Jueves
31 Agosto 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Telemadrid
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas
GEES


«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
Regula que algo queda
 
Elsbeth Coop. Incidente mortal
Antonio
Yuste
GIRE SOBRE SÍ MISMO, no importa donde se encuentre, y gire los grados que quiera y alce la vista y agudice el oído. A su alrededor siempre habrá una opinión o un medio de comunicación dispuesto a ofrecer una nueva regulación, la enésima, para salvarle la vida, su economía y hacerle más feliz. Llevamos dos siglos bajo la ficción de que la mejor solución es traspasar los trastos de administrar nuestra vida al Estado. Los siglos XIX y XX han sido siglos consagrados a la inhibición del individuo a favor del Estado, devenido en Dios por obra y gracia de nuestras supersticiones. No ha funcionado. Dos siglos son doscientos años y es mucho tiempo. No funciona. Regular una y otra vez, sobre lo mismo, mil veces, que si paquí, que si payá, limitando libertades, burocratizando la forma de vivir, no funciona y lo que es peor, cuando el sistema se derrumba, genera monstruos. Ha dado el juego que conocemos. Su funcionalidad ha llegado al límite de sus posibilidades y ha llegado la hora de frenar en seco, repensar la situación y buscar otras alternativas.

Disminuyen los accidentes mortales a cuenta de un aumento desorbitante de los costes burocráticos. La regulación sobre regulación es un delirio de la razón. El paroxismo burocrático y reglamentario que hoy conocemos es una enfermedad mental aguda. Estamos gravemente enfermos. Los remedios que nos vienen a la mente pasan indefectiblemente por ahogarnos en burocracia y enfangarnos en el detritus de las sobrerregulaciones. Nos alejamos de las leyes de la naturaleza y de la física, a la misma velocidad que nos hundimos en el lodazal de las regulaciones, de la burocracia y de la ineficiencia.

¿Qué respeto se puede tener por quien con tanta facilidad se inhibe y pasa de todo?, ¿qué respeto se puede tener —hay que ponerse en su lugar— por individuos como nosotros, adictos a la inhibición moral y a traspasar responsabilidades individuales, propias, al Estado?
La seguridad sobre nuestros bienes y la protección de nuestras vidas se la hemos encomendado a estructuras a las que les encomendamos misiones contradictorias, protegernos y dominarnos. Las estructuras que debieran protegernos son las mismas que nos dominan. ¿Qué cosa es esa? El aparato del Estado es el aparato de unos pocos. Sobre la mesa de nuestros jefes de seguridad se amontonan nuestros trastos de autogobierno, la responsabilidad de los individuos de procurarse seguridad para su vida y los suyos; se amontonan leyes y reglamentos con el saldo final de indefensión. Impunidad para el que nos aniquila y manga ancha o confusión máxima para el que debiera gestionar nuestra seguridad.

En el último capítulo, el 24, de la temporada de CSI New York, emitido en el canal AXN de Digital+, se relata con bastante detalle el compendio de recursos tecnológicos y técnicas de obtención de pruebas que se despliegan para proceder en un atentado con bomba. Para conocer el contenido del Módulo de Identidad del Abonado (SIM) de un móvil, para simular la onda expansiva de una explosión, para identificar el detonador, para identificar el explosivo y procedimientos para no contaminar el lugar de donde se extraen las pruebas. Técnicas y procedimientos que emplea la policía española y todas las policias del mundo y que se sabe se emplearon en el 11M.

En la serie se utiliza un cromatógrafo-espectrómetro, GCMS (Gas Chromatrography Mass Spectrometry), del tamaño de una impresora para identificar el explosivo en segundos. Los cromatógrafos que están en el mercado y que se pueden adquirir en eBay, haga la prueba, responden a estándares para la identificación de sustancias forenses y pueden realizar test específicos, identificación positiva de una sustancia en las muestras aportadas. Pueden identificar categóricamente si existe o no tal sustancia casi en tiempo real. Existe en el mercado, a mayores, narices electrónicas que proporcionan los datos que necesitamos, instantáneamente, acercándolas, simplemente, al lugar de la explosión.


Minuto 3'23". Identificación automática de explosivo militar C4

La pretensión del Ministerio del Interior del
Reino de España, repito, del Ministerio del Interior del Reino de España, no de Malaui, de eludir la respuesta de si el explosivo utilizado por los asesinos del 11M, era dinamita, C4 o Semtex, si contenía nitroglicerina, ciclonita, pentrita o ciclotol, si contenía ciclotrimetil enetrinitamina o pentaerytritol tetramitrato, es sencillamente inconcebible. Es una pretensión, por sí misma, absurda y delirante. No se me ocurre nada que pueda justificar dicha actitud. Su actitud sigue siendo incomprensible incluso si se parte de la premisa de que ocultan datos para protegerse, puesto que entre todas las posibles es la estrategia que axiomáticamente más les incrimina. El absurdo es de tal tamaño que limita nuestra forma de interpretar su comportamiento a dos razones:
No obedecen a ningún principio moral.
No tienen de qué preocuparse, están protegidos por sobrerregulaciones, por legislación y procedimientos, que les garantizan impunidad cualquiera que sea su forma de proceder.

Dice un amigo que son deduciones lógicas pero que todo es más chicharrero. Se han quedado solos defendiendo la versión oficial y están muy nerviosos. Los medios de comunicación afines están soltando lastre, necesitan alejarse de una versión oficial indefendible, y les han abandonado. Me asegura que no es cierto que todos los implicados o conocedores de los hechos se correspondan con individuos sin principios morales, huecos y vacíos de convicciones. Se avecinan sorpresas y revelaciones de grueso calibre. Son gente, a secas, me insiste, muy presionada y a punto de estallar. Desde el punto de vista de la policia, es al revés, se sienten muy vulnerables y desprotegidos con una legislación que les complica mucho su trabajo. De ningún modo se sienten impunes, se sienten más bien, perseguidos. Estamos ante un asunto, o sea, paranormal con un único perdedor: los españoles.

Con el fino instinto que le caracteriza. Luis del Pino, al que tanto le debemos, afirma que zETAp tenía razón y que todo el 11M es un asunto prístino, suficientemente esclarecido. Vean:
Para asesinar a 192 españoles... y provocar un vuelco electoral
Unos vulgares camellos llenos de fervor islámico... pero no tanto como para inmolarse
Construyeron unas bombas... sin dejar una sola huella ni rastro de ADN
Usando mochilas llenas de un explosivo... del que no aparecen restos en los trenes
Mezclado con metralla... que no hirió a ninguna de las 192 víctimas
Cebado con un detonador... que tampoco dejó ningún resto
Alimentado por un teléfono... que no garantizaba la corriente suficiente
Que tenía en su interior una tarjeta delatora... innecesaria para que la bomba explotara
Todo ello metido en unas papeleras... tres veces menores que las mochilas

Asuntos, ya digo, paranormales, Luis del Pino cita unos pocos, y pareciera que habituales y muy comunes para la policía española, no para el resto de policías, pero sí para la policía española, y ante los cuales, es lo que cuenta, los españoles estamos tirando a indefensos a pesar de la sobrerregulación y de que a nuestro alrededor solo surgen iniciativas que insisten en la misma dirección, aumentar la regulación, la burocracia y atestar aún más las mesas de nuestros políticos con nuestra sistemática y contumaz inhibición a favor de un Estado que tiene sus propios intereses con resultado, en ocasiones, de traición.

El mensaje de nuestros políticos siempre es el mismo:
“déjame a mi”. Y nos encanta. Es un mensaje delirante e inconsistente, pero nos encanta. Los políticos nos pueden ayudar, pero de ningún modo sustituirnos. Somos un sistema biológico y las sustituciones no funcionan. Ellos han venido a este mundo a poner orden en nuestras vidas, en nuestra economía y en el mercado. ¿Cómo? Con regulaciones, con burocracia y traicionándonos. ¿Qué respeto se puede tener por quien con tanta facilidad se inhibe y pasa de todo?, ¿qué respeto se puede tener —hay que ponerse en su lugar— por individuos como nosotros, adictos a la inhibición moral y a traspasar responsabilidades individuales, propias, al Estado? Se avecinan nuevas soluciones para necesidades viejas, pero muy acuciantes.


El día 01 de septiembre, viernes, más | ANTONIO YUSTE
Curiosidad. Armas que deben tener los suizos en sus domicilios con sus respectivas municiones. Están fabricadas por SAN Swiss Arms. Arriba: Pistola semiautomática SIG P220. La utilizan numerosas policías y ejércitos. Abajo. Sig 550, fúsil de asalto Suizo, una de las modalidades, lo utiliza la OTAN, la armada francesa y otros ejércitos.
Otra perspectiva de los sempiternos problemas de seguridad
DIPTERIUM. En Suiza el servicio militar es obligatorio para los hombres y voluntario para las mujeres. Desde hace una década existe la prestación social sustitutoria, con la salvedad de que quien opta por dicha alternativa tiene que pagar más impuestos (paga la seguridad que le prestan sus vecinos). Para una población de 7,2 millones de habitantes tiene un ejército de 524 mil regulares. Cinco veces más que España. Terminado el servicio militar los suizos están obligados a enrolarse en la Guardia Nacional, hasta los 42 años. Durante este tiempo están obligados a mantener armamento en sus domicilios con la correspondiente munición proporcionada por el gobierno. Las armas tienen que estar alojadas en armarios de seguridad sellados y existen estrictos protocolos de uso. Existen en el país alrededor de 4 millones de fusiles de asalto y otro tanto de pistolas. Suiza e Israel son los países del mundo con mayor poder de fuego por persona. Lógicamente, hasta los 42 años, los miembros de la Guardia Nacional tiene que ejercitar sus habilidades militares y es la razón que explica que Suiza esté a rebosar de polígonos de tiro y de festivales de tiro, Schuetzenfest. Si viaja por Suiza, se encontrará rifles enfundados por todas las partes, en los restaurantes, en bicicleta, en el tren, al hombro, en los coches, camino o de vuelta del polígono de tiro. Los Schuetzenfest son para todas las edades, mujeres y varones, y existe un gran mercado alrededor de los rifles militares de asalto sobrantes dado que a los 43 años se devuelven las armas a la Guardia Nacional. Suiza no es un país que pueda ser invadido. Hitler invadía países, preferentemente, con fuertes restricciones a la posesión de armas. “Los suizos se encuentran bien pertrechados y disfrutan de una gran libertad,” escribía Maquiavelo en 1532. ¿Es Suiza un país seguro?. Suiza e Israel son los países más seguros del mundo y la razón de tanta seguridad tiene su explicación en su gran cultura cívica. La misma que tiene Estados Unidos. El problema de Estados Unidos es que abundan las subculturas violentas. La influencia de Suiza sobre la segunda enmienda de los Estados Unidos es reconocida por todos los constitucionalistas. La 2º enmienda dicta que “Una milicia bien regulada, que resulta necesaria para la seguridad de un estado libre, y el derecho del pueblo a poseer y portar armas, no deberán ser infringidos”. En Estados Unidos también existe una Guardia Nacional. Por si le interesa saberlo, España es el país europeo con más presos por cien mil habitantes, 140, superando al Reino Unido, tradicional líder de tan siniestro ranking. Testimonio de la ejemplar seguridad suiza es el anuncio realizado el 26 de agosto por Franco Frattini, Comisario Europeo de Seguridad, proponiendo que se adopte el Sistema Suizo de 1980, de marcación e identificación de explosivos, 26 años después, con la que está cayendo, de su despliegue en la República Helvética. El sistema exige que los detonadores incorporen una determinada estrategia de identificación y los explosivos una identidad única, un factor de identificación, una impresión química, que permita establecer con seguridad, incluso después de la explosión, su procedencia y la fecha de fabricación del artefacto. Pregunta: ¿adoptó España alguna medida teniendo como tenía una siniestra banda terrorista en su territorio adicta a las explosiones?.
AGOSTO
Miércoles 30 Agosto
· El error de la indefensión
Martes 29 Agosto
· El persistente encanto de la peseta
Viernes 25 Agosto
· Somos atractores
Jueves 24 Agosto
· V. Contra Mejunje, Experimentación
Miércoles 23 Agosto
· IV. Contra Dominio el Estado, Legitimidad
Martes 22 Agosto
· III. Contra Anticapitalismo, Libertad
Viernes 18 Agosto
· II. Contra Igualdad, Pertenencia
Jueves 17 Agosto
· I. Contra Felicidad, Individualización
Miércoles 16 Agosto
· El EFLE (Estado Flatulento Expandido)
Martes 15 Agosto
· Los palanganeros
Viernes 11 Agosto
· El corral
Jueves 10 Agosto
· Yo no soy Jehová
Miércoles 09 Agosto
· La justicia como terapia
Martes 08 Agosto
· Las ideologías de la momia
Viernes 04 Agosto
· El declive del chambón
Jueves 03 Agosto
· ¿Somos buenas personas?
Miércoles 02 Agosto
· El PPOE
Martes 01 Agosto
· Partidogenia
JULIO
Viernes 28 Julio
· Al Qaeda, Rub Al-Qaba, Rajoy y el Rey
Jueves 27 Julio
· CSI, la serie que levantó la enaguas a zETAp
Miércoles 26 Julio
· ¿Éste Sultán y éste Rey?
Martes 25 Julio
· El embudo se estrecha
Viernes 21 Julio
· La cólera de Alá
Jueves 20 Julio
· La España fétida
Miércoles 19 Julio
· El espeso silencio del PP
Martes 18 Julio
· Traición dentro de otra traición
Viernes 14 Julio
· Papanatismo de masas
Jueves 13 Julio
· El cianuro del progresismo progresado
Miércoles 12 Julio
· Los palanganeros del terrorismo
Martes 11 Julio
· Cazando mariposas con Ratzinger
Viernes 07 Julio
· Libercráticos contra gonadistas
Jueves 06 Julio
· Desequilibrar las fuerzas
Miércoles 05 Julio
· Lacrimeo progresista
Martes 04 Julio
· El régimen de las flores muertas

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja