Viernes
18 Agosto 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas


«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
II. Contra Igualdad, Pertenencia
 
Lisa Andrew
Antonio
Yuste
LA DEFENSA de la igualdad es un síndrome. Cuando el concepto ‘igualdad’ se manifiesta en textos, discursos, leyes o preámbulos de ley el síndrome, para entonces, ya se ha convertido en cuadro clínico grave y afecta a buena parte de la población mundial. ¿Cómo es posible? Pues ya ve, la igualdad, el igualitarismo, forma parte de del ideario decadente de nuestras sociedades. La metralla de los utopistas estaba hecha con igualdad y felicidad. Metralla que adquirió lustre académico a lo largo del todo el siglo XIX, con apoyo del pangermanismo, y que terminó convirtiéndose en el Messerschmitt 262, el primer avión reactor en sus dos modalidades de caza/interceptor y bombardero de ataque, que vio la luz el 27 de agosto de 1939 y que no pudo entrar en combate hasta 1944. Demasiado tarde y menos mal. Hitler tenía depositada toda su confianza en el artefacto. Cuando apareció sobre los aires nada se le parecía, estaba a años luz de los viejos trastos de hélice del bando aliado. Hitler le ganó la mano a Marx y Engels. Ambos aspiraban a los mismo, a la igualdad y a la felicidad y a no reparar en prendas para su conquista. Ambos han utilizado la inteligencia individual y social para asesinar en nombre del paraíso y la dominación. La dominación por una raza (Hitler) o por una clase (Marx).

¿Existe cosa superior a la igualdad? Muévase, pregunte, anote las respuestas y si siente que se marea tome un antiemético. Descubrirá que la igualdad forma parte del ideario colectivo. Pareciera que estuviéramos condenados a la igualdad o llamados por la musaraña de la igualdad. La igualdad como punto de partida, la igualdad en la llegada, la igualdad de oportunidades, la igualdad ante la justicia, ante la educación e igualdad por los siglos de los siglos. La igualdad persigue el objetivo superior de crear ciudadanos en serie, nacionales adscritos a un cuadro de mando. A los iguales, efectivamente, se les moviliza con el mismo cebo, la felicidad última e igualadora por si quedara alguna duda.

Los ciudadanos somos el sistema productivo y nadie nos tiene que decir cómo entrar, salir o quedarse. Nosotros somos el sistema productivo, nosotros somos la garantía de su existencia, nosotros, no el Estado Flatulento Expandido (EFLE), nosotros lo mantenemos, lo creamos y lo transformamos. A cada uno lo suyo y al EFLE el quirófano (liposución)
¿Es cierto que somos todos iguales?, ¿de verdad, nos merecemos la igualdad?, ¿es una aspiración viable?, ¿la presunción de inocencia, la que merece el que va a ser juzgado, puede interpretarse como que todos somos iguales ante la Ley? Nadie es igual a otro. No nos deja la naturaleza, la biología y las circunstancias, ni siquiera los gemelos, a la hora de nacer ya son diferentes. Marx y Engels dividieron el mundo en clase sociales irreconciliables y optaron porque una de ellas eliminara a las otras para después disolverse en el paraíso comunista. Eligieron las igualdad económica, civil, política y moral porque supusieron que los hombres eran iguales entre sí, al existir un único biotipo, capaz de las mismas cosas y de los mismos logros, accidentalmente diferenciados por las relaciones económicas. ¿Es un mamarrachada? Sí.

¿Somos todos iguales? No, afortunadamente. ¿Podemos aspirar por igual a idénticos logros y similares recompensas? Desearlo todo, el máximo, es un artificio y aunque gratuito estúpido. La igualdad es una aspiración fallida y sobre todo truculenta, tenebrosa y sádica. Es una aspiración que nos condena y que
nos impider ser. No es fácil ser feliz, particularmente feliz, cada uno en su pellejo y no es de recibo complicarlo aún más dejando sin sentido dicha meta en aras del artificio igualador. Y es el argumento que utilizamos, un argumento atroz, para proporcionar a todos por igual elementos materiales o recursos económicos para afrontar sus necesidades. Lo hacemos con variados argumentos, por caridad, por solidaridad y porque aspiramos a la igualdad. ¿Es cierto que ayudamos a los demás por caridad, por solidaridad o porque aspiramos a la igualdad? No.

Lo hacemos porque somos una especie social, con inteligencia social y tenemos la certeza de que los que necesitan auxilio se nos parecen y de que, en circunstancias normales, pueden aportar orden. Son de nuestra especie. El hambre que padecen en África nos termina afectando. No la padecemos pero nos perturba moral y políticamente. ¿Por qué? Porque la padecen nuestros semejantes. He dicho semejantes y no iguales. Los argumentos de caridad, solidaridad e igualdad activan el mismo mecanismo, la inteligencia social, el instinto de supervivencia de especie. Un instinto que invierte el significado cuando interpretamos, acertadamente o no, que tenemos que competir por el alimento o el territorio.

Los grupos, las comunidades, los pueblos, las naciones, de uno u otro modo, se organizan para proporcionarse auxilio y ayuda mutua. Lo hacemos espontáneamente, con desigual éxito pero lo hacemos. La eficiencia depende de las habilidades sociales desarrolladas. El EFLE, sin embargo, el Estado Flatulento Expandido, el estandarte de las ideologías chabacanas heredadas del siglo XX, organiza la ayuda mutua en nombre de la igualdad, en nombre de las relaciones de clase o económicas y la organiza, comprueben, por los siguientes conceptos:
1. Cuando el individuo es rechazado por el sistema productivo (paro o desempleo).
2. Cuando el individuo es alejado del sistema productivo (enfermedad o maternidad).
3. Cuando el individuo no puede incorporarse al sistema productivo (exclusión social).
4. Cuando el individuo es expulsado del sistema productivo (jubilación).
5. Cuando el sistema productivo necesita esto u lo otro (educación).
6. Cuando el sistema productivo necesita personas saludables (sanidad)

¿Tiene sentido? Ninguno pero se hace. Es una gansada y gansada al cubo las razones que se exhiben. El sistema productivo, que disparate, actúa como canon y baliza. ¿Pertenecemos al sistema productivo o el sistema productivo nos pertenece? Lo segundo. El sistema productivo es un instrumento de las gentes y es el sistema productivo el que pertenece a las gentes. Productores y consumidores, la gente, son el sistema productivo. Propietarios y empleados son el sistema productivo, somos los dueños y todos somos productores y consumidores. No importa la posición social, todos necesitamos de los demás, todos sin excepción, productores y consumidores, propietarios y trabajadores compramos, consumimos e intercambiamos bienes y servicios. A pesar de lo cual, ¡que barbaridad!, el EFLE, el Estado Flatulento Expandido, se empecina en educarnos para entrar en el sistema productivo, para pertenecer a él cuando debiéramos educarnos porque necesitamos saber, para usar y transformar el sistema productivo, que resulta ser lo que de verdad hacemos, eso sí, a contrapelo de lo que postulan las ideologías chabacanas y lo que promulga el EFLE. ¡Cuántos recursos incinerados en el altar de las ideologías chabacanas!

Si dejamos a un lado las dichosas relaciones económicas y ponemos el acento en las necesidades reales, las que de verdad tenemos, es decir, la necesidad imperativa de organizar la ayuda mutua por
pertenecer, llegaremos a la conclusión de que lo hay que primar, salvaguardar y proteger es la pertenencia, el hecho de pertenecer. Hay que huir y en estampida de las frenopáticas relaciones productivas. Pertenecemos a una familia, a un grupo, a un pueblo, a una ciudad, a una nación, a un continente y a una especie. La pertenencia es la que nos proporciona los títulos para disfrutar y promover la ayuda mutua. Es la pertenencia, la pertenencia al género humano, a una familia, a un grupo lo que hay que proteger y no la pertenencia al sistema productivo que no es más que un instrumento de nuestras necesidades.

Obsérvese que para el EFLE, para el Estado Flatulento Expandido, lo crucial es el sistema productivo y que confisca nuestras rentas para servir al sistema productivo. Nos educa, cura nuestras enfermedades, nos jubila y nos asiste porque lo necesita el sistema productivo y porque si no lo hiciera nadie querría entrar en el sistema productivo. Lo hace por eso y eso es lo que dice.
Eso dice el EFLE pero no es más que un delirio que forma parte del puré de imbecilidades, de idioteces sin sentido que sostienen al Estado Flatulento Expandido.

El EFLE primero nos quita las rentas y en nuestro nombre, en nuestro lugar, dice que por nosotros, se las gasta, dice que para mantener los objetivos nacionales que ya sabemos equivalen a los objetivos del sistema productivo. Y se lo gasta en nuestro nombre porque para el EFLE somos unos canallas en los que es imposible confiar por nuestra inclinación a sabotear los objetivos nacionales, los objetivos del sistema productivo. ¿Es posible mayor necedad? Es muy difícil. Es decir, los que están a los mando del EFLE, del Estado Flatulento Apestado, primero nos llaman ciudadanos honorables y apelan a nuestro mejor criterio para que les votemos, para obtener nuestro respaldo y su legitimidad, y cuando obtiene el respaldo nos recuerdan que somos unos canallas y manirrotos que no sabemos administrarnos. Servirnos para elegirles, usando nuestro superior criterio, y a renglón seguido nos convertimos en auténtico desperdicio humano.

Todo lo que rodea al EFLE es un disparate sin fin. Concluiremos diciendo, que desde el punto de vista intelectual el paradigma de la igualdad es bochornoso,
execrable desde el punto de vista moral y quincalla desde el punto de vista funcional. Al paradigma de la igualdad debemos oponerle el de pertenencia y oficiar la ayuda mutua por mor de la pertenencia, que tiene mucho más sentido y es mucho más eficaz. Favorecer la igualdad es sadismo, favorecer la pertenencia al sistema productivo es una necedad y favorecer a individuos aislados, individuos que no pertenecen, es un fiasco. Si en lugar de favorecer las relaciones productivas favorecemos de manera directa la pertenencia todo nuestro ecosistema sale ganando. ¿Cómo? Creando la Cédula Fiscal para proteger el vínculo intergeneracional, la célula básica, la familia, de importancia capital para habitar el paisaje político y para favorecer el vínculo comunitario o social, retirándole al EFLE, claro, que nada sabe, el control de nuestras rentas y la capacidad de decidir sobre ellas. Los ciudadanos saben más que el Estado. Mucho más.

La
Cédula Fiscal es un título que pertenece a cada ciudadano mediante el cual tiene derecho a una parte prorrateada de los ingresos fiscales, de manera constante, desde el nacimiento al deceso, eximiéndole al EFLE de la misión de educarle, curarle y ocuparse de su enfermedad y vejez. Los ciudadanos somos el sistema productivo y nadie nos tiene que decir cómo entrar, salir o quedarse. Nosotros somos el sistema productivo, nosotros somos la garantía de su existencia, nosotros, no el EFLE, nosotros lo mantenemos, lo creamos y lo transformamos. A cada uno lo suyo y al EFLE el quirófano (liposución)

La
Cédula Fiscal cumple el propósito muy sentido de adelgazar el Estado, desburocratizar nuestras vidas y ganar en consistencia y eficacia práctica como sociedad. Es benefactora. El estado se está gastando en estos momentos alrededor de 120 € por persona/mes en sanidad, y 400 € persona/mes de media por alumno (de 0 a 22 años). Dejo a un lado las cotizaciones a la seguridad social. Añada por último los 85 € año (7 € ciudadano/mes) que le cuesta a cada español la financiación de los partidos políticos —los que deben financiar los militantes y simpatizantes y no el Estado, que debe permanecer neutral al debate político—. ¿Qué tal si le dieran a usted 127 € al mes para que usted se hiciera cargo de su propia salud y otros 520 € para que hiciera lo propio con la educación y salud de su hijo? Sepa que el número de ciudadanos que quiere hacer la prueba aumenta sin cesar. ¿Quién cree que gastaría mejor el dinero, con más rendimiento, Vd, o el EFLE? Usted. ¿la sociedad en su conjunto saldría reforzada o perjudicada? Reforzada.


El día 22 de agosto, martes, más | ANTONIO YUSTE
Madonna
La crucifixión de Madonna
DIPTERIUM 1. Madonna no se crucifica, simula su crucifixión. ¿Se siente perseguida o quiere redimirnos? Quizá las dos cosas. Se siente perseguida por los que rechazan su evangelio y nos anuncia que seremos redimidos por la luz cegadora de las letras de sus canciones. Quizá me equivoque y puede que necesite ser crucificada o que esté pidiendo a gritos ser crucificada, quién lo sabe. ¿Por qué no prueba Louise Veronica Ciccone Fortin (Madonna) a sacar un Mahoma al escenario para que la bendiga con un connilingus mientras entona una de sus letras? Podría montar un espectáculo que se llame 2M, Madonna/Mahoma. Johannes Mocken, por si acaso, portavoz de la fiscalía de Dusseldorf, ha declarado que están sobre ella y que no la tolerarán más insultos a las creencias religiosas. ¿Qué nos está queriendo decir Johannes Mocken? Pues que ni se nos ocurra meternos con el Islam porque es cadena perpetua. A eso se le llama previsión. ¿Quién manda?
AGOSTO
Jueves 17 Agosto
· I. Contra Felicidad, Individualización
Miércoles 16 Agosto
· El EFLE (Estado Flatulento Expandido)
Martes 15 Agosto
· Los palanganeros
Viernes 11 Agosto
· El corral
Jueves 10 Agosto
· Yo no soy Jehová
Miércoles 09 Agosto
· La justicia como terapia
Martes 08 Agosto
· Las ideologías de la momia
Viernes 04 Agosto
· El declive del chambón
Jueves 03 Agosto
· ¿Somos buenas personas?
Miércoles 02 Agosto
· El PPOE
Martes 01 Agosto
· Partidogenia
JULIO
Viernes 28 Julio
· Al Qaeda, Rub Al-Qaba, Rajoy y el Rey
Jueves 27 Julio
· CSI, la serie que levantó la enaguas a zETAp
Miércoles 26 Julio
· ¿Éste Sultán y éste Rey?
Martes 25 Julio
· El embudo se estrecha
Viernes 21 Julio
· La cólera de Alá
Jueves 20 Julio
· La España fétida
Miércoles 19 Julio
· El espeso silencio del PP
Martes 18 Julio
· Traición dentro de otra traición
Viernes 14 Julio
· Papanatismo de masas
Jueves 13 Julio
· El cianuro del progresismo progresado
Miércoles 12 Julio
· Los palanganeros del terrorismo
Martes 11 Julio
· Cazando mariposas con Ratzinger
Viernes 07 Julio
· Libercráticos contra gonadistas
Jueves 06 Julio
· Desequilibrar las fuerzas
Miércoles 05 Julio
· Lacrimeo progresista
Martes 04 Julio
· El régimen de las flores muertas

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja