Jueves
17 Agosto 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Páginas interesantes para aprender
Liberalismo
Juan de Mariana
El Catoblepas


«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
I. Contra Felicidad, Individualización
 
Cornelia Parker. Mass
Antonio
Yuste
LA CLASE política mundial no puede disimular que el eslabón último de su afán público es alcanzar la felicidad. El más firme bastión de empeño tan singular es el progresismo progresado que libra desde hace casi dos siglos una lucha titánica, sin cuartel, por la felicidad. ¿Felicidad? Leyendo entre líneas, entresacando, esforzándonos, podría decirse que la felicidad que persiguen nuestros políticos, que persiguen las ideologías, equivale a vivir sin presión, sin necesidades, sin limitaciones y con placer, todo el rato, sin parar a comer ni a dormir. Persiguen, ya lo ven, un absurdo. La felicidad es un ente que si sólido, que si líquido, que si gaseoso, que si plasma, sin contornos, ni límites, eternamente indefinida. Alcanzarla, lograrla, es lo más parecido al equilibrio eterno, a la armonía perpetua y entonces, al deceso vital y a la felicidad postrer, total e infinita.

La felicidad para dichas ideologías, por supuesto, es completa si es universal y todos participan de dicho plasma con igual intensidad o si todos nos proponemos ser abarcadoramente gilipollas, universalmente felices, sin presión, sin necesidades, sin limitaciones y con placer. Desde que nos pusimos de pie hasta nuestros días, nuestra especie ha caminado mucho. Hemos aprendido, somos una especie tecnológica que interpreta lo que hace, construye herramientas, mide el tiempo y es capaz de diferir la recompensa. Hemos ido superando problemas al mismo ritmo que descubríamos las inconsistencias de nuestras soluciones o los límites, las fronteras, de nuestras llamadas soluciones, siempre históricas y contingentes. La línea del horizontes se aleja de nosotros al mismo ritmo que nosotros nos acercamos a ella. ¿Nos ha ido mal?

La individualización es una estrategia que deberá seguir el Estado Limitado, el que sucederá al EFLE. Es un paradigma que sustituirá al paradigma de la felicidad sin mácula
La felicidad que reporta salvar un obstáculo, dependiendo del obstáculo, se alcanza movilizando recursos de distinta naturaleza. Atravesar un río, un desierto, una montaña, superar una sequía, un diluvio, o la invasión de una bacteria enemiga, requiere habilidades y disponibilidades distintas. Ser el mejor nadador es de escasa utilidad si tenemos que atravesar un desierto. La eficiencia de nuestro sistema inmunológico en un ecosistema seco puede quedar en entredicho en otro húmedo. La felicidad, el contento espiritual, emocional, que puede ser muy intenso, es trasunto histórico y contingente que se produce en un contexto específico y un instante específico. De este tipo de felicidad tenemos constancia, no es la felicidad de los gilipollas, al contrario es una felicidad que existe y proporciona gran alivio experimentarla. Existe la felicidad que puede experimentarse. Cuando dos equipos se enfrentan, el contento de los que ganan en nada se parecen al abatimiento de los que pierden. ¿Felicidad universal, qué es eso, qué forma de hablar es esa? ¿Es posible aspirar a la felicidad, así, sin más? La felicidad, sin más, fuera de contexto, qué es sino la nada y el infinito a la vez.

De nuestro rastro a lo largo de la historia se deduce, de todos modos, que somos una especie social que genera formas de convivencia con un patrón inalterable: objetivos comunes sucesivos a los que cada cual y cada unidad aporta su propio nivel de organización. Creamos organización porque cada parte aporta organización. Aportamos orden y organizamos la diferencia. Si aportáramos caos, solo caos, habríamos dejado constancia de que no somos una especie social y no ha sido así. Pero nuestra sociabilidad empero no es un valor absoluto. Las partes, las unidades, personas, clanes, familias, grupos, comunidades o pueblos, no aportan lo mismos conceptos, ni aportan las mismas cantidades y con idéntica intensidad. Existen partes, efectivamente, maleadas o con defectos de fábrica, dicho coloquialmente, que no sabemos reparar, que aportan caos. Pero son una minoría.

Nuestro éxito social depende a todas luces de la eficiencia en la organización de la diferencia, de la mucha o poca eficiencia en la optimización del talento de las partes. Sin una adecuada estrategia de individualización, en el que las partes expresan su talento y superior habilidad, el éxito social se resiente. Lo sabemos. Sabemos que el éxito de nuestra sociabilidad viene determinado por las mejores estrategias de individualización, de organización de la individualización, para optimizar el éxito social, el éxito común. Fracasamos cuando exponemos a un individuo adaptado o fuertemente especializado en un ecosistema hostil. La organización de los objetivos comunes se refuerza y depura con las mejores estrategias de individualización. ¿Por qué ocurre tal cosa? Lo hemos dicho, porque somos una especie social y las buenas estrategias de individualización aumentan espectacularmente la aportación de orden de cada parte.

Las estrategias de individualización a pesar de la evidencia empírica de su conveniencia siguen teniendo, al día de hoy, múltiples detractores que se manifiestan a través de ideologías, creencias o múltiples formas de tiranía, homogeneizadoras, que solo admiten un único biotipo para nuestra especie, igual en sus formas y potencialidades. ¿Tiene razón? No. Son puntos de vista erróneos, fallidos, falsos.

La estrategia de individualización, inevitablemente, pasa por la recuperación del dominio, por la recuperación del control de nuestro propio talento, nuestra salud y los vínculos intergeneracionales, ámbitos, escandalosamente intervenidos, regulados y fiscalizados por un EFLE, Estado Flatulento Expandido, con resultado de muy graves ineficiencias con desproporción entre los recursos empleados y los logros obtenidos. Fracaso que se puede combatir impulsando la recuperación del control de nuestra educación, nuestra salud y nuestros vínculos intergeneracionales (crianza, vejez y ayuda mutua) o cuando menos el aumento de nuestro control sobre aspectos tan capitales. Qué estudiar, cómo, con quién, dónde, el control de la propia salud y el control de la organización del vínculo intergeneracional, son competencias que tienen que ser devueltas a sus legítimos propietarios.

El mundo por el cual unas élites preclaras desde el Estado, desde un EFLE, Estado Flatulento Expandido, imponen la alfabetización y el conocimiento, los contenidos, las formas en que son suministrados y las personas o instituciones que los suministran, es un mundo caduco. No estamos en esa fase. Es un mundo del que se deducen aciertos y fracasos, eficiencias y graves ineficiencias. ¿Es posible discernir la conveniencia de la educación de la arrogancia de las élites que indebidamente se apropian de la voluntad y del talento de las gentes suponiendo que se trata de un único biotipo? Qué tenemos que aprender, cómo aprenderlo y quién tiene que enseñarlo es objeto de un enconado debate ante el espectacular fracaso de los actuales sistemas educativos (fracaso del sistema por causas endógenas), ante los costes exasperantes del fracaso, ante su poca consonancia con el conocimiento ya adquirido por la Humanidad y es un debate que se vuelve aun más ácido y escarpado si se introduce la variable de la individualización.

El mundo según el cual unas élites preclaras desde el Estado, desde un EFLE, imponen la salud e higiene, lo que consideran salud e higiene, el modo de protegerla, quién nos ayuda a protegerla y las personas o instituciones que contribuyen a ella es, asimismo, un mundo caduco. No estamos en esa fase. ¿Es posible discernir la conveniencia de la salud de la arrogancia de las élites que indebidamente se apropian de nuestra salud suponiendo que el único modelo posible es el curativo, el que está al servicio de las enfermedades por ellos tasadas? Los costes de dichos sistema están fuera de control y han sido puestos al servicio de la enfermedad, de algunas enfermedades y no siempre las más importantes.

El mundo según el cual unas élites preclaras desde el Estado, desde un EFLE, imponen que la maternidad es un episodio que se conduce como si fuera una enfermedad y que se culmina con una intervención quirúrgica (cesárea), que regula mediante ley los periodos de lactancia, de crianza y el reposo al que se hacen acreedoras las futuras madres, que crea reservorios especializados para morirse (residencias de la tercera edad), que regula los periodos vitales reservados para la educación, para el trabajo, considerado el trabajo como una calamidad, y para la jubilación o el ocio, considerado el ocio como una bendición sublime, es un mundo caduco. No encuentro mejor forma de describir el absurdo en el que está embarcado el EFLE (Estado Flatulento Expandido) y los
paradigmas que lo alimentan.

La individualización es una estrategia que deberá seguir el Estado Limitado, el que sucederá al EFLE. Es un paradigma que sustituye al paradigma de la felicidad sin mácula. El paradigma de la individualización nos fuerza a limitar los objetivos comunes hasta el umbral donde puedan ser medidos y comparados sin perder la referencia esencial, el protagonismo de las gentes, las personas y los casos concretos. Liberando a la política, a las ideologías al uso, al EFLE, de objetivos generales absurdos mediante el hurto de los derechos de las gentes y el aplastamiento de su singularidad. El paradigma de la individualización arruina al de la felicidad y deslegitima a las ideologías y al EFLE. Consiste, de eso se trata, en humanizar la política, devolviéndole su escala humana y alejándonos de las ideologías chabacanas que nos ha legado el siglo XX.


El día 18 de agosto, viernes, más | ANTONIO YUSTE
Boy George a la derecha
Barrer la calle
DIPTERIUM 1. Boy George, líder de Culture Club, ha sido condenado a limpiar las calles de Nueva York durante cinco días por posesión de trece papelinas de cocaina. Oh, el día en que un juez condene a un político a declarar durante dos días, ocho horas cada día, subido en un estrado, con micro, equipo de megafonía y en la plaza mayor, cada minuto, "señoras y señores, les miento muy a menudo". Y al minuto otra vez y así durante ocho horas, durante dos días. ¡Que bonito! Y qué les parecería condenar a un promotor inmobiliario, en lugar de tanta cárcel y tanta gaita, a declarar durante una semana en el mismo sitio y con la misma cadencia "señoras y señores, robé, soy un ladrón". Eso o veinte años de cárcel o devolver la pasta. Sentencias en las que el juez decretaría la prohibición de la cirugía estética de por vida, sopena de cumplir la misma condena, y donde se obligara a las cadenas de televisión, a la radio y a la prensa, a colaborar con la justicia. Con cámara fija y en directo. ¿Se lo imaginan? El Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional tendrían que crear un departamente para idear condenas ejemplares, sin invadir, por Dios, que no quiero yo eso, la supercalifragilistaespialidosa imaginación de los jueces. ¿Necesitamos otras leyes?
AGOSTO
Miércoles 16 Agosto
· El EFLE (Estado Flatulento Expandido)
Martes 15 Agosto
· Los palanganeros
Viernes 11 Agosto
· El corral
Jueves 10 Agosto
· Yo no soy Jehová
Miércoles 09 Agosto
· La justicia como terapia
Martes 08 Agosto
· Las ideologías de la momia
Viernes 04 Agosto
· El declive del chambón
Jueves 03 Agosto
· ¿Somos buenas personas?
Miércoles 02 Agosto
· El PPOE
Martes 01 Agosto
· Partidogenia
JULIO
Viernes 28 Julio
· Al Qaeda, Rub Al-Qaba, Rajoy y el Rey
Jueves 27 Julio
· CSI, la serie que levantó la enaguas a zETAp
Miércoles 26 Julio
· ¿Éste Sultán y éste Rey?
Martes 25 Julio
· El embudo se estrecha
Viernes 21 Julio
· La cólera de Alá
Jueves 20 Julio
· La España fétida
Miércoles 19 Julio
· El espeso silencio del PP
Martes 18 Julio
· Traición dentro de otra traición
Viernes 14 Julio
· Papanatismo de masas
Jueves 13 Julio
· El cianuro del progresismo progresado
Miércoles 12 Julio
· Los palanganeros del terrorismo
Martes 11 Julio
· Cazando mariposas con Ratzinger
Viernes 07 Julio
· Libercráticos contra gonadistas
Jueves 06 Julio
· Desequilibrar las fuerzas
Miércoles 05 Julio
· Lacrimeo progresista
Martes 04 Julio
· El régimen de las flores muertas

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja