Martes
11 Julio 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Publicidad
Hemeroteca

«CARTAS LIBERCRÁTICAS»
Cazando mariposas con Ratzinger
 
Benedicto XVI
Antonio
Yuste
EN LA FAMILIA se fragua el futuro de la Humanidad. Pues sí. Lo ha dicho en Valencia el Emperador de los católicos, el Sumo, el que no se equivoca cuando habla. Cuando se habla poco las posibilidades de equivocarse disminuyen exponencialmente. Las posibilidades de fabilidad decrecen en relación directa con el esfuerzo de reflexión (la que no cae del cielo) realizado. Yo hablo demasiado. Tiene razón el Papa, en la familia se fragua el futuro de la Humanidad. Tenemos escrito en Atractor España que «la familia es la célula social que hace habitable el paisaje político existente entre el interés común y los derechos individuales. Sin la familia, los individuos, la comunidad, la nación o el Estado dejan de ser viables». Muchas veces he enunciado en distintos ambientes para interlocutores dudosos de la eficacia de la familia, que la “Libertad se mama”. ¿Dónde? La libertad se mama en la familia, la libertad intelectual se mama en la familia. Sin ese aprendizaje sencillo, elemental, que se deduce del día a día, de los pequeños gestos, de las actitudes constantes pero menudas, de las decisiones bien inspiradas, la libertad, insisto, es un trasunto exento de emociones vividas, es libertad no transpirada, de poca chicha.

A Ratzinger le entiendo incluso cuando habla de las cuestiones de la fe, tan alejadas de mis propias inquietudes. Comparto con Benedicto XVI su defensa razonada de la cultura occidental. A los grandes oráculos del progresismo progresado, por el contrario, nunca consigo entenderles. Nunca sé de qué hablan. Usan una jerga inextricable, entre huera y lerda, que exige una fe zumbona, la que no tengo, la fe de la izquierda, con sus propias oraciones y sintaxis.
Las leyes recrean, ajustan, sistematizan, pulsiones genuinas del hombre. Nuestra especie necesita de la Libertad para administrar la incertidumbre y las distintas modos de encararla. Necesitamos la Libertad para administrar los distintos comportamientos, eso que llamamos caracteres, que emanan de biotipos distintos y singulares. La singularidad del hombre, un invento romántico antiquísimo, bien sistematizado por la Biblia, de indudable atractivo, es la prueba material que conduce en línea recta a la Libertad. Sin ella no hay singularidad, ni diferencia, ni desigualdad. Porque no existe uniformidad, por fortuna, existe Libertad. La Libertad y la igualdad son antónimos antiguos. La Libertad y la Igualdad viven de espaldas, no se hablan.

Dijo el Papa que la familia era el lugar para el “eros y el ágape”. Claro. Es también el lugar de la certezas afectivas, es el lugar donde se experimenta la justicia afectiva, muy difícil de administrar, es el lugar donde se mama la Libertad, es el lugar del sueño seguro y de la ayuda mutua. Los individuos podemos vivir sin el Estado pero no sin la familia. Podemos vivir en Libertad o bajo un dictadura pero no sin la familia. Nuestra especie no puede sobrevivir sin acogida. El impacto de las experiencias del orfanato o de los niños de la calle están abundantemente datadas.

La familia no es un invento de las iglesias. La familia no es inventable por la razón o la imaginación. La familia es consustancial a nuestra especie y a nuestras necesidades estructurales como mamíferos evolucionados y como especie social. A la familia se la ha disparado, esencialmente, desde la ignorancia. Se la disparado con ojivas nucleares en un pim/pam/pum incansable. La familia malsobrevive en el mayor de los desamparos, aguijoneada por leyes y toda suerte de invectivas y amenazas fiscales y estructurales. El modelo económico, cultural, legal y fiscal está concebido para disolver la familia y deteriorar la escasa fortaleza que aún mantiene.

La familia occidental, la familia fraguada por el orden cristiano, altamente funcional, está en fase de disolución. La mayor amenaza contra la familia es la ignorancia. La familia monógama, cristiana, con tendencia a perdurar, a superar las dificultades, ha sido sustituida por las uniones monógamas sucesivas (poligamia moderna). Lo más cómico es que se amenaza a la familia negándole su potencialidad y eficacia funcional, considerándola una estructura perfectamente prescindible.

Se reivindican múltiples soluciones, supuestamente opcionales, que necesitan asistencia externa (fecundaciones asistidas). Sin embargo y a pesar de todo, la familia heterosexual, fácil, natural, es la que garantiza la continuidad de la especie y es en ella donde se fragua el futuro de la Humanidad, para bien y para mal. Lo ha dicho el Emperador de los Católicos. ¿Es imaginable una familia homosexual que indoctrina al hijo, adoptado o fruto de una fecundación asistida en alguna de las partes, en la conducta homosexual? No. Constituiría un acto tiránico condenado al fracaso. No tenemos alternativas eficientes y funcionales, fáciles, a la familia heterosexual. Convendría tomar asunto tan estratégico de manera más cabal, con más humildad, con menos soberbia procedente de las ideologías chocarreras, poniendo más inteligencia práctica en nuestra organización social.

Los hijos de las experiencias comunales de la décadas de los 60 y 70, los hijos del grupo, de papas y mamás alternos o con un gran gurú director, constituía una vía de escape para las personas con una fuerte demanda de actividad sexual (asunto que siempre se ha ocultado) y en puridad tenía muy poco que ver con modelos alternativos al modelo familiar convencional. Se conocen los testimonios de los hijos de aquellos modelos, en general, adversos a dicha opción y que nos ayudan a comprender el fenómeno.

A la familia convencional se la ha disparado desde todos los frentes porque se utilizó su defensa y su modelo para oscurecer, censurar y perseguir variadas orientaciones sexuales, presentes en la naturaleza y a las que no hemos sabido encontrar acomodo y explicación inteligente y porque, dicho con franqueza, se la viene considerando por el progresismo progresado, el núcleo que reproduce y ayuda a perpetuar el sistema capitalista. Es cruel recordar tamaña memez pero sería injusto no hacerlo. Tanta es nuestra ignorancia que hemos convertido la distinta orientación sexual en un derecho, en una opción elegible a voluntad. Si mentecato era perseguir y criminalizar las variadas orientaciones sexuales presentes en la naturaleza, aún minoritarias, es igualmente necio considerarlas un atributo de libre elección.

Se postula que las familias clánicas, muy alargadas o polígamas de inspiración animista (africanas en su mayor parte) o islámicas, son modelos alternativos que comparten eficacia funcional con la familia occidental. No se habla de las frecuentes luchas fraticidas, muy frecuentes, repito, muy frecuentes y destructivas, entre hermanos de distinta madre, prisioneros de la injusticia afectiva real o imaginada que se registran en dichas familias clánicas o poligámicas. ¿Han oído hablar de las relaciones de Bin Laden con sus hermanastros y hermanastras? El arte, la ciencia y la tecnología, es un acontecimiento específicamente cristiano, al que no es ajeno nuestra organización familiar, sustitutiva de la ineficiente tribu. La familia forjadora de individuos, núcleo intergeneracional, repositorio histórico y eficaz transmisora de actitudes sociales. Es el mundo cristiano, occidental, el que ha construido una nueva mirada y otra actitud sobre las distintas orientaciones sexuales. No ha sido el mundo islámico, hindú, búdista o vuduista. Denostando la familia y denostando al tiempo a la institución que la interpreta, la Iglesia, como si fueran muchas las opciones, como si realmente existieran, nos estamos disparandonos a las piernas, a bocajarro.

El ataque a la familia, a la familia que no ha sido inventada por nadie, con beneficios bien identificados y sistematizados por las Iglesias Cristianas y particularmente por la Iglesia Católica, es un ataque sin sentido y necio, es un ataque ignorante. ¿La familia es una caja reproductora de criterios de conducta? Naturalmente. En eso reside su eficacia. Nuestra especie es todo lo inteligente que se quiera pero nunca hemos dejado de ser, no nos es dado, un animal de costumbres. Todo lo que se enfrente a nuestro instinto de supervivencia fracasará porque si fracasa nuestro instinto fracasa, sin más, nuestra especie.

La Iglesia y particularmente la Iglesia Católica tiene en su acervo el mérito de atender y ocuparse de la familia como ninguna otra institución lo ha hecho. Atacar a la familia es devastar al hombre, a los individuos, a las personas, una a una, es atacar a los pueblos y a la humanidad. Y ahora lo digo. Escuchen. Es mucho más interesante escuchar al Cardenal Ratzinger que a los muerdehostias del progresismo progresado, tanto más insoportables y tontos cuanto más méritos académicos les adornan.

Juan Pablo II tenía un cierto aire de boxeador, un aspecto muy masculino, con gesto vital y sanador. Su semblante era agradable. A Juan Pablo II le ha sucedido Benedicto XVI, con ese toque de ornitólogo feliz. Es otro semblante sanador que se agradece. Venían teniendo los prelados de la Iglesia una aire desprovisto, tristón y cansino poco atractivo para la acción pastoral. Benedicto XVI ha hablado de la familia y lo ha hecho como es lógico, desde una perspectiva cristiana, con brillantez y sencillez. A Ratzinger le entiendo incluso cuando habla de las cuestiones de la fe, tan alejadas de mis propias inquietudes. Comparto con Benedicto XVI de la 'A' a la 'Z' su defensa razonada de la civilización occidental. A los grandes oráculos del progresismo progresado, por el contrario, nunca consigo entenderles. Nunca sé de lo que hablan. Usan una jerga inextricable, entre huera y lerda, que exige una fe zumbona, la que no tengo, la fe de la izquierda, que tiene sus propias oraciones y su específica sintaxis. Con Ratzinger, si me invitara, me iría, tan feliz, a cazar mariposas.



El día 12 de julio, miércoles, más |
ANTONIO YUSTE
Pepiño Listo (PSOE)
Pepiño el listo
DIPTERIUM 1. D. Pepiño nos ha recordado que todo lo que sea posible, legal, será tenido en consideración para organizar la rendición ante ETA. Lo ha dicho claro y alto: los españoles terminarán acostumbrándose a la rendición ante ETA. Nos ha recordado que somos animales de costumbres y que él tiene la llave del laboratorio y que él es Paulov. Cierto. No ha dicho lo que ocurre si se queda encerrado, de por vida, en el laboratorio. A Pepiño se le ha subido el poder a la cabeza y amenaza embolia.
JULIO
Viernes 07 Julio
· Libercráticos contra gonadistas
Jueves 06 Julio
· Desequilibrar las fuerzas
Miércoles 05 Julio
· Lacrimeo progresista
Martes 04 Julio
· El régimen de las flores muertas
JUNIO
Lunes 19 Junio
· Ciclón histórico
Jueves 15 Junio
· Un equipo en flor
Martes 14 Junio
· El reino abstracto
Martes 13 Junio
· El triple handicap
Viernes 09 Junio
· Historia del detritus
Jueves 08 Junio
· El ocaso del intermediario político
Miércoles 07 Junio
· El Plan de Pez
Martes 06 Junio
· La Ultraespaña
Viernes 02 Junio
· zETAp morirá en las urnas
Jueves 01 Junio
· zETAp cumplió

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja