Jueves
27 Abril 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
(de martes a viernes)
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Publicidad
Hemeroteca
EN CONSTRUCCIÓN
Llave
Ojalá
Cactus
Bang
El Púgil
Huellas
Nómadas
Hacer
Deportes
Azar

POR PEDIR QUE NO QUEDE
¿Salvar España, de quién?
 
España
E
L GROTESCO espectáculo de Tito Marianón, el registrador, atrincherado detrás de unos palés de firmas, primorosamente rotulados en azul pastel, es una golpe mediático flú así que absurdo. Si la iniciativa se hubiese vinculado a la imperiosa necesidad que tiene España, que tenemos los españoles, de protegernos de manera efectiva de los enredos criminales de nuestra clase política, los susodichos palés, a estas alturas, estarían disfrutando de un caudal político, jurídico y electoral de gran significación. No ha sido así. El PP está felizmente instalado en el absurdo y el capricho cuando no en sus bemoles. El golpe mediático se ha saldado con una contestación ejecutiva y despectiva por parte de la doña, la señá vicepresidenta, la Señá Fernández de la Vega. Tito Marianón, el registrador, se la tiene merecida. ¿Hasta dónde llega la coherencia política del registrador y los suyos? Es de pocos vuelos. La iniciativa de la recogida de firmas imperativamente, por coherencia jurídica, política e institucional, necesitaba estar vinculada a la regulación efectiva de la Iniciativa Popular Legislativa.

Ha quedado demostrado a lo largo de los 30 años de aventura constitucional inspirada en el espíritu de la Transición, que nuestra clase política, la de derechas, de izquierdas o de cualquier sea la parte, de ningún modo es garantía de que los derechos históricos, políticos y civiles de los españoles están bien custodiados. Nuestra clase política, arretortijada con los más variados medios de comunicación y grupos empresariales uncidos a la obra civil y a la promoción inmobiliaria, ha dado sobradas muestras de estar a lo suyo y de importarle un rábano la calidad de nuestra leyes, procedimientos y el futuro de los españoles. Hay que salvar a España, esto es, a los españoles pero de quién.

Entre los que quieren salvar España están los que la salvarían primero de los españoles a los que consideran su mayor amenaza. A dicho grupo pertenecen la sopa de letras de nuestras siglas políticas. Ahora bien, si se trata de salvar a los españoles, como es el caso, el asunto adquiere otra encarnadura. ¿Tiene España alguna significación jurídica, política e histórica sin los españoles? Pues eso. No es que seamos parte, es que somos la chicha, para lo bueno y lo malo. Los partidos políticos a duras penas son una contingencia.

Entre los que quieren salvar España están los que la salvarían primero de los españoles a los que consideran su mayor amenaza. A dicho grupo pertenecen la sopa de letras de nuestras siglas políticas. Ahora bien, si se trata de salvar a los españoles, como es el caso, el asunto adquiere otra encarnadura
Necesitamos —eso pensamos en esta casa, en Atractor España— protegernos y urgentemente de nuestra clase política. Ha entrado en fase de desvarío y tardaremos años, mucho tiempo, en sustituirla y remozarla con nuevas ideas, nuevos empeños y nuevas siglas. El destrozo causado por nuestra clase política, dando a luz a la innombrable constitución de 1978, un auténtico pandemonium, constituye el argumento principal que avala cuanto decimos. La Constitución de 1978, escuchen, es infecta porque se le ven las malas maneras y las intenciones aviesas, y demencial por incoherente y mezquina. Por más que la idiocia general lo haya escamoteado con hipocresía superior e injustificable, la Constitución de 1978, es la prueba del nueve de que no íbamos a destino bueno.

El Estado Autonómico ha evolucionado como era previsible, hacia el desatino sin coherencia alguna, —no somos una federación y tampoco una confederación, a pesar de lo que diga el registrador (Tito Marianón), somos un capricho asistemático, desigual y enfermizo— hijo natural, exacto, de la clase política a la que entregamos nuestro voto, cosa que hacemos a sabiendas de que nuestro voto tiene como único destino legitimar el descalabro general. Los españoles tenemos pocas excusas y menos cobertizos donde ocultar nuestra responsabilidad directa en todo lo que está ocurriendo. Los españoles, como no podía ser de otro modo, hemos sido atrapados en las redes de nuestras propias omisiones y dejadeces. Los hechos son más elocuentes que las palabras. Es cierto que sobreviviremos, está por determinar a qué precio y con qué sacrificios.

España entera está instalada en el absurdo integral, con un Partido Popular que patrocina una idea inextricable de España, blindada, con una burocracia fuertemente blindada, protegida y resguardada de su mayor amenaza: el pueblo español. El PP aspira a un estado blindado de las embestidas, lean, sí, de las embestidas del pueblo español, la mayor amenaza que tiene la burocracia partidaria. A eso se refiere el Partido Popular cuando habla de blindar las competencias del Estado, hablan de prorrogar el secuestro de los derechos históricos, políticos y civiles de los españoles como si ellos, el mismísimo Partido Popular, constituyeran garantía de bien y cosa alguna conveniente. La significación real, la significación política real de los 4 millones de firmas recogidas, está fuera de toda discusión y se la resumo: “el pueblo español es útil mientras es objeto de manipulación y sirve para legitimar sus enredos e interpretaciones restrictivas”.

¿Quién necesita un Partido Popular en funciones de abogado defensor de una patria
sui generis, la que cabe en el sede de Génova, y quién una coalición de socialistas, comunistas, nacionalistas, terroristas y grupos mediáticos dando tumbos por los desagües de la política?

La coalición de socialistas, comunistas, nacionalista, terroristas, verdes y grupos mediáticos, lo estamos viendo, se dedica a colonizar los estercoleros que genera la burocracia del Estado. Hace tiempo que acamparon en los alrededores de los recintos de tratamiento de basuras y desechos, de lo que viven, y ahí siguen. Una coalición de intereses que vive de prorrogar las miserias del siglo XX, agolpados todos ellos en el campanario de las ideologías antiguas, en la espadaña del irredentismo estatal. Tañen las campanas pero el bronce ya no reverbera como lo hacía antaño y más de las veces ni siquiera suena. Son ideologías de precios intervenidos y amiguetes.

El panorama es tan desolador como esperanzador. Estamos en la fase inicial de una crisis que será larga y profunda. Lo que no sirve se está desmoronando por sí solo sin nadie que lo empuje y lo que sirve, lo que se necesita, lo que nos será útil, tardará en fraguar. Es más fácil destruir que construir. Entre el actual instante y lo que viene hay trecho y hueco para multitud de depredadores oportunistas dispuestos a parasitar las viejas estructuras del poder partidario. Intentarán el lustre y una nueva mano de pintura. No funcionará. Lo que se derrumba, porque caerá lentamente, todavía dará de comer a mucha gente.


El día 28, viernes, más |
ANTONIO YUSTE
EL CONGRESO SE HACE EL HARAQUIRI
Dos Españas, la real y la oficial
L
LOS SOCIÓLOGOS y los analistas políticos, por distintas razones, se sienten instintivamente seducidos por la Teoría del Votante Mediano. Cuando existe una única cuestión y todas las posibilidades pueden representarse por un punto en una línea, unos y otros, los sociólogos de manera matemática y los analistas de manera inspirativa, se sienten tentados por la TVM (Teoría del Votante Mediano). (Sigue)
Castaña Pilonga
DIPTERIUM 1. Habemus Castaña Pilonga, o sea, Estatut. El oficiante, Alfonso Guerra; los muñidores, zETAp, Carod Rovira y Artur Mas; las víctimas, los españoles. Es el triunfo del babelismo sobre la razón y del ridiculismo sobre el sentido común. ¿Triunfo duradero? Las rocas calizas de los Picos de Europa son blandas comparadas con la consistencia de lo español. Al tiempo.

DIPTERIUM 2. El 11/M lo cocinan españoles. Los presuntos autores del mismo, los que la polícia presenta como implicados estaban controlados en su totalidad, ha quedado suficientemente demostrado, por personas concretas, con nombres y apellidos, que lo sabían todo, pertenecientes a la policía nacional, a la guardia civil y al CNI. La intoxicación del gobierno del PSOE con el concurso de las cinco cadenas de televisión de alcance nacional y de la mayor parte de medios de comunicación, está entorpeciendo que fluya el río la verdad. Es una soga que poco a poco terminará por ahorcar la credibilidad de dichos medios. La coreografía del 11/M, la versión oficial no se corresponde con los hechos. La verdad es generadora y la mentira destructora. La mentira puede destruir hasta países enteros.
ABRIL
Miércoles 26 Abril
· Política de sombras
Martes 25 Abril
· Inseguridad política
Miércoles 19 Abril
· El referéndum de Tito Marianón
Martes 18 Abril
· Las ideologías del tabú
Domingo 09 Abril
· Rubalcaba el físico
Viernes 07 Abril
· El látigo de la ceguera
Jueves 06 Abril
· Vuelve el vértigo
Miércoles 05 Abril
· La supercavitación iraní
Martes 04 Abril
· Dos Españas, la Real y la Oficial
MARZO
Viernes 31 Marzo
· Vuelta y Revuelta
Jueves 30 Marzo
· Tiempo perdido
Miércoles 29 Marzo
· Mohamed VI, el aliado de quién
Martes 28 Marzo
· El reino inmobiliario de España
Viernes 24 Marzo
· La increencia de las masas
Jueves 23 Marzo
· Beso a tornillo
Miércoles 22 Marzo
· La semilla del mal
Martes 21 Marzo
· ¿Líderes o mamarrachos?
Viernes 17 Marzo
· "La suelta" de emigrantes
Jueves 16 Marzo
· Algo más que desierto
Miércoles 15 Marzo
· Adiós al Islam
Martes 14 Marzo
· Terror en el PSOE
Viernes 10 Marzo
· Safari feminista
Jueves 09 Marzo
· Todo español es un alma que debe ser salvada
Miércoles 08 Marzo
· Triperóxido de triacetona
Martes 07 Marzo
· La convención convecta
Viernes 03 Marzo
· Poca energía y muy cara
Jueves 02 Marzo
· Barril de petrodólares
Miércoles 01 Marzo
· La cepa H5N1 en el corazón de la historia

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja