Viernes
4 Agosto 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
El declive del chambón
 
Domador de circo
Antonio
Yuste
A LOS ENCUESTADORES, a los opinadores y a los analistas mediáticos y académicos no les salen las cuentas. No aparece por parte alguna una zona del electorado que se supone pertenece al PP. Ha desaparecido de las encuestas. No aparece y las encuestas, sistemáticamente, le dan al PSOE un triunfo que no se corresponde con el análisis ponderado de las opiniones de los encuestados. ¿Qué está pasando? Algo sencillo, los chambones mediáticos y académicos, entre opinadores y analistas, los que hacen estallar el látigo para atemorizar a los electores han perdido el control de la opinión pública.

La opinión pública ya no cabe en el actual mapa político español. Un segmento del electorado del PP no aparecen en las encuestas para darle la victoria porque literalmente son electores que han tomado la decisión de no renovarles el voto si se les brinda la oportunidad. ¿Son electores del PSOE? No. El PP se desangra electoralmente y como está en la oposición es muy visible. Al PSOE le pasa otro tanto y si no aparece en las encuestas es porque los electores del PSOE, sometidos a una fuertísima presión mediática, aún no saben, a medio camino entre la ofuscación y la confusión, cómo reorientar su voto “progresista progresado con dudas, atormentado y en crisis”.


Las siglas políticas clásicas se prevalen de la tutela que ejercen sobre los distintos medios de comunicación y el hecho cierto de que estamos en un régimen cerrado y bloqueado. Las barreras de entrada en el mercado político son casi infranqueables
Lo que está pasando es que el chasquido del látigo chambón de los opinadores y analistas mediáticos y académicos atemoriza poco y orienta menos. Los españoles ya no cabemos en el mapa político español. El mapa está en fase de descomposición con parecidas características a las que se dan en el resto de países europeos (en España tenemos el terrorismo y el 11M). Descomposición que en España se ha expresado, en cierto modo, a través de la oferta nacionalista embrutecida y embrutecedora, legitimada por el coqueteo constante y decadente del que han sido objeto por parte del PPOE. Donde ahora existe el PPOE ya existe, de facto, desafección electoral múltiple que se hará visible poco a poco. Es muy difícil cambiar de coche y de mujer pero mucho más —duele más que un infarto— de forma de pensar. Es muy difícil pero ocurre y en España y en el mundo occidental está ocurriendo. ¿Han oído hablar del siglo XXI? Seguro que les suena.

El nacionalismo embrutecido y embrutecedor, montaraz, de gallegos, vascos y catalanes, ha llegado a término. O apura el cáliz del poder y aprieta el acelerador o experimentará, igualmente, la amenaza de la descomposición. O alcanzan sus objetivos totalitarios, al servicio de sus utopías racial/lingüíferas, o se desintegran de igual modo a como se está desintegrando el PPOE. En el caso de los nacionalistas es un hecho histórico, cabe recordar, que cuando logran sus objetivos racial/lingüígeros las distintas familias que chapotean en el fango totalitario suelen entrar en una fase de luchas fraticidas de consecuencias devastadoras. Nada es gratis, primero es el coágulo y después la embolia.

Están emergiendo en España, saliendo a la superficie, segmentos del electorado que están ahítos, aburridos, cansados del pudridero, esa costra que impregna la vida política española y sienten que deben avanzar. ¿Cómo? Abandonando a las siglas políticas tradicionales por razones, en esencia, de autoestima, para dar un respiro a sus propios criterios.

Emergen también nuevos segmentos del electorado que experimentan la necesidad intelectual de dar carpetazo de manera decidida, para siempre, a las utopías chabacanas que dominaron el siglo XX y evolucionar poniendo el énfasis en nuevos paradigmas.

El sesgo que mejor caracteriza a nuestros opinadores y analistas mediáticos y académicos es el chambonismo, un híbrido entre torpes maneras y manipulación grosera, un sesgo utilizado con profusión para pastorear a los electores. ¿Hacia dónde? Hacia los pastos de las siglas partidarias clásicas. Pues bien, la capacidad de influencia del chambón está en fase menguante y es poco probable la derrota de los partidarios de una sociedad abierta y evolutiva. Los españoles hemos descartado el repliegue sobre nosotros mismos, como un calcetín o como una concha. Somos una sociedad abierta para lo bueno y para lo malo. El chambonismo y la actual hegemonía de las siglas partidarias clásicas serán barridos —acción de barrer, de limpiar— por la sociedad española. En España se reproducirán los mismos fenómenos que se observan en el resto de Europa, el declive del chambón y la quiebra de las siglas clásicas, que es la quiebra de las ideologías chabacanas que dominaron el siglo XX. Lógico es, por lo dicho, que a los encuestadores,
QUE SÍ SABEN LO QUE PASA, no les salgan las cuentas.

Las siglas políticas clásicas se prevalen de la tutela que ejercen sobre los distintos medios de comunicación y el hecho cierto de que estamos en un régimen cerrado y bloqueado. Las barreras de entrada en el mercado político son casi infranqueables.
Es difícil, muy difícil, competir contra la sonda financiera que les une al Estado y es complejo divulgar ideas nuevas que tienen que hacer el tránsito underground de cualquier idea nueva. A pesar de que se comportan como latifundios políticos y que es difícil, muy difícil, competir contra las viejas siglas políticas no es imposible ni su merma ni su derribo parcial, notable o absoluto. El mapa político que cabe en una línea horizontal, de la extrema izquierda a la extrema derecha, sobrevive gracias a los encuestadores y a los chambones.


El día 8 de agosto, martes, más | ANTONIO YUSTE
Doña Relamida, Hitler, posando para SU historia
Mayoría con pulgas
DIPTERIUM 1. ¿Es posible revertir y deshacer lo ejecutado por una mayoría política? Por supuesto. El régimen nazi fue destruido y perseguido y es un buen ejemplo. ¿Es posible revertir los beneficios políticos y de cualquier orden que una mayoría otorgue al terrorismo o revertir legislación consagrada al totalitarismo lingüístico? Es posible, es necesario y se hará. Así es la vida. Esta es la cosa: restituir los valores de la libertad y los derechos históricos, civiles y políticos de los españoles tiene más encanto y justificación que no hacerlo. ¿Se puede perseguir a los autores intelectuales de genocidio cultural y de terrorismo en tiempos en los que no cabe alegar desinformación o ignorancia? Es inevitable. El PSOE y los adheridos constituyen una mayoría paralmentaria, es cierto, pero una mayoría con pulgas, lo que también es cierto y no es contradictorio.
AGOSTO
Jueves 03 Agosto
· ¿Somos buenas personas?
Miércoles 02 Agosto
· El PPOE
Martes 01 Agosto
· Partidogenia
JULIO
Viernes 28 Julio
· Al Qaeda, Rub Al-Qaba, Rajoy y el Rey
Jueves 27 Julio
· CSI, la serie que levantó la enaguas a zETAp
Miércoles 26 Julio
· ¿Éste Sultán y éste Rey?
Martes 25 Julio
· El embudo se estrecha
Viernes 21 Julio
· La cólera de Alá
Jueves 20 Julio
· La España fétida
Miércoles 19 Julio
· El espeso silencio del PP
Martes 18 Julio
· Traición dentro de otra traición
Viernes 14 Julio
· Papanatismo de masas
Jueves 13 Julio
· El cianuro del progresismo progresado
Miércoles 12 Julio
· Los palanganeros del terrorismo
Martes 11 Julio
· Cazando mariposas con Ratzinger
Viernes 07 Julio
· Libercráticos contra gonadistas
Jueves 06 Julio
· Desequilibrar las fuerzas
Miércoles 05 Julio
· Lacrimeo progresista
Martes 04 Julio
· El régimen de las flores muertas

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja