Viernes
27 Octubre 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Telemadrid
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas
GEES
VÍDEO CSI. En el último capítulo, el 24, de la temporada pasada de CSI New York, se relata con bastante detalle el compendio de recursos tecnológicos y técnicas de obtención de pruebas que se despliegan para proceder en un atentado con bomba.

Minuto 3'23". Identificación automática de explosivo militar C4

«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
La secta de los Hermanos de la Caja Pública
 
Ron Mueck
Antonio
Yuste
SI REPULSIVO es el comportamiento político del Partido Socialista Obrero Español no lo es menos el del Partido Popular. Se conducen y comportan como sicarios del poder, esa cosa metafísica a la que sirven, el poder político. Es una paradoja pero no existe otra forma de explicarlo. Adoran el Poder Político, a él le sirven, él es la gloria y ellos sus siervos. Son miembros de una secta, los Hermanos de la Caja Pública y veneran al Dios del Poder Político. Es su única fe. Ellos son los representantes del Dios del Poder Político entre los mortales, entre los ciudadanos, a imagen y semejanza, del Dios Todopoderoso y se prodigan por las instituciones y por la vida diaria creando caudillos bragados otrora, tecnocráticos hoy, seductores y redentores siempre.

Ha llegado la hora de reducir el suflé político. Ha llegado la hora de abordar una completa reingeniería institucional y de procedimientos y dar el alto a la secta de los Hermanos de la Caja Pública
Diera la impresión de que me refiero a individuos a los que se les ha ido la pinza. En efecto. El PP, el PSOE, como el resto de partidos al uso, son estructuras neuróticas dirigidas por neuróticos, individuos fóbicos que rechazan todo lo que no retribuya en unidades de poder, son poderópatas convulsos. Situarse al frente del mismísimo poder es su aspiración máxima. Un poder político que preexiste, es excelso, genuino y omnicomprensivo. No viene a cuento entretenernos en aspectos como la separación de poderes porque es en merma de la esponjosidad celestial del poder absoluto, encarnado en el Poder Político, el que interesa y que da sentido a la fobia neurótica de nuestras burocracias partidarias.

¿Qué es el poder político? Pues eso, un suflé metafísico. ¿Qué esperaban? Un enroque neurótico existencial que se cura de un puntapiés, con una patada en los pulmones o en las espinillas y con un gancho que parta el maxilar inferior en cuatro. En lugar de decir ‘poder’ dirías, me refiero a la etapa de los pulmones prietos y el maxilar inferior roto, algo parecido a, escuchen, ‘
fffffoooder’. No es lo mismo, es obvio, 'poder' que 'fffffoooder', lo cambia todo. Cambia la perspectiva. No es necesario crear terapia alguna para la desprogramación de la Secta de los Hermanos de la Caja Pública o algún Instituto Superior de Investigaciones sobre la adición al Poder Político Metafísico. Es un procedimiento algo expeditivo pero muy eficaz, tiene la virtud de que produce resultados inmediatos sin psicoterapia, ni estrategia cognitivas que valgan. Y cómo se les da un puntapiés, pues hablando con claridad y actuando con contundencia: retirándoles el voto con determinación, sin preámbulos.

Un suflé metafísico, claro que sí, eso es el Poder Político, en cuyo nombre se cometen las mayores trapacerías. Ninguna importancia tendría, al amparo de la Libertad de Conciencia, la existencia de la
Secta de los Hermanos de la Caja Pública sino fuera, cooñññiooo, porque es un secta metementodo y porque te quitan el dinero y se apoderan poco menos que de tu alma. Nos quitan la mitad de los rendimientos de nuestro trabajo para gastarlo, menuda jeta, en nuestro nombre.

De un tiempo a esta parte, siglo y medio, pareciera que la
Secta de los Hermanos de la Caja Pública, se dividían entre izquierdas y derechas, para muchos asunto fundamental y esclarecedor y que en puridad no es más que un arquetipo sin pies ni cabeza, fallido. Los de izquierdas se habrían dedicado a fomentar el consumo y los de derecha a fomentar la producción. ¿Es posible producción sin consumo y consumo sin producción? Sin comentarios. ¿Cómo y con qué, la Secta de los Hermanos de la Caja Pública, fomentan esa cosa tan fantástica, los unos el consumo y los otros la producción? Pues con el dinero que primero nos quitan y que nos devuelven después, se supone que hecho un primor o multiplicado por tres. ¿Es eso cierto? No. La mitad de nuestro dinero se consume sufragando la estructura que lo gasta, un cuarto se disipa en comisiones y demás coimas y otro cuarto se convierte en servicios e infraestructuras. La Secta de los Hermanos de la Caja Pública se dividen, ahora en serio, básicamente, en tres grupos, los que actúan como mayoristas, los minoristas y los que se dedican al menudeo. ¿Estoy sugiriendo que la clase política, en su conjunto, es corrupta, corrupta de manera genérica? En cuanto a la clase política española, que es la que mejor conozco, no lo sugiero, lo afirmo. Es una clase política pútrida e ignorante. Si no lo fuera tendríamos otro sistema institucional de mucha más calidad y no es el caso.

Y si es cierto el citado orden de magnitud entre lo que la
Secta de los Hermanos de la Caja Pública nos quita y nos devuelve, no lo es menos que durante todo este tiempo el Estado ha cumplido un papel funcional, generando redes sociales que nadie podía generar, encarnando el instinto social y organizativo de las distintas sociedades. Y no es menos cierto, atención, que al hilo de nuestro instinto social, somos una especie social, han medrado, institucionalizándose, los depredadores, es decir, la Secta de los Hermanos de la Caja Pública.

El desarrollo tecnológico y científico, sin embargo, nos está obligando a revisar la viabilidad de dicho modelo de Estado a contramano de las pretensiones de la
Secta de los Hermanos de la Caja Pública, muy interesada en prorrogarlo. El desarrollo tecnológico y científico nos permite reducir el Estado a una cuarta parte, reduciendo a una cuarta parte el poder político discrecional. La tecnología y la sociedad ha desarrollado competencias para generar redes logísticas, económicas, de servicios, asistenciales y de ayuda mutua, en ocasiones de mayor tamaño que el propio Estado y con indicadores de productividad mucho más altos. Estamos en tiempos de reducir el suflé político. Ha llegado la hora de abordar una completa reingeniería institucional y de procedimientos y dar el alto a la Secta de los Hermanos de la Caja Pública. Ha llegado el momento de anunciar que necesitamos iniciar un periodo constituyente singular, considerando en primer lugar nuestras necesidades funcionales, sin utopías chabacanas y constituir sistemas poco disipativos, ahorradores de energía cívica y al tiempo de más alta productividad social. El bien común es deudor del saber científico y tecnológico, del conocimiento. No puede ser de otro modo y sería necio formular nuevas hipótesis funcionales de espaldas al acervo de conocimientos y posibilidades que el desarrollo tecnológico y científico nos brinda.

Hemos entrado en un periodo en el que es imperativo reasignar recursos con otro orden de prioridades y acometer una necesaria reingeniería institucional, mejorando los procedimientos que garantizan la Libertad de Acción y la Justicia para dicha Libertad de Acción. Mejorando nuestros rendimientos en términos de
‘bien comun’ y dejando atrás las formas barriobajera de conducir los asuntos públicos a la que nos tienen acostumbrados la Secta de los Hermanos de la Caja Pública, con sus pasteleos, sus regurgitaciones ideológicas y su apego a gobernar para simular satisfacción, con los sondeos, en lugar de un gobierno responsable enfocado a la verdad, a la transparencia, a la libertad de acción y la asunción de responsabilidades y, sobre todo, al conocimiento ¿Qué es eso de quitarle el dinero a la gente para devolverle en servicios e infraestructuras un cuarto de lo que entrega?, ¿dónde está escrito que el Estado gasta mejor que el ciudadano?

Necesitamos al Estado pero un tipo de Estado, el que mejor se adapta a nuestros conocimientos y a nuestras necesidades reales, el Estado que funcionalmente nos sea más útil. El Poder Político es un suflé metafísico y las razones de Estado una sinvergonzonería que debiera estar contemplada en el código penal.



El día 31 de octubre, martes, más | ANTONIO YUSTE
Bill Traylor
El fantasma de la inflación
DIPTERIUM. La bolsa de Madrid está por las nubes, en máximos históricos. Llueve dinero. Las rotativas de imprimir euros echan humo. ¿Quiere dinero? Tome dinero. Por lo mismo le darán tres veces más, quinientas veces más, no importa. Estamos dentro de un ciclo de inflación de proporciones dantescas y poco importa que no forme parte de la cifras macroeconómicas. Es una inflación que se oculta. El euro cada vez vale menos y compra menos cosas. Después de una década cerrando oficinas, los bancos entran en otro ciclo de disputa por el cliente. Abren oficinas. Es la locura. Será por dinero. ¿Será cierto que nuestra economía se salva o redime con dinero, con dinero que se debe? La clase política europea necesita salvarse y no ha encontrado mejor procedimiento que inyectar dinero, dinero que se debe, en el circuito de las economía familiares y empresariales. Dinero a raudales. La esclerosis económica es real. Europa está muy lejos de dar la vuelta a la esquina en su estrategia económica. Todo es Estado. ¿Quieres dinero? Toma deuda. ¿Podemos con la risa? Por supuesto, no se puede con el llanto pero con la risa siempre se puede. Con la deuda se puede menos pero se aplaza, que remedio, que la paguen los nietos.
OCTUBRE
Jueves 26 Octubre
· Sustitución sagrada
Miércoles 25 Octubre
· La Europa turbia
Martes 24 Octubre
· El ocaso del Estado retardatario
Viernes 20 Octubre
· La enemiga de los pobres
Jueves 19 Octubre
· Gobernar con la mano en bragueta ajena
Miércoles 18 Octubre
· La extraña vida de los presupuestados
Martes 17 Octubre
· Macroeconomía del mal gusto
Miércoles 11 Octubre
· La derrota del PSOE
Martes 10 Octubre
· Pierolapithecus catalaunicus
Viernes 06 Octubre
· La cárcel verbal
Jueves 05 Octubre
· El carnero
Miércoles 04 Octubre
· La otra cara
Martes 03 Octubre
· La función
SEPTIEMBRE
Viernes 29 Septiembre
· La funesta Unión Europea
Jueves 28 Septiembre
· Presupuestos para la agitación, contrahechos
Miércoles 27 Septiembre
· ¿Minarete o misil?
Martes 26 Septiembre
· Fin de régimen, fin de fiesta
Viernes 22 Septiembre
· Los mentecatos felones
Jueves 21 Septiembre
· Cero al Congreso
Miércoles 20 Septiembre
· El asedio del Islam
Martes 19 Septiembre
· Los chicholinos
Miércoles 13 Septiembre
· Todos a por todas
Martes 12 Septiembre
· Bin Laden tiene un problema de marketing
Viernes 08 Septiembre
· Homo Emigrans
Jueves 07 Septiembre
· Pulguero
Miércoles 06 Septiembre
· La burbuja ideológica
Martes 05 Septiembre
· Las facciones del Rey
Viernes 01 Septiembre
· El último país del mundo


[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja