Jueves
20 Julio 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Hemeroteca


«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
La España fétida
 
Largo Caballero: "Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos".
(El Liberal, de Bilbao, 20 de enero de 1936).
Antonio
Yuste
EL POLIEDRO español tiene muchas caras y como no podía ser de otro modo también tiene su arista fétida. No existen historias nacionales inmaculadas. Hacer la historia, construirla —y cada pueblo tiene sus hitos—, es un esfuerzo incremental, constante, de sudor, con muchos altibajos, con picos y vanos, con zonas de sombra. La España actual tiene su zona fétida, la de las burocracias partidarias y las ideologías chabacanas, que si de centro, que si de izquierdas, que si nacionalistas, que si totalitarias, en suma, ideologías chanflonas, en estado de descomposición, abandonadas a su suerte, sin ni siquiera vida vegetativa, a la espera de que algún juez compasivo levante acta de defunción.

El comportamiento del juez del Olmo, del fiscal general del Estado, del Ministerio del Interior, de Presidencia del Gobierno, su actitud, con todo aquello que se refiere al 11M y a la negociación con ETA, ha superado todos los límites imaginables. Son actos, decisiones, hechos y actitudes, que se corresponden con una carrera en estampida hacia el averno
La última etapa de la historia de España, la de los últimos 30 años, los de la famosa transición, cuyo principal activo fue la simulación de una gigantesca concordia, ha demostrado ser una etapa falsa y esquiva. Mientras media España tenía en la punta de la lengua palabras de comprensión para la guadaña etarra o del nacionalismo, que le permitían amortizar su sed de venganza o revancha por lo acontecido en la guerra civil, la otra media buscaba, incesantemente, hacerse perdonar. Todo fue un gigantesco simulacro. Los hechos destilan su propia verdad y lo accesorio, biodegradable, acaba despareciendo: unos ponían las nucas y otros un proyectil del nuevo largo. Unos ponían la cloratita o la dinamita titadine y otros su inocencia. Lo cierto, lo verdadero, es que las nuevas generaciones no se sienten responsables de lo que hicieron sus predecesoras en aquella contienda caldeada por las estúpidas ideologías de la época.

Lo que está ocurriendo en los últimos años es de singular importancia. Veamos: los de siempre siguen en sus trece, adocenados y malsanos, encontrando comprensible y con dimensión histórica y política el uso de munición del nueve, de titadine y cloratita, porque contribuye al enaltecimiento del guerrillero que se revela contra el Estado dominante y capitalista y los demás, ahora hartos, han dejado de sentir necesidad de ser perdonados y empiezan a reclamar justicia. Se han producido cambios notables.

En primer lugar, un reducto pequeño, muy pequeño, anecdótico, residual, el que se ha alzado con el control del Estado o al menos de una parte de él y que utiliza los mismos recursos materiales y vomitivos que utilizó el Frente Popular cuando ganó las elecciones de 1936, es el que postula la recuperación de la memoria histórica ¿qué memoria, la suya?. El mismo grupo, entonces, se dejo anunciar por grandes manifestaciones y el golpe revolucionario de 1934, haciendo correr mucha sangre, y ahora, otras personas, distintas pero con el mismo pelaje, se han dejado anunciar por el golpe versallesco del 11M, amasajado por una insurrección civil en forma de grandes manifestaciones a favor de Sadam Hussein, con aquel toque insurgente, de cartón piedra, que todos recordamos.

En segundo lugar, los que ansiaban ser perdonados ya son aptos, bien que a trompicones, para articular un discurso político propio y diferenciado para el que reclaman el espacio público al que tiene derecho. Reclaman lo que les pertenece, el respeto del que son acreedores y se sienten, para colmo, superiores, intelectualmente, superiores. Es una novedad que produce asombro y escalofríos en el otro bando, adormecido por la nana del monopolio ideológico ejercido por el progresismo progresado durante tantas décadas.

La minoría que nos gobierna se siente heredera, ha recogido el testigo histórico, de aquellos insurrectos de 1936. La diferencia entre unos y otros es muy notable. Los del 36 estaban ansiosos por desatar la batalla final de la lucha de clases que les conduciría en línea recta a lo que ellos llamaban el paraíso socialista y que, según todas las pruebas materiales, históricas, abundantes, consiste en transformar una nación en una gigantesco campo de concentración cuando no de exterminio. En su descargo cabe invocar que no sabían de que hablaban. Estaban trastornados por una ideología chabacana y además tiránica. Los de ahora, los que usufructúan el poder político en la España actual, son simples delincuentes, de tres al cuarto, que viven del crimen organizado y que invocan supuestos ideales políticos para apoderarse de la caja pública. El único paraíso al que aspiran es el del saqueo y la impunidad para delinquir.

La España fétida es la España de las burocracias partidarias y sus brigadas mediáticas, empresariales e institucionales, un pudridero insalubre, que contagia todo lo que toca, que corrompe hasta donde alcanza su mano prevaricadora y que conoce pocas excepciones. España necesita un periodo extraordinario de regeneración política, jurídica e institucional. Necesita el oxígeno de la Libertad. La España fétida del dejar hacer, de mirar para otro lado, de maricón el último, la España que conocemos, la que se está expresando, se corresponde con nuestra parte más sucia y vomitiva. En puridad, esa España fétida, debiera ser nuestra última opción y por culpa de nuestras numerosas negligencias es la primera opción. O profundizamos en el lado noble, en la cara decente del pueblo español, en lo mejor de cada uno de nosotros o la ciénaga. No hay oxígeno.

El comportamiento del juez del Olmo, del fiscal general del Estado, del Ministerio del Interior, de Presidencia del Gobierno, su actitud, con todo aquello que se refiere al 11M y a la negociación con ETA, ha superado todos los límites imaginables. Son actos, decisiones, hechos y actitudes, que se corresponden con una carrera en estampida hacia el averno. Han elegido el infierno. Tienen un problema y es un problema muy grave: son muy pocos, no tienen seguidores, y la meta a la que conducen todos su movimientos es muy visible, ya lo es: el infierno. A nadie en sus cabales le atrae tanto calor. Su amenaza de morir matando es eso, otro sin sentido. Serán ellos, de nuevo ellos, los que estén matando. Añadirán estupor donde ya hay mucho y más años a sus condenas. Los partidos y las empresas que resultaren implicados en el 11M tienen que ser disueltos a perpetuidad y sus bienes incautados o subastados. Constituye una fase necesaria, imprescindible, en el camino de la regeneración.

Nada hay que temer. Los partidos y las empresas que resultaren disueltas serán sustituidas, con rapidez deslumbrante, por otras iniciativas y otros liderazgos. Los cambios, los cambios verdaderos, como siempre, serán lentos e incrementales. La historia de España nadie la puede detener, ni Rajoy ni zETAp, tampoco, el PPOE (PP+PSOE) en coalición con los nacionalistas.


El día 21 de julio, viernes, más | ANTONIO YUSTE
Nancy Rubins. Bosque.
zETAp y Hezbolá, uña y carne, unidos por el ideario
DIPTERIUM 1. Mientras las potencias occidentales se ven obligadas a realizar la guerra respetando la Convención de Ginebra, los terrorismos de toda condición tienen licencia para el degollamiento televisado, el secuestro, el crimen indiscriminado, la grandes masacres en mercados y aglomeraciones, proclamar y desatar la guerra, imponer a la opinión pública occidental la complacencia con sus métodos “insurgentes” y solicitar de los organismos internacionales, fuerzas de interposición para su cobijo, a la sombra de las boinas azules. zETAp nos ha dado una lección, otra más, de estupidez criminal poniéndose de parte de los asesinos cuyo modelo de sociedad es bien conocido: el terror, la sharia, el martirio, las masacres y la guerra. Pregunta: ¿cuál es el modelo de sociedad de zETAp? Respuesta: el terrórico. Las pruebas abruman. Los mártires del islamismo, niños y niñas que se inmolan en sus atentados, producen delirio, fascinación, no tienen escrúpulos, en los salones del progresismo progresado occidental. Lo que no entiende el terrórico de zETAp, el estupendo, el casquivano, el que ha perdido el norte, es que los enemigos de Israel son los suyos. Cuando las cosas le vayan mal, eso sí, Hezbolá le echará una mano, a la yugular.
JULIO
Miércoles 19 Julio
· El espeso silencio del PP
Martes 18 Julio
· Traición dentro de otra traición
Viernes 14 Julio
· Papanatismo de masas
Jueves 13 Julio
· El cianuro del progresismo progresado
Miércoles 12 Julio
· Los palanganeros del terrorismo
Martes 11 Julio
· Cazando mariposas con Ratzinger
Viernes 07 Julio
· Libercráticos contra gonadistas
Jueves 06 Julio
· Desequilibrar las fuerzas
Miércoles 05 Julio
· Lacrimeo progresista
Martes 04 Julio
· El régimen de las flores muertas
JUNIO
Lunes 19 Junio
· Ciclón histórico
Jueves 15 Junio
· Un equipo en flor
Martes 14 Junio
· El reino abstracto
Martes 13 Junio
· El triple handicap
Viernes 09 Junio
· Historia del detritus
Jueves 08 Junio
· El ocaso del intermediario político
Miércoles 07 Junio
· El Plan de Pez
Martes 06 Junio
· La Ultraespaña
Viernes 02 Junio
· zETAp morirá en las urnas
Jueves 01 Junio
· zETAp cumplió

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja