Miércoles
18 Octubre 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Telemadrid
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas
GEES
VÍDEO CSI. En el último capítulo, el 24, de la temporada pasada de CSI New York, emitido en el canal AXN de Digital+, se relata con bastante detalle el compendio de recursos tecnológicos y técnicas de obtención de pruebas que se despliegan para proceder en un atentado con bomba.

Minuto 3'23". Identificación automática de explosivo militar C4

«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
La extraña vida de los presupuestados
 
Christopher Murphy
Antonio
Yuste
EXISTE UNA ley formulada por Jean Baptiste Say que afirma que la superproducción general de productos es insostenible, al igual que el desempleo generalizado, pues el hombre produce bienes con el único objetivo de consumir otros bienes. Lo que quiere decir que nunca se produce una diferencia real entre gastar y ahorrar porque los bancos financian préstamos destinados a la inversión. Al aumento de la inversiones, por lo tanto, le sucede un aumento de la demanda y de creación de empleo. Cuando la economía es lógica, entonces, es estable. ¿Hacía falta que lo dijera Jean Baptista Say? Es obvio que no. El hombre produce bienes porque necesita cubrir sus necesidades, asunto tan viejo como nuestra especie. Ahora bien, ¿nuestra economía es así, de verdad nuestra economía responde a dichos patrones? Pues no. A la economía le hemos añadido mucha política haciéndola caprichosa e impredecible. Política sometida a intereses particulares que agrupamos con desfachatez, alegremente, bajo el epígrafe de ‘interés general’.

La vida en un puño, en el puño del gobernante. La economía variará enormemente, variará nuestro bienestar y para bien, en la misma medida que la liberemos de las garras del poder político
El valor de nuestras transacciones, del intercambio de bienes y servicios, los medimos en moneda y hace mucho tiempo que el valor de la moneda no está respaldada por un tesoro, por oro, platino, plata y piedras preciosas. Las variaciones del poder adquisitivo de nuestra moneda estaban vinculadas a las fluctuaciones del precio del oro y poco más. La economía era estable y cuando las transacciones no se podían realizar en monedas o papel moneda se realizaba con el sistema convencional, con un trueque que compensara a ambas partes. El valor de las monedas y del papel moneda estaba garantizado por una entidad emisora a la que se suponía con suficientes riquezas, oro, para respaldar su emisión. ¿Qué tenía el oro? Poesía, lucía como el Sol. Excepto poesía no servía y sigue sin servir para cosa alguna. ¿Quiero decir que la poesía no tiene ningún valor? Nada de eso. La prueba de que tiene un valor extraordinario es que respaldó el poder adquisitivo de nuestras monedas hasta bien entrados los años 70 del siglo pasado y que en la mayor parte de Asia los ahorros, una parte importante, hay costumbre de transformarlos en oro, más fiables que el papel moneda. Lo cierto es que hace mucho tiempo que nuestras monedas no están respaldadas por tesoro alguno y que dependen de variados controles políticos. La población mundial ha crecido espectacularmente y los intercambios de bienes y servicios son tantos y tan intensos que no existe suficiente oro para respaldar el papel moneda circulante.

A lo que voy, a John Manyard Keynes no le gustaba la visión de la economía circular capaz de autoregularse. Afirmaba que la gentes retenían el dinero, ahorrando sin invertir, retirando recursos de la vida económica, de la circulación, paralizándolos, y que el paro podía ser permanente. Keynes afirmaba que si las gentes no invertían debiera hacerlo el Estado para compensar dicha disfunción. ¿Cómo? Añadiendo dinero al sistema, añadiendo monedas y papel moneda, mediante la concesión de créditos y la manipulación de los tipos de interés. Es decir poniendo a trabajar las imprentas de las distintas Casas de Moneda de los distintos países. No se sabe con precisión, aunque yo supongo que fue extraordinaria, la influencia que sobre sus teorías tuvo el modelo de Mussolini y el de Miguel Primo de Rivera, modelos que tendían a la estabilidad de los precios domésticos y a las inversiones a partir de una fuerte involucración del Estado.

Keynes añadió contención a la intervención del Estado, a la intervención del poder político en su
Teoría del Empleo, Interés y Dinero, para no oscurecer en exceso el mercado, mientras que sus mentores, Musolini y Primo de Rivera, se la restaban. Todos, no obstante, coincidían en sobrevalorar el papel del Estado y sobretasar la economía con elevadas dosis de política. Fue una época en que abundaban los que suponían que la mejor forma de corregir la distancia entre lo que la gente pensaba que podía ocurrir y lo que realmente ocurría consistía en aumentar la intervención política. El crack del 29 estaba uncido a la sobrevaloración radical de las expectativas que generó la radio, el teléfono y la energía eléctrica. El aumento o disminución irracional de las expectativas de la gente tenía su origen en las decisiones políticas —la contratación por parte del Estado de centrales eléctrcas, telefonía y servicios de radio— y lo lógico para los que pensaban como Keynes era corregir dichas expectativas mediante una mayor intervención política. Keynes vistió académicamente una vieja obsesión de la izquierda y la derecha: estabular la economía a través del Estado.

Desde entonces hasta hoy, salvo el paréntesis de la etapa Friedman, con una relativa hegemonía de la tesis de Hayek, que se corresponde con las etapas de Reagan y Thacther, continuadas por Clinton y Blair, la macroeconomía se ha dedicado a servir a la política, al poder político, ideando estratagemas para reforzar el control de la economía por la política. Por eso se dice, con tanta alegría y desenfado como irresponsabilidad e ignorancia, que lo que no está en los presupuestos no existe. Todo es política o en todo caso economía política o electoral en detrimento de la Libertad de acción de los verdaderos protagonistas de la acción económica, de los verdaderos protagonistas de la innovación por eficiencia o por cambio tecnológico, aspectos estructurales de primer orden de la economía y totalmente ajenos a las competencias específicamente políticas. Les hablo de la inadecuación de la política, del poder político, para dominar la especie humana a través de su acción más significativa el intercambio de bienes como distintivo de su interdependencia y sociabilidad.

O estamos en los presupuestos o no existimos. Somos los presupuestados, ciudadanos presupuestados, que existimos gracias a los políticos que nos meten en los presupuestos. La degradación de la acción política ha llegado a límites inauditos, al punto de permitirse la licencia de someter o intentar someter a la ciencia, a la tecnología, a la cultura y al talento individual o de grupo, los verdaderos mimbres de la interdependencia y el intercambio de bienes y servicios. La macroeconomía es el instrumento que utiliza el poder político para someter la interdependencia. A mayor Estado, mayores presupuestos. A mayores presupuestos, lógicamente, mayor recaudación fiscal, es decir mayor trozo de la economía mangoneada por el poder político y mayor cuantía de nuestras vidas intervenida por el poder político.

La vida en un puño, en el puño del gobernante. Es la extraña vida de los presupuestados, siempre a merced del poder político. La economía variará enormemente, variará nuestro bienestar y para bien, en la misma medida que la liberemos de las garras del poder político, en la misma proporción que liberemos la enorme energía social que todas las sociedades contienen, en la misma medida que mejoremos nuestras habilidades sociales para organizar la interdependencia y la convivencia en Libertad, Justicia y Prosperidad. La glorificación del Estado Flatulento Expandido, la santificación del poder político se corresponde con un estadio de la humanidad con habilidades sociales, ahora mismo, obsoletas.



El día 19 de octubre, jueves, más | ANTONIO YUSTE
Enjeong Noh
Varón y asesino,
todo en uno
DIPTERIUM. El poder político trata los problemas sociales a partir de sus entendederas. Y ha entendido que la violencia doméstica es un nefasto asunto de machismo, de berracos asesinos, es decir, es un asunto que quedaría resuelto si se erradicara el machismo. El poder político ha decidido que los hombres matan a las mujeres por su mala educación y que varón es sinónimo de asesino. Naturalmente, no hay peor educación que la del propio poder político. No pueden ser más idiotas porque estamos en el umbral de un límite físico. Lo hombres ya no matan a sus mujeres, como siempre, como antaño, como lo hacen en todas las culturas y religiones, por sadismo psicopático, por esquizofrenia o por celofilia, a saber, por enfermedades psiquiátricas agudas. Dejo aparte el islamismo y las ideaciones culturales misóginas por atávicas. Desde la irrupción del pensamiento ignorante, del pensamiento progresista progresado, progrero, señoras y señores, se mata por machismo y al machismo se le combate con consignas, con la ideología correspondiente, con órdenes de alejamiento y pulseritas. Es una desgracia, una calamidad que, a pesar de todos los esfuerzos ideológicos, las mujeres sigan siendo asesinadas por los de siempre: los sádicos o psicópatas, los esquizofréncios y los celofílicos a los que les importa un cuerno las órdenes de alejamiento y las pulseritas. Debieran estar encerrados o bajo estricto tratamiento psiquiátrico, internados, en el caso de los esquizofrénicos y los celofílicos, pero están con órdenes de alejamiento. Lo decisivo y crucial para el poder político, a las pruebas me remito, es convertir a la mitad de la humanidad en un grupo criminal.
OCTUBRE
Martes 17 Octubre
· Macroeconomía del mal gusto
Miércoles 11 Octubre
· La derrota del PSOE
Martes 10 Octubre
· Pierolapithecus catalaunicus
Viernes 06 Octubre
· La cárcel verbal
Jueves 05 Octubre
· El carnero
Miércoles 04 Octubre
· La otra cara
Martes 03 Octubre
· La función
SEPTIEMBRE
Viernes 29 Septiembre
· La funesta Unión Europea
Jueves 28 Septiembre
· Presupuestos para la agitación, contrahechos
Miércoles 27 Septiembre
· ¿Minarete o misil?
Martes 26 Septiembre
· Fin de régimen, fin de fiesta
Viernes 22 Septiembre
· Los mentecatos felones
Jueves 21 Septiembre
· Cero al Congreso
Miércoles 20 Septiembre
· El asedio del Islam
Martes 19 Septiembre
· Los chicholinos
Miércoles 13 Septiembre
· Todos a por todas
Martes 12 Septiembre
· Bin Laden tiene un problema de marketing
Viernes 08 Septiembre
· Homo Emigrans
Jueves 07 Septiembre
· Pulguero
Miércoles 06 Septiembre
· La burbuja ideológica
Martes 05 Septiembre
· Las facciones del Rey
Viernes 01 Septiembre
· El último país del mundo


[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja