Martes
09 Enero 2007
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Telemadrid
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas
GEES
VÍDEO CSI. En el último capítulo, el 24, de la temporada pasada de CSI New York, se relata con bastante detalle el compendio de recursos tecnológicos y técnicas de obtención de pruebas que se despliegan para proceder en un atentado con bomba.

Minuto 3'23". Identificación automática de explosivo militar C4

«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
El poder del terror
 
El terror aterroriza. No importa el ojo con el que se mire
Antonio
Yuste
CICERÓN escribe De officiis, dedicada a su hijo Quinto, donde prescribe que existen dos tipos de deberes, los que se refieren a los verdaderos bienes y los preceptos particulares que deben formar todas las acciones de la vida. Cicerón recuerda que el hombre es razón y conocimiento pero no viene al caso porque ni ETA ni zETAp tienen conocimiento. ETA sabe muy bien cual es el verdadero bien que persigue y zETAp comprende como nadie los preceptos morales que se ocultan tras las acciones de ETA. El verdadero bien de ETA es asesinar y sembrar el terror, vive de matar. La misión de zETAp, el brazo gubernamental de ETA, es comprender el terror y descubrir a los aterrorizados, a los españoles, a mí mismo, las bondades de los asesinos y las lecciones morales que oculta su terror, el que siembra ETA y el que siembre él mismo comprendiéndola.

El terror todo lo subvierte y es mucho terror el que existe en España. Terror a nuestra clase política y terror a ETA. ETA está destruyendo a la clase política. Los partidos políticos que conocemos durarán lo que dure el régimen que los cobija y protege
ETA no ha leído a Cicerón pero sabe que si mata atemoriza, expande el terror, reduce a su adversarios por miedo y llena la andorga del impuesto revolucionario. Lo sabe como lo sabe el león cuando asedia a sus presas, o lo sabe el asesino cuando asedia a su víctima. El terror aterroriza. El dilema moral de ETA es llenar la andorga, cueste lo que cueste. ETA no repara en gastos, las relaciones públicas las subcontrata. Tiene en nómina al Gobierno Vasco, a Batasuna, a los partidos afines y al mismísimo gobierno español y a buena parte de la prensa. ETA mata y sus subcontratas le hacen las relaciones públicas. Sus valedores son los que nos explican que su violencia es de naturaleza moral merecedora de entendimiento, razón y nuestras mejores atenciones. Es el gobierno de España, con zETAp a la cabeza, el mejor aval de los asesinos y el que convierte las fechorías de ETA en un gigantesco patrimonio de muy alta significación moral, intercambiable por perdones y prebendas políticas, históricas, económicas y jurídicas.

“El proceso de paz” consiste, exactamente, en legitimar el terror otorgándole trascendencia moral, tarea de la que se ocupa zETAp, con el apoyo filosófico de Juan Luis Cebrían, el escolástico de algunos obispos y el facundo y lenguaraz del aparato burocrático del PSOE con Pepín Blanco a la cabeza. zETAp acaba de declarar que está dispuesto, toco madera,
“a dar lo mejor de sí para lograr que el proceso de paz culmine con éxito", es decir, con lo que el entiende por éxito, grandeza moral para los terroristas y gloria duradera para el crimen. Para el crimen que aterroriza y que expande la disentería y llena la andorga del impuesto revolucionario.

Es propio del derecho, claro, disponer de una fuerza pública que obligue; es propio de la moral, prescribir, leyes que se hayan en la esfera de la intención de los sujetos; y es propio de los hombres el espíritu práctico y no separar artificialmente lo que está unido naturalmente, las leyes con sustrato moral. Las leyes sirven a un propósito y todos esperan de ellas bondad consustancial. Las leyes expresan y desvelan la estatura moral de las sociedades que las practican. Las sociedades también se retratan cuando se saltan a la torera sus propias leyes o se empecinan en cerrar el paso a su modificación, impidiendo al pueblo su punto de vista o haciéndolas evolucionar en sentido opuesto a como el pueblo desea.

Es propio de zETAp, de Juan Luis Cebrián y de algún obispo, sin embargo, dudar de la eficacia del derecho y expandir la perfidia de que legalidad y moralidad están dramáticamente escindidas. Para zETAp las leyes están al servicio del capitalismo y la globalización, son neoliberales (!) esto es, de dudosísima moralidad. Para Juan Luis Cebrían las leyes están al servicio del cambio climático, del imperialismo, no son nada respetuosas con la cuenta de negocio del grupo PRISA y para algún obispo las leyes, mira por donde, no están al servicio de Dios encarnado, en este caso, en el pueblo euskaldún con Rh negativo. Por distintos motivos unos y otros convienen en privilegiar su superioridad moral corrigiendo por vía directa, vía que nace en la entrepierna, a bombazo limpio, la bajeza de las leyes. Es el hilo argumental que palpita detrás de su pregonado
proceso de paz con la excusa de su juérguica paz infinita. Ellos sustituyen al pueblo, me sustituyen a mí, porque saben mejor que el pueblo —y por supuesto mejor que yo, donde va a parar— lo que al pueblo le conviene. zETAp, Juan Luis Cebrían y el obispo de turno, hacen los hacen, sencillamente, porque son moralmente superiores a todos nosotros. ¿No lo había notado?

Por las razones antedichas, los valedores morales de ETA, han abdicado incluso de la moralidad jurídica y ni siquiera les sirve el manido “conforme a derecho”. Nos invitan a violentar la Ley para dar satisfacción a un principio moral superior y oculto, al parecer, en los asesinatos de ETA. Quieren que violentemos la Ley para hacernos cómplices o en su caso amedrentarnos con una orden de alejamiento. El poder del terror es mucho y muy intenso, aterroriza y aunque los españoles hemos otorgado plenos poderes para acabar con ETA, lo hicimos después del asesinato del concejal Miguel Ángel Blanco, nuestra lastimosa clase política se empeña en demostrarnos que nada puede alterarse, ni la Ley ni el comportamiento de ETA, para alcanzar como quiere el pueblo, la paz perpetua (la paz perpetua de verdad, no la de Kant o zETAp, la de verdad).

El terror aterroriza al pueblo. A la clase política, sobre todo a la progresada, al revés, el terror parece convenirle. El terror de los ignorantes en tanto que clarividentes y demagogos, aterroriza lo suyo. Juan Luis Cebrián es el Lenín de las Españas y zETAp el aprendiz de Stalin. ¿Se imaginan a zETAp al mando del Frente Popular en 1936 o al frente del Politburo del Partido Comunista de la Unión Soviética en 1917? Dejen volar la imaginación y átense los machos. De ETA, de la inmersión lingüística y del
todovale y valelomismo, hace mucho tiempo, pero mucho, que no nos protege el Estado y que el Estado es, precisamente, nuestro más temible adversario.

Lo de disponer de principios morales superiores a la Ley, esa juerga en la que está embarcada toda la clase política de derechas y de izquierdas, está calando muy hondo. Puede que tengan razón y puede incluso que los principios morales que convienen no sean los suyos. Poco a poco nos vamos aproximando al núcleo del problema.

A lo que voy. El poder del terror es inmenso.
El terror todo lo subvierte y es mucho terror el que existe en España. Terror a nuestra clase política y terror a ETA. ETA está destruyendo a la clase política. Los partidos políticos que conocemos durarán lo que dure el régimen que los cobija y protege.


El día 10 de enero, miércoles, más | ANTONIO YUSTE
El encantador Stalin a la edad de zETAp
Salvar a ETA
DIPTERIUM. "Salvemos ETA para salvar al PSOE". Es la consigna. Detrás de dicha consigna están en primera línea de fuego el Gobierno de España. Hoy como ayer las ikastolas y ETB, la administración del Estado en el País Vasco, sigue expeliendo basura y más basura, sin fatiga alguna. Cuesta trabajo, mucho trabajo, comprender a la clase política española, de izquierdas y de derechas, y su entendimiento de la urdimbre de un Estado de Derecho. No es de fácil asimilación el vigor aparente, lo repito, aparente, del canon cultural de izquierdas. Pienso en zETAp y veo a un Stalin machihembrado con su mismo instinto destructor. El terror aterroriza, todo lo subvierte y es mucho terror, lo repito, el que existe en España. Terror a nuestra clase política y terror a ETA. Me estremezco cuando pienso que la Humanidad siempre sale del terror por la misma puerta.
DICIEMBRE
Miércoles 13 Diciembre
· Soy católico, cojones
Martes 12 Diciembre
· Las formas subhumanas de la política
NOVIEMBRE
Martes 28 Noviembre
· Hacia una sociedad de atractores
Viernes 24 Noviembre
· El siperonó
Jueves 23 Noviembre
· Memoria del hampa
Miércoles 22 Noviembre
· El problema
Martes 21 Noviembre
· El difícil oficio de meter
Viernes 17 Noviembre
· Conclusiones constitucionales
Jueves 16 Noviembre
· La prensa y el derecho de paso
Miércoles 15 Noviembre
· El hombre del pantalón en los tobillos
Martes 14 Noviembre
· Nancy Pelosi y los golfos del Golfo
Viernes 10 Noviembre
· Supremacismo racial y lumpenproletariat
Jueves 09 Noviembre
· El imperio de los majaderos
Miércoles 08 Noviembre
· Crímenes políticos bajo bandera falsa
Martes 07 Noviembre
· Todos contra todos, todos dentro del régimen


[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja