Miércoles
04 Octubre 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Telemadrid
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas
GEES


«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
La otra cara
 
Harald Thys / Jos De Gruyter
Antonio
Yuste
EL 11M ES COMO una cebolla, tiene muchas capas. El 11M actúa como catalizador de muchos valores y significados. Tiene una indudable significación dramática, moral, intelectual, institucional, económica y política. El 11M se ha llevado por delante el régimen surgido de la Transición. El acto criminal del 11M, que pudo acabar con la vida de dos mil personas, tenía malas mañas y peores instintos. Sembró mucho dolor innecesario y gratuito a causa de una pésima interpretación del poder político y su importancia real. La energía insana, la ya acumulada, para entorpecer las investigaciones, las reales, las que buscan la verdad, está destruyendo la escasa legitimidad moral de un régimen de pésimas hechuras. El Estado, como tantas veces en la historia de España, experimenta una escalada de indecencia e inmoralidad muy perturbadora. El espectáculo dantesco que se produjo el 20 de Septiembre en el Congreso, en el que se escenificó la existencia de un sindicato político confabulado para silenciar a sus señorías e impedir que se dudara y aún se hablara de la versión oficial del 11M, dejan en una incalificable posición a dicha institución y el entendimiento que de la misma tienen sus moradores. No es posible dar una lección tan indigna sobre la poca estima en que se tiene a la libertad, a la democracia y a la Cámara de Representantes del Pueblo; sobre la poca estima, yendo al grano, que se tiene al pueblo español y a sus representantes.

Las actividades públicas tienen alternativa privadas, las alternativas privadas compiten entre sí y la noción misma de alternativa y opción queda en entredicho cuando surge un nuevo vector. Las decisiones políticas se acortan y estrechan hasta casi desaparecer y la propia noción de poder político, en sociedades abiertas, tiene un escaso juego y una débil importancia
La economía arrimada a la onda expansiva del 11M, sin dudar que ha podido conquistar algunas plazas, es muy difícil que pueda repetir dichos hitos y es muy improbable que se salga de rositas. El esclarecimiento del 11M, aunque ahora mismo, según lo cuento, parezca economía ficción, será el interruptor que retire el fluido financiero a muchas iniciativas en apariencia expléndidas. La importancia económica del 11M apenas se adivina y somos muy poco conscientes de su profundo calado.

Con todo, lo más sobresaliente del 11M es la amarga lección que hemos aprendido: vivir en un mal sistema jurídico/político solo retribuye en pesadillas, impensables en un Estado de Derecho mejor concebido y con mejores bases morales. Hemos aprendido una lección de trascendencia histórica: los sistemas sí importan y disponer de instituciones de calidad, bien conformadas, con una limpia cadena de legitimidad, es sustantivo para garantizar su perdurabilidad y sus beneficios. El buen Estado de Derecho bajo ningún concepto es un brindis al Sol y desde luego no está supeditado a la supremacía de los poderes económicos y la petulante superioridad de las ideologías rabaneras. Es la lección que queda y que cuenta. El mundo antiguo del siglo XX se desvanece y se desvanece y desdibuja a mayor velocidad como consecuencia del 11M.

El 11M ha puesto sobre la mesa la inconsistencia de un sistema político en el que una minoría puede dominar un partido, el partido el Estado y el Estado con todos sus tentáculos, dominar y manipular a la sociedad, al pueblo en su conjunto. Los sistemas que encadenan procedimientos para delegar poder político, son sistemas burocráticos que tienen a la hipertrofia y con una tendencia intrínseca a convertir los procedimientos en el fin último. Cuando el sistema es penoso las personan que lo habitan están condenadas a generar y expandir las penalidades.

Hace décadas que no existen, por razón de la propia evolución social y de la expansión de la sociedad de la información, mayorías homogéneas, mayorías políticamente homogéneas. Es un dato bien conocido aunque dicho conocimiento, a las pruebas me remito, no ha sido suficiente razón para revisar nuestro sistema, gestionado por una clase política sorda, ciega, sin tacto ni olfato y muda para lo que le conviene. Disponemos de una clase política adiestrada psicológicamente para vivir en un mundo opaco, de mentiras estructurales y sistemáticas, más atenta a obtener su rédito del poder que a distribuirlo y legitimarlo. Nuestra clase política está confortablemente instalada en la mengua de los derechos históricos, civiles y políticos de los españoles. Han instalado su campamento en una finca ajena, nuestros derechos y el 11M está contribuyendo y lo hará mucho más en el futuro para que los ocupas se den por enterados de que están en finca ajena. La amenaza de desahucio es más que real.

El proceso de construcción de la subjetividad ha dejado de ser un proceso colectivo, exclusivamente colectivo, antropológicamente homogéneo, para dar paso a una nueva morfología cívica que diversifica sus capas, vetas y sedimentos y multiplica su energía. La sociedad de la información ha dado paso a una sociedad más activa, menos dependiente de exclusivos canales de información, que no descansa en generar vectores científicos, tecnológicos, económicos, sociales y por supuesto culturales, imposibles de reprimir para que quepan en los estratos clásicos de mayoría y minorías estancos y poco dinámicos.

Las actividades públicas tienen alternativa privadas, las alternativas privadas compiten entre sí y la noción misma de alternativa y opción queda en entredicho cuando surge un nuevo vector. Las decisiones políticas se acortan y estrechan hasta casi desaparecer y la propia noción de poder político, en sociedades abiertas, decrece en importancia. La nueva morfología cívica acorta los plazos para la toma de decisiones y propende a la distribución de poder, por su propia naturaleza, sin necesidad de reivindicación política, para rescatar e insertar en el sistema la fabulosa energía que contiene. Lo que se opone a todo esto es la política clásica amasada alrededor de la noción de poder político clarividente y en la práctica, como se desprende del 11M, charcutero.

El 11M contribuirá a desbloquear y desestructurar un sistema ocluido por una clase política parasitaria y un ideario político instalado en el imaginario colectivo que permanece todavía arracimado alrededor del oscurantismo de las ideologías chabacanas y en colisión con sus propias prácticas sociales. Del esclarecimiento del 11M surgirá un nuevo liderazgo moral, intelectual y antropológico que acelerará el desahucio de las ideologías ocupas del espacio institucional y público y, probablemente, lo hará con más celeridad y apremio que en el resto de Europa. Es la otra cara del 11M.



El día 05 de octubre, jueves, más | ANTONIO YUSTE
Baltasar Garzón
Garzón y el ronzal
DIPTERIUM. El departamento de Prensa y Agitación del PSOE, integrado, lean, por la primera, la segunda, la cuarta, la quinta y la sexta, canalSur1, canalSur2, los tres canales de la televisión catalana, los dos canales vascos y la televisión canaria, el grupo Moll, el grupo Vocento, el grupo Voz, el grupo Zeta, La Vaguardia, Las Provincias, El Heraldo, los dos grupos de prensa andaluz, el grupo Prisa al completo… les ha faltado tiempo para sustituir el binomio verdad/mentira por derecha/izquierda. La izquierda al parecer proporciona un cierto barniz de honradez y la derecha de ignominia. Eso creen. Desconozco cuantos más se lo creen. De modo que si se acusa a los que enarbolan la verdad, de fachas y a los que apalancan la mentira, de valerosos hombres, bragados, se prorroga el apaño del poder. ¿Es verdad? No y sí. Digo sí, porque existen incautos hipnotizados, es obvio, que piensan y votan con las tripas y son de izquierdas por parte de madre o padre o porque militan en el movimiento antiSol, digo antiglobalización. Y digo no, porque son demasiados los que tienen la mosca entre las dos amigdalas y no tragan. Garzón le proporcionó, a cambio de qué, un balón de oxígeno al gobierno de su majestad republicana zETAp y le ha costado un disgusto. El susodicho Departamento de Agitación y Propaganda del PSOE afirma que los magistrados que no creen a Garzón son de derechas y los que le creen, caray, de izquierdas. Es una forma de ver las cosas. Otra posible y más probable es que no le apoyan los que defienden la verdad y le dan su respaldo los que sostienen la mentira. Lo único cierto es que cada vez son más los que no tragan, los que no soportan más moscas entre las amigdalas. Los malos quieren poner un ronzal a la verdad. Es difícil. Más difícil aún es hacerla volver al corral.
OCTUBRE
Martes 03 Octubre
· La función
SEPTIEMBRE
Viernes 29 Septiembre
· La funesta Unión Europea
Jueves 28 Septiembre
· Presupuestos para la agitación, contrahechos
Miércoles 27 Septiembre
· ¿Minarete o misil?
Martes 26 Septiembre
· Fin de régimen, fin de fiesta
Viernes 22 Septiembre
· Los mentecatos felones
Jueves 21 Septiembre
· Cero al Congreso
Miércoles 20 Septiembre
· El asedio del Islam
Martes 19 Septiembre
· Los chicholinos
Miércoles 13 Septiembre
· Todos a por todas
Martes 12 Septiembre
· Bin Laden tiene un problema de marketing
Viernes 08 Septiembre
· Homo Emigrans
Jueves 07 Septiembre
· Pulguero
Miércoles 06 Septiembre
· La burbuja ideológica
Martes 05 Septiembre
· Las facciones del Rey
Viernes 01 Septiembre
· El último país del mundo


[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja