Martes
23 Enero 2007
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Telemadrid
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas
GEES
VÍDEO CSI. En el último capítulo, el 24, de la temporada 2005/06, de CSI New York, se relata con bastante detalle el compendio de recursos tecnológicos y técnicas de obtención de pruebas que se despliegan para proceder en un atentado con bomba.

Minuto 3'23". Identificación automática de explosivo militar C4. El que de ninguna manera es posible identificar—eso se desprende del sumario— en el salvaje atentado del 11M.

«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
Llega la despolítica
 
Robert Longo
Antonio
Yuste
LA DESPOLÍTICA será el nuevo horizonte del siglo XXI. Los será a escala global, lo será a escala europea y lo será muy especialmente, con gran intensidad, a escala local, en España. Los tiempos de economía política y electoral, son tiempos que se están desdibujando a velocidad de vértigo. El político que conocemos es lo más parecido a un domador sin fieras amanerado, emitiendo grititos y vestido para la ocasión, exhibiendo sus musculitos ridículos, un valor que se le supone y una determinación que no tiene pero que simula. Los políticos de nuestros días no transmiten certezas, transmiten simulacros y todos somos conscientes, plenamente conscientes, de los simulacros. Es lo que parece, es visible para todos y nadie discute tanta evidencia.

Hemos secuenciado el genoma humano, un saltito, uno más, entre los hitos del conocimiento, y en el mismo acto, ha sido secuenciado el “poder político”. El poder político es lo que pone el contrato. Lo que lo excede es perseguible por Ley. Llega la despolítica
Las ideologías se han hecho transparentes, son translúcidas no porque posean cualidades extraordinarias sino porque son incorpóreas, inmateriales y sin sustancia en el sentido más convencional de la palabra. Son translúcidas porque no pueden ser otra cosa y porque en puridad no son nada. Bagatelas. Los políticos, que tan sesudamente encarnan el poder político y lo hacen trascendente, son la quintaesencia de las ideologías que emanan: espíritus alados antaño inmarcesibles y ahora ya perecederos. Hace tiempo que no se dirigen a los ciudadanos. Hace tiempo que no dialogan con las gentes. Hace tiempo que no se cartean con su base social. Hace tiempo que abandonaron su estatus corpóreo, material, humano, para convertirse en entes evanescentes, en parte de una época que se marchita. Los políticos de nuestros días, son entes evanescentes (con un toque deletéreo) que se revelan a los ciudadanos a través de sus televisores. No necesitan dialogar. Ellos se revelan y los ciudadanos deslumbrados por tanta sabiduría toman nota y salen raudos y glorificados de sus hogares para expandir la buenanueva. Son entes cuchufleteros que se revelan con melodías de fondo desafinadas, coros discordantes y verdades fuleras.

—¡Sí, sí, oh Señor, bendita sea tu gloria! ¡Me lo ha dicho, me lo ha dicho!
—¿Te ha dicho qué, cálmate, quién te lo ha dicho?
—Él, el Señor, Fue Él. Se me apareció. Fue zETAp, el todopoderoso.
—¿Y qué?
—¡Me lo ha dicho, me lo ha dicho, se me han revelado!
—¿Pero qué, qué te ha dicho?
—¡Sígueme!, ¡Me ha dicho, sígueme, hemos sido llamados por el poder!

Son revelaciones mediáticas a través de mítines circenses entre latigazos y rugidos y mediante aquelarres institucionales donde las gentes uncidas por las manos contemplan como el ente, el líder evanescente, se eleva sobre el suelo. No importa lo que diga, importa que se eleve. Los políticos son increíbles porque su poder, un poder que preexiste y elige a los que son llamados, es un suflé que se desincha por segundos. El político es irrelevante porque lo es la política y lo es el poder político. Desvestido de la untuosidad institucional, el poder político se nos está revelando tal cual, exento de la sabiduría inmanente con la que se dejaba anunciar. Los atributos del poder, del poder político, los que están prescritos en la letra pequeña y en la letra gruesa, están sobre la mesa. El poder político mengua en la misma proporción que aumenta el circense, el poder simulado, el poder del simulacro para apuntalar la discrecionalidad en su uso, excediendo la letra pequeña y gruesa, la que viene en el contrato.

El poder político está dejando de existir. Lo que quedan son formas de extorsión barriobajeras, excesivas, autoritarias, taimadas y trufadas de trucos y embauques fuera de lugar y despreciables. En el caso español, formas de extorsión cuyos procedimientos están recogidos en el Régimen de la II Restauración encarnado en la Constitución de 1978 y expandidos en el
Estatut. Los políticos que conocemos son los pandilleros del Estado. Si hablamos en clave de España, el PP, el PSOE, CiU, PNV, BNG, ERC, IU, ETA… son al Estado lo que los nietas o los latinos a los barrios: bandas de tarados. Entramos en tiempos de despolítica, de desideologización, de desburocratización de las ideas y de retirada del fluido energético que ilumina el simulacro.

La política se anunciaba a las gentes, otrora, de uno en uno o en grupo. Se anunciaba a las gentes como se comunica una idea sagrada, con evangelización, transmitiendo la verdad inscrita en los manuales correspondientes, de la que se deducía la redención en la Tierra. Fue una etapa que dejó paso a la verdad revelada por los grandes líderes y transmitida a través de los grandes medios de comunicación de masas, con elevación, con suspensión en el aire, con resurreción mediática. La política como encarnación de las ideologías, sirviendo al propósito de acumular poder político es una nebulosa en extinción. La política se hacía en nombre de un pueblo, que se presumía infalible y llamado unívocamente a la bondad. Presunción gratuita por definición. Tiene moco hablar en nombre de “el pueblo” como un todo homogéneo y constante. Tiene más moco, todavía, suponer bondadoso al pueblo de manera unívoca. Recientemente, la política, la prescriben los grandes caudillos mediáticos, mujeres y hombres, a través de simulacros, en los que se separan del suelo y se elevan. El sustrato conocido de la política, el de las ideologías, siegue siendo el mismo que el de las religiones, pero sin su encanto y su densidad. La religiones hablan en nombre de Dios y las ideologías, que también han sido reveladas a un par de listos, en nombre del pueblo, un todo bondadoso, homogéneo y sabio. Las ideologías han sido inspiradas por el pueblo en forma de verdades. Los políticos son sus santones y el poder político su hisopo atómico.

Llega la despolítica, llega, o sea, el feliz descenso al suelo, el retorno a la escala humana. Llega la despolítica, es como un tsunami. La despolítica es el retorno al conocimiento, al esfuerzo, a la creatividad y el abandono de las supercherías
ideoilógicas. Hemos secuenciado el genoma humano, un saltito, uno más, entre los hitos del conocimiento, y en el mismo acto, ha sido secuenciado el “poder político”. El poder político es lo que pone el contrato. Lo que lo excede es perseguible por Ley. Llega la despolítica que elimina de un plumazo el poder imaginado de las ideologías y sus burós de tuercevelas.


El día 24 de enero, miércoles, más | ANTONIO YUSTE
Telesforo Rubio y Sánchez Manzano
Los ex-pañoles

DIPTERIUM. Los antiespañoles aspiran a la extinción de España, a su funeral. Son los ideólogos de Ex–paña, con equis. Quieren abolir España para construir Ex–paña con equis. Ex–paña es su ideología de cabecera y las víctimas del 11M sus principios filosóficos. Son españoles pero quieren ser ex–pañoles, con equis. Aborrecen la historia de España, toda ella, sin exclusiones, aborrecen a sus vecinos, a sus familiares y se aborrecen a sí mismos. Si fuera a xí mixmo, por el contrario, digo yo, se amarían. No se sienten españoles, porque quieren ser ex–pañoles. Y para la aniquilación de España se inventaron el 11M, un tinglado criminal que les ha salido, de momento, parcialmente bien. Un momento a punto de agotarse. Del 11M se tenía que deducir Ex–paña, que tenía que caer como fruta madura y no ha sido así. Los autores intelectuales de las investigaciones del 11M, incluido por supuesto el juez Juan del Olmo y la fiscal Olga Sánchez, forman parte, naturalmente, a esta conclusión llego, del entremado criminal que lo hizo posible. ¿Es posible llegar a alguna otra conclusión? Por mis propios medios llego a la conclusión de que son parte de la avanzadilla, la vanguardia de los antiespañoles, lo que no pueden mirarse al espejo porque se repugnan, porque desean con todas sus fuerzas ser ex–pañoles. El sumario del 11M está inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual —y si no fuera así debiera estarlo— como novelita de ficción, en el subgénero de terror de masas. No tiene nada que ver, como es lógico, con los hechos.

ENERO
Viernes 19 Enero
· Violencia y Apocalypto
Jueves 18 Enero
· El Farruquito de la Moncloa
Miércoles 17 Enero
· Orgullo y prejuicio
Martes 16 Enero
· Del palacio a la cárcel
Viernes 12 Enero
· Nafarroa
Jueves 11 Enero
· La política ha dejado de ser la solución
Miércoles 10 Enero
· Cédula Fiscal
Martes 09 Enero
· El poder del terror
DICIEMBRE
Miércoles 13 Diciembre
· Soy católico, cojones
Martes 12 Diciembre
· Las formas subhumanas de la política
NOVIEMBRE
Martes 28 Noviembre
· Hacia una sociedad de atractores
Viernes 24 Noviembre
· El siperonó
Jueves 23 Noviembre
· Memoria del hampa
Miércoles 22 Noviembre
· El problema
Martes 21 Noviembre
· El difícil oficio de meter
Viernes 17 Noviembre
· Conclusiones constitucionales
Jueves 16 Noviembre
· La prensa y el derecho de paso
Miércoles 15 Noviembre
· El hombre del pantalón en los tobillos
Martes 14 Noviembre
· Nancy Pelosi y los golfos del Golfo
Viernes 10 Noviembre
· Supremacismo racial y lumpenproletariat
Jueves 09 Noviembre
· El imperio de los majaderos
Miércoles 08 Noviembre
· Crímenes políticos bajo bandera falsa
Martes 07 Noviembre
· Todos contra todos, todos dentro del régimen


[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja