Jueves
16 Febrero 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Publicidad
Hemeroteca
EN CONSTRUCCIÓN
Llave
Ojalá
Cactus
Bang
El Púgil
Huellas
Nómadas
Hacer
Deportes
Azar

EL ESTADO AUTÓNOMO
Garrulismo constitucional
Wim Delvoye. Tatooed Pigs, 2000
L
OS ESPAÑOLES tienden a sentirse orgullosos de su mayor logro intelectual en el último siglo, la Constitución de 1978. Se otorga a la Constitución la bondad de hacer posible la Transición política española, desde un régimen autoritario a otro democrático. No es verdad. La Constitución no jugó papel alguno en el tránsito de un régimen a otro. La Constitución fue un legajo más, como aquel otro para la “Reforma-Política” que permitió reunir a las Cortes Constituyentes. Fueron legajos, símbolos, que escenificaban la permisividad del pueblo español para con los asuntos generales.

El principal protagonista de la transición española, el único, el exclusivo protagonista, fue el pueblo español que consintió, que dejó hacer. En parte haciendo uso de su intuición y en parte no menos importante, porque no sabía qué hacer y si eran higas o brevas. No se sale de 40 años de aislacionismo con las entendederas en buen estado. El pueblo español estaba aturdido entonces y lo sigue estando hoy. Tuvo la intuición y fue un gran acierto de que convenía dejar hacer y dejó hacer. ¿A quién? Pues a las fuerzas socialistas revolucionarias, a los herderos del régimen y a los nacionalistas apadrinados por las izquierdas.

En un vértice estaban las fuerzas socialistas, comunistas y revolucionarias, con un discurso ignorante y suicida que no han variado hasta el día de hoy, lujuriante de economía planificada, escaso de libertad y justicia y ayuno de Estado de Derecho. En otro vértice estaban los herederos del régimen autoritario con un legado de fantasías, pijadas y flatulencias que gerenciar. En el otro pico estaban los nacionalismos apadrinados por la izquierda, adelantados del tribalismo, el lingüelerismo redentor y el energumenismo político.

Con aquellos mimbres se hizo una Constitución que refleja a la perfección la empanada mental de los constituyentes y que dio forma a lo que debe calificarse de garrulismo constitucional, un fenómeno social que ha llegado intacto y con sorprendente vitalidad hasta nuestros días.

Es muy cierto que la Constitución de 1978 no vale un céntimo, es una constitución truculenta por su poder destructivo, contraviene la historia de España, la cierta, de la “
a” a la “z”, no puede disimular que desde el artículo 1 hasta la disposición final, es un compendio de idas y venidas, laberintos, sofismas y disimulos para dinamitar las potestades del pueblo español, en el que nadie creía y en el que la sopla de siglas políticas sigue sin creer. Tenemos una clase política, la realmente existente, encantada de mirar al pueblo por encima del hombro. No hay Chanel que pueda ahogar la pestilencia que expelen.

Del articulado de la Constitución se deduce una asimetría extrema que no garantiza en ningún modo y de ninguna manera, la igualdad de derechos y obligaciones de los ciudadanos, al contrario, desde su articulado es desde donde se organiza el saqueo de derechos civiles, políticos e históricos de los españoles y es desde su articulado donde se sienta las bases de un Estado Autonómico orientado a cualquier cosa, lo que fuere y que es exactamente lo que está sucediendo. El garrulismo constitucional, a saber, la ignorancia, ha dado pávulo y alas a una Constitución que tanto sirve para un cosido como un descosido como todo lo contrario. Se sustituye la Constitución Española por los Estatutos de la Liga Profesional de Fútbol, infumables, y salimos ganando. Lo dejo dicho. ¿Exagero? Pues claro pero ¿acaso no exagera el garrulismo constitucional con superior daño al interés general?

El PSOE ha puesto en marcha una evolución constitucional tomando al asalto todos los órganos del Estado, con la simpatía del PP que aspiraba a hacer lo propio, y con el único propósito de profundizar en la asimetría y en lo que sea. De la reforma del
Estatut de Cataluña no se deduce, como se lamentan los populares, un Estado Confederal, eso ya estaba proclamado en la Constitución de 1978 a través de la disposición adicional, (tema tabú), lo que de verdad se deduce del Estatut, léase con atención, es cualquier cosa, ni se sabe qué pero hacia la secesión por la vía de los hechos. Nadie, ni aquís ni allás, ni en Madrid ni en Barcelona o Sevilla, ni en España ni en Berlín, nadie en ninguna parte sabe que coño es España desde el punto de vista constitucional. El estatut viene a ensanchar el enigma. España no tiene modelo de organización territorial ni institucional, España es cualquier cosa, puede ser lo contrario y aún dejar de ser siendo. ¿Usted lo entiende? Nadie lo entiende. ¿España es una monarquía federal, confederal, autista, nonata, un Estado asimétrico, puntiagudo o isósceles, una carajada o una broma? España es todo eso y para alcanzar tan altas cotas de no se sabe qué solo se necesita una clase política como la que tenemos, la broza y la mugre, lo que nadie quiere en su casa.

El PSOE hace tiempo que dejó de representar los intereses de los españoles, se representa a sí mismo y está al servicio de la camarilla que domina las siglas centenarias y que constituyen el señuelo con el que engatusan a una parte del electorado, todavía hoy, sin saber si higas o brevas, que deambula por nuestras ciudades con los muertos de la guerra civil en la mochila sin funeral posible y sin querer enterrarlos.

El Partido Popular es otro partido, uno más, que se representa a sí mismo, que representa a la camarilla que instrumentaliza unas siglas como señuelo para atolondrar a una parte del electorado que vive en la creencia de que el PP es el depositario de la continuidad histórica de España. Nada de eso es cierto. En la única continuidad que creen los militantes del PP es en la de sus cargos y les da igual, les es indeferente, que si dentro de una monarquía constitucional, dentro de una monarquía inconstitucional, en una república playera, en otra casquivana, en una republicona de catedráticos orondos —de puro, señora y amante— o en la actual nada pinchada en un palo que vaya usted a saber.

España necesita abrir un periodo constituyente, lo que ocurrirá poco a poco y nada importa la opinión del PSOE, del PP o de los nacionalistas. Ocurrirá. Estamos al final de un régimen. España necesita arrojar al averno de la historia, al vertedero de la política, la sopa de letras ignorante y pútrida que compone el actual arco constitucional, el que parasita nuestras instituciones, y sustituirlo por otras dignidades —que cuando toque también caducarán— más atentas a los problemas verdaderos, a las leyes de la naturaleza y a los derechos civiles, políticos e históricos de los españoles. Izquierdas, derechas, centristas y nacionalistas, ideologías de tres al cuarto, supuran por la misma herida, la llaga del falso testimonio, la mentira estructural y el saqueo de nuestros derechos políticos e históricos. Mire usted por donde.



El día 17, viernes, más |
ANTONIO YUSTE
EL DEBER DE ESPAÑA
Hacia una nueva doctrina de seguridad
A
NTE ATAQUES DE BAJA COTA, fríos (políticas estructurales hostiles), o de cota media, calientes (terrorismo y extorsiones) o de cota alta, choques militares irregulares o guerra abierta, ataques en:. (Sigue)
DIPTERIUM. «Corresponde a la Generalidad, en el ámbito de sus competencias exclusivas, de forma íntegra, la potestad legislativa, la potestad reglamentaria y la función ejecutiva». Oído. Es lo que dice el estatut. Importa lo que dice el estatut no lo que dice zETAp, Maragall, Bono o Alfonso Guerra. Es lo único que importa, que las Cortes Españoles que ya eran bastante floreros en la legislatura que viene serán solo búcaros, jarrones sin flores.
FEBRERO
Miércoles 15 Febrero
· La milagrera
Martes 14 Febrero
· El comprador de cadáveres
Viernes 10 Febrero
· ¿Cuánto vale un inocente?
Jueves 09 Febrero
· Energía y política
· La 'partidanga'
Miércoles 08 Febrero
· Que risa
Martes 07 Febrero
· La yijá, necrofilia y martirio
Viernes 03 Febrero
· Grave crisis nuclear
Jueves 02 Febrero
· El laberinto catalán
Miércoles 01 Febrero
· Las mentiras de Repsol
ENERO
Martes 31 Enero
· El espejo está harto
Viernes 27 Enero
· A vueltas con el papel de lija
Jueves 26 Enero
· EL FIN DE UNA ÉPOCA
Miércoles 25 Enero
· El referéndum de Rajoy
· De oca a oca y tira porque le toca
Martes 24 Enero
· España, mi hogar
Viernes 20 Enero
· La faja es el problema
· La Constitución de pechiglás
Jueves 19 Enero
· El "para eso les pagamos" no ha
--funcionado
· El Islam contra España
Miércoles 18 Enero
· Paz por desguace
· El Santo Grial de la Pluralidad
Martes 17 Enero
· La dictadura de las minorías
· La Francia efímera
Viernes 13 Enero
· La derrota del elector español
· El pluralismo embrutecedor
Jueves 12 Enero
· Engaño masivo
· La elocuencia de los bocazas
Miércoles 11 Enero
· zETAp el majareta
· La bursitis de Rajoy
Martes 10 Enero
· Fuerte olor a naftalina
· El tronío del cretino
· La tetracefalia
Martes 03 Enero
· La culpa fue del 11/M
· El PPOE
· Prensa de partido
· Faena

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja