planeador.

En un mercado libre nadie tiene toda la información, circunstancia en la que se encuentra el planeador, a pesar de lo cual, no duda en autoproponerse como gurú y adivinador, dotado para el conocimiento perfecto. ¿Con qué propósito? Con el propósito declarado de dominar el contexto y suspender el tiempo e impedir la evolución, excepto la suya. Son estrategias teóricas y prácticas de muy malas entrañas.

He realizado una descripción que mucha gente comparte y que, no obstante, es un punto de vista que se sustrae a la acción política, para la que reservamos, caprichosamente, la cualidad de intervenir y planearlo todo, sin limitaciones, de sobre/regular lo que se ponga a tiro con idéntica pretensión al planeamiento económico, detener el tiempo, dominar el contexto, suponer que el poder político detenta el conocimiento perfecto y retardar la evolución.

La política siempre tiene entre ceja y ceja dominar la realidad mediante regulaciones grandes y menudas. Así lo cree y se reserva poder para hacerlo. No pone ningún interés, se descuida, en la hora de evaluar su improductividad, su irrelevancia, y la falta de atinencia. Tenemos pésimamente formalizada la actividad política, lo que es posible hacer y lo que no. Desconocemos los patrones constitutivos de la acción política, convertida en un cajón de sastre en el que todo vale y en el que sobresalen los asuntos prometeicos de la felicidad, la liberación y la igualdad. A la política tal como la conocemos hoy le queda mucha cirugía, mucha atención hospitalaria, mucho trabajo clínico, primero para adelgazarla y desprenderla de todo tipo de pólipos, varices, liposucciones variadas, quistes y otros desarreglos y la cura de su maltrecha analítica, hasta devolverla al estado de salud.

La política está enferma y hace enfermar. Es muy poco respetuosa con la Libertad, con la razón y con la eficiencia. Propende a la irresolución, a la parálisis, al estancamiento, opera de pésimas maneras y está a merced de procedimientos y presunciones que la infectan y la debilitan, perjudicando sus constantes vitales. Necesitamos despolitizar las relaciones humanas y formalizar mejor lo que compete a la política, lo que puede y no puede hacer. Con frecuencia hace lo que no debe y deja de hacer lo que más necesitamos. La política, tal como la hacemos, como la practicamos, la que existe, tiene muy malas mañas, peores maneras y es irresolutiva, hastía y propende a la migraña.



El día 08 de febrero, jueves, más | ANTONIO YUSTE
Humor
Tribunal Constitucional en funciones de Directorio

DIPTERIUM. El Tribunal Constitucional es un grupo de notables, no es necesario ser juez, autoconstituido como grupo de sabios, y que en la práctica por la insolvencia de nuestras intituciones, el marrullerismo sin tregua al que nos tienen acostumbrados los políticos, poco a poco, se ha ido judicializando y convirtiendo en lo que es, en poco más que un tribunal ordinario. Ahora le toca valorar, a buenas horas mangas verdes, si el Estatut es inconstitucional. Ahora, después de ser aprobado por las cámaras y ratificado en referéndum en Cataluña. Precisamente, ahora. Ha pasado de ser un Tribunal Ordinario a Directorio Revolucionario. Si resolviera que es inconstitucional el ridículo para toda la clase política que lo inspiró sería espantoso y de proporciones dantescas. Conociendo a mis paisanos anunció que harán ademán de tirarse al monte y ponerlo todo patas arriba. No es mál propósito, revisar los estúpidos procedimientos en vigor, el problema es que aspiran a ponerlo todo patas arriba para consolidar ese estado, el de patas arriba, porque nada distinto tienen que ofrecer. La conducta del Tribunal Constitucional no es alentadora y si fuera por los precedentes anteriores cabe suponer que darán por bueno el Estatut. En este caso el espántoso ridículo, una vez más, sería a cuenta del Tribunal Constitucional incapaz, hasta la fecha, de pararle los pies al nacionalismo. Si fuera miembro del Tribunal Constitucional, y no es el caso, haría lo jurídicamente posible para argumentar la conveniencia de suspender su vigencia y devolverlo a las cámaras para su reescritura. Sería lo correcto y lo mejor para los españoles. ¿A quién le importa, seamos, serios, que los nacionalistas catalanes se tiren al monte o amaguen con hacerlo? Los españoles hemos entrado en tiempo de descuento que es lo único que importa. En el horno de los españoles hay demasiada temperatura.

ENERO
Martes 06 Febrero
· La izquierda y el permanganato de potasio
Viernes 02 Febrero
· Ineficiencias de la política
Jueves 01 Febrero
· Inmensamente feliz
Miércoles 31 Enero
· Ya nada es como antes
Martes 30 Enero
· Sin respeto
Viernes 26 Enero
· zETAp, la gloria, la desdicha y el calabozo
Jueves 25 Enero
· Una historia de amor
Miércoles 24 Enero
· Ni amor se libra de amor
Martes 23 Enero
· Llega la despolítica
Viernes 19 Enero
· Violencia y Apocalypto
Jueves 18 Enero
· El Farruquito de la Moncloa
Miércoles 17 Enero
· Orgullo y prejuicio
Martes 16 Enero
· Del palacio a la cárcel
Viernes 12 Enero
· Nafarroa
Jueves 11 Enero
· La política ha dejado de ser la solución
Miércoles 10 Enero
· Cédula Fiscal
Martes 09 Enero
· El poder del terror
DICIEMBRE
Miércoles 13 Diciembre
· Soy católico, cojones
Martes 12 Diciembre
· Las formas subhumanas de la política


[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja