Miércoles
9 Agosto 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


Medios de comunicación que trabajan en el esclarecimiento del 11M
El Mundo
Libertad Digital
Luis del Pino
City Madrid
Cope
Web muy interesantes para aprender
El Catoblepas
Liberalismo
Juan de Mariana

«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
La justicia como terapia
 
Pierre Joseph Proudhon
Antonio
Yuste
MARX Y ENGELS, inventores de la concepción materialista alemana de la historia, se la tenían jurada a Proudhon, Lassalle y a sus discípulos, con sólidos representantes en la II Internacional y que disputaban la hegemonía del socialismo científico capitaneado por los teutones. Por favor, leán el párrafo anterior por muy ridículo que se les antoje con la intensidad que ha sido escrito. Marx y Engels ganaron pero en la práctica fue un victoria pírrica. Los revolucionarios socialistas del mundo siguen siendo herederos de ambos bandos pero añado que el ganador ha sido Pierre Joseph Proudhon (más literario), fuente de inspiración, la verdadera, del progresismo progresado mundial y del movimiento antiglobalización.

Engels era muy quejoso con el movimiento obrero latino y se lamentaba de que dicho movimiento no tuviera otro alimento intelectual que las obras de Proudhon cuando no de Bakunin. Proudhon se hizo un lío monumental que todavía estamos pagando, entre la propiedad, la posesión, la comunidad, la ley, la libertad y la proporcionalidad que conducían a la igualdad máxima, es decir, el paraíso mismo. Marx y Engels lo tenían claro, querían abolir la propiedad privada y la posesión y consideraba a sus rivales, unos nostálgicos de la propiedad muy contraproducentes para la realización de su socialismo científico y de su concepción, repito, materialista
alemana de la historia. (Engels utiliza con profusión la expresión “concepción materialista alemana de la historia”). Si les suena lo de "la igualdad de bienestar mediante la igualdad de medios", sepan que es obra de Proudhon, capítulo V, III de ¿Qué es la propiedad?

Proudhon en la
Idea General de la Revolución, 1868 convertía la revolución, por el mero hecho de ser revolución, en una diosa portadora de justicia. Son las cosas de Pedro José (Pierre Joseph). En su obra De la Justicia en la Revolución y en la Iglesia, 1858, afirma Proudhon «¿Cuál es el principio fundamental, el principio orgánico, regulador de las sociedades, el principio que, sometido a todos los otros rige, protege, rechaza, castiga e incluso suprime, si es necesario, a todos los elementos rebeldes? ¿Es la religión, el ideal, el interés?… Este principio, en mi opinión, es la justicia. ¿Qué es la justicia? La esencia de la misma humanidad. ¿Qué ha sido desde el principio el mundo? Nada. ¿Qué debería ser? Todo».

zETAp, por ejemplo, es un híbrido entre Marx y Proudhon. Un híbrido entre un engreído peligroso (Marx) y entre un utopista alucinado (Proudhon)
Engels se reía de Proudhon y decía «una justicia que es la esencia de la misma humanidad, ¿qué es, pues, sino la justicia eterna? Una justicia que es el principio fundamental, orgánica, regulador, soberano de las sociedades y que hasta ahora, a pesar de ello, no era nada, pero debe serlo todo, ¿qué es sino la medida de todas las cosas humanas, el árbitro supremo al cual haya que acudir en todos los conflictos». A Engels le sacaba de quicio la mera hipótesis de que alguien se atreviera a subordinar la naturaleza científica de las relaciones económicas, tal como las describe el marxismo, el materialismo histórico alemán, a un mandato como el de la justicia proudhoniana. No lo soportaba.

En la “Guerra y la Paz” Proudhon desarrolla su idea del derecho económico, una obra que Engels interpreta como continuación de la obra de Lassalle
Sistema de los derechos adquiridos. Todo lo que no fuera concepción materialista alemana de la historia, Marx y Engels lo rechazaban sin contemplaciones. Para Marx y Engels, el derecho era reducido a una acumulación de legislación autoreferenciada, producto exclusivo de la voluntad, y alejado de las relaciones económicas. Para Engels el derecho se origina en unas condiciones económicas de vida y la justicia es siempre la expresión ideologizada, divinizada, de las relaciones económicas existentes, a veces, en sentido conservador, a veces en sentido revolucionario. Engels decía, con razón, que la idea de la justicia eterna cambia, según el tiempo y el lugar y según las personas y por eso expresiones como justo, injusto y justicia, expresiones comunes, son objeto de tanto debate entre las personas. Decía que lo que es justo en una época deja de serlo en otra y ponía el ejemplo de la esclavitud. Engels proponía como alternativa una justicia científica a la luz del materialismo científico alemán, repito, alemán, que se derivaba de su sesudo estudio de las relaciones económicas y que concluía que si se suprimía, lo digo a las bravas, la propiedad privada, con dos cojones, se acababan las contradicciones y la confusión sobre el significado de palabras como justo, injusto y justicia. ¿Estaban locos Marx y Engels? Estaban como cabras.

La Justicia es una acumulación de procedimientos para resolver el conflicto y como no puede ser de otro modo, los procedimientos, las normas de cada circunstancia histórica, se inspiran en los conocimientos, creencias y temores de cada época. El derecho interpreta las condiciones económicas, climatológicas, demográficas, culturales, las materiales y las que no lo son. Ni las leyes ni los procedimientos son iguales en todo el mundo, ni tan siquiera en el mundo occidental. Y sobre la justicia actúa, como es lógico, la línea del tiempo, la evolución.

La Justicia no es como decía Engels la expresión divinizada de las relaciones económicas existentes. La Justicia, sus procedimientos, las normas que lo inspiran, los principios a los que sirve, son un destilado de lo que las sociedades piensan y de cómo se piensan, de los límites que establecen entre los derechos individuales y los del prójimo y como contemplan y ponderan el interés común y el propio. A una sociedad se la conoce por sus leyes y por sus hábitos sociales o aspectos prepolíticos, inseparables. La Justicia tampoco es lo que decía Pedro José, Proudhon, el resultado de la ciencia de los hechos fundamentada en la necesidad misma y que conduce en línea recta, leyéndole, a la igualdad, jijulijá, paradisiaca. Proudhon, Pedro José, el pequeño burgués según Marx, impuso a la izquierda mundial el grito de Libertad e Igualdad con una definición paranormal de ambos objetivos.

La legislación para entendernos, está al servicio, es inevitable, de las ideaciones que tienen los pueblos sobre el Estado, sobre el hombre, sobre el interés común, sobre el poder, sobre nuestra especie, sobre la economía, sobre lo que nos amenaza y nos protege, ideaciones inspiradas en conocimientos, creencias e ignorancias declaradas que de todo hay. Las teorías sobre la justicia que propenden a soluciones fundamentales, cerradas, tienen el problema de que necesitan someterla a un entorno acotado y que fuera de dicho entorno palidece. ¿Es posible, en todo caso, sistematizar los principios rectores del derecho? Sí pero con cuidado, con mucho cuidado, sin excesos.

Los beneficios de la separación de poderes, las mercedes de las sociedades abiertas o que se dejan someter por el mandato de la evolución, están empíricamente muy contrastadas. Somos un especie social y necesitamos mecanismos y sistemas para resolver los conflictos, las diferencias de todo tipo, no solo las económicas, que se derivan de la interdependencia y de nuestra propia evolución. La Justicia, como instrumento, como aplicación, es el resultado de nuestra naturaleza, pero sus contenidos están sometidos, contrariamente a lo que preconizaba Proudhon, al mandato de la evolución y sirven o debieran servir, para protegerse del poder, de cualquier poder que nos amedrente, incluso del poder de la revolución y de cualquier poder que se nos presente como cerrado. Cuestión importantísima querido Pedro José, por Proudhon.

La justicia es la terapia de la democracias. Cuando surge el conflicto pedimos cita en los tribunales. Cuando las normas no funcionan, las suprimimos, las cambiamos o generamos normas nuevas. En las leyes está buena parte de lo que somos, de cómo queremos ser, lo que ignoramos y lo que creemos saber. zETAp, por ejemplo, es un híbrido entre Marx y Pedro José: un adefesio. Un híbrido entre un engreído peligroso (Marx) y entre un utopista ingenioso (Proudhon). zETAp está convencido de que vive en una sociedad capitalista que tiene que superar. En el entrevero de sus sermones, con ese toque moralista huevero, se adivina el repudio del capitalismo al que considera culpable del cambio climático, de los males del mundo, de la caída del comunismo y de la persecución de una cultura superior, el islamismo. De Proudhon hereda los gritos de guerra y una misma fascinación por la revolución, por la pachanga de poner lo que está arriba abajo y al revés, por la algarabía, la desorganización de horarios, el tumulto, el reparto de las tierras, el anticlericalismo y todo eso. Por parte de Proudhon hereda su visión de la justicia inmanente (todos sabemos lo que es justo y lo que no), que se deduce de la revolución y de sus líderes. Por parte de Marx hereda su repudio de la justicia por ser un instrumento del capitalismo y de las contradicciones económicas a superar por el socialismo científico. Es lo que hay
.


El día 10 de agosto, jueves, más | ANTONIO YUSTE
Fuego
Incendia que algo queda
DIPTERIUM 1. España es un país adicto a los incendios. Las estructuras de protección civil y de brigadas contra el fuego son organizaciones calamitosas. Al fuego se lo combate: 1) con alertas tempranas, sensores sobre el terreno y vía satélite; 2) intervenciones urgentes, fulgurantes; 3) medios materiales y humanos suficientes; 4) cultura de indicios, conductual, para identificar en el seno de la familia al pirómano; y 5) legilsación adecuada. ¿Es tan difícil? Es evidente que sí. Nuestra primera preferencia pareciera que es, ya digo, que todo arda. ¿Lo he dicho bien?
AGOSTO
Martes 08 Agosto
· Las ideologías de la momia
Viernes 04 Agosto
· El declive del chambón
Jueves 03 Agosto
· ¿Somos buenas personas?
Miércoles 02 Agosto
· El PPOE
Martes 01 Agosto
· Partidogenia
JULIO
Viernes 28 Julio
· Al Qaeda, Rub Al-Qaba, Rajoy y el Rey
Jueves 27 Julio
· CSI, la serie que levantó la enaguas a zETAp
Miércoles 26 Julio
· ¿Éste Sultán y éste Rey?
Martes 25 Julio
· El embudo se estrecha
Viernes 21 Julio
· La cólera de Alá
Jueves 20 Julio
· La España fétida
Miércoles 19 Julio
· El espeso silencio del PP
Martes 18 Julio
· Traición dentro de otra traición
Viernes 14 Julio
· Papanatismo de masas
Jueves 13 Julio
· El cianuro del progresismo progresado
Miércoles 12 Julio
· Los palanganeros del terrorismo
Martes 11 Julio
· Cazando mariposas con Ratzinger
Viernes 07 Julio
· Libercráticos contra gonadistas
Jueves 06 Julio
· Desequilibrar las fuerzas
Miércoles 05 Julio
· Lacrimeo progresista
Martes 04 Julio
· El régimen de las flores muertas

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja