Viernes
03 Febrero 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Publicidad
Hemeroteca
EN CONSTRUCCIÓN
Llave
Ojalá
Cactus
Bang
El Púgil
Huellas
Nómadas
Hacer
Deportes
Azar

LAS VELEIDADES DE UN ILUMINADO
Grave crisis nuclear
Mahmoud Ahmadinejad
L
AS SANCIONES a aplicar al régimen iraní de Mahmoud Ahmadinejad son variadas y se pueden modular de muchas maneras. Las sanciones que están sobre la mesa del Consejo de Seguridad de la ONU pueden resumirse del siguiente modo:
Aislamiento internacional. Ningún funcionario iraní puede abandonar Irán.
Bloqueo aéreo. Ningún aeronave iraní puede utilizar el espació aéreo internacional y ninguna aeronave puede entrar en el espacio aéreo iraní.
Congelación de los bienes iraníes en el exterior y su incautación para atender las indemnizaciones a la víctimas del terrorismo de estado cometido por Irán fuera de sus fronteras (algunas pistas del 11/S señalan la implicación del régimen iraní en el colosal atentado y son otras muchos las que señalan al régimen de los ayatolás en numerosos atentados en Líbano y en algunas capitales occidentales contra ciudadanos de los Estados Unidos y opositores iraníes).
Bloqueo naval para impedir que Irán bombee crudo a los mercados internacionales.

El impacto económico de tales medidas, en el supuesto de que se adopten, apuntan a un precio del barril por encima de los 100 $. ¿Podrán las economías en vías de desarrollo y las occidentales sobrellevar sin graves daños económicos una elevación tan dramática de los precios del barril? ¿Qué ocurriría si las sanciones se rebelan inútiles y la comunidad occidental se ve obligada a la destrucción del régimen teocrático?

Existen distintos puntos de vista, ninguno divertido, y unanimidad general sobre un aspecto, el bombeo de recursos financieros de Occidente y de los países en desarrollo hacia el Golfo Pérsico, una parte de los cuales sirve para realimentar el propio fenómeno terrorista, es de tal magnitud, de proporciones tan colosales, que nadie miente si se enuncia que el terrorismo islámico internacional ha logrado amenazar la viabilidad y consistencia de la economía mundial y de paso la paz mundial.

La victoria de Hamas ha reverdecido antiguas polémicas. Siempre se tuvieron dudas sobre el impacto social y político de todas las estrategias de oclusión de la libertad, la democracia y los Estados de Derecho. Tanto Occidente como la URSS subordinaron todas sus políticas exteriores al interés superior del alineamiento estratégico militar. No importaba la naturaleza de los regímenes políticos importaba, exclusivamente, su alineamiento. Fue un gravísimo error inducido, sin duda, por la falta sistemática de escrupulos del bando soviético. Lo que los expertos llamaban pomposamente "realismo político" no era otra cosa que políticas endemoniadas con el efecto boomerang que ahora aflora. Apoyando a todos los regímenes corruptos árabes, aplicando el rasero del mal menor, se enviaba el mensaje a la población de dichos países, un mensaje inequívoco, de que Occidente y Oriente estaban alineados con su perdición, con los regímenes a los que estaban sometidos y condenados de por vida. No hubo salida para dichas poblaciones hasta que fundamentalismo islámico adoptó la encarnadura política que hoy conocemos y al que tampoco es ajeno, todo hay que decirlo, el propio Occidente.

La complacencia y consentimiento de la mayor parte de Occidente, —y España sobremanera, la España de derechas y de izquierdas—, hacia el terrorismo palestino y su sistema expandido de corrupción sin límites ni fronteras, corrupción aún más feroz cuando se imponía al propio pueblo palestino, se ha transformado cuando fue posible en un revolcón electoral de proporciones dantescas. La Guerra Fría concluyó en 1989 con la victoria de Occidente y el derrumbamiento del bloque soviético. Lo que no ha concluido es la continuación de la guerra.

La expansión del terrorismo islámico y el irredentismo social de naturaleza islámica, una bomba conceptual construida con retales de la verborrea comunista, fascista y dogmas religiosos, una bomba determinista de naturaleza política y una bomba demente en cualquier caso, empezó a fraguarse en la época más tensa de la guerra fría a partir de la caída del Sha de Persia y la invasión soviética de Afganistán. De aquella siembra la actual cosecha.

Nadie duda de que unas elecciones realmente libres en Egipto o Marruecos, por poner un ejemplo, darían una victoria aplastante a los movimientos islámicos radicales. El apoyo constante, sin desmayo, a los regímenes corruptos árabes, apoyo que lleva implícito la persecución, dentro y fuera de sus fronteras, de cualquier forma de oposición, empuja a las poblaciones condenadas a vivir bajo una forma de tiranía entre absoluta y universal, no hay donde huir, hacia formas de rebelión autónomas y muy singulares, en este caso el radicalismo islámico.

Los opositores de los regímenes corruptos del mundo árabe y del tercer mundo son perseguidos con idéntica saña en el interior de sus países y en los denominados países libres cuando se exilan. El pueblo se queda sin referentes y busca alivio donde lo encuentra, en el islamismo o en la violencia máxima. El partido de gobierno de Turquía, el Partido del Desarrollo y la Justicia (Adalet ve Kalkinma Partisi AKP) del actual presidente turco y antiguo alcalde de Estambul Recep Tayyip Erdogan, de matriz islamica moderada pero con importantes corrientes radicales en su seno, es un buen ejemplo de lo que decimos.

La República de Irán con un líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei y un Presidente de Gobierno, aún más radical, Mahmoud Ahmadinejad, miembro de la Alianza de Constructores de Irán Islámico, Abadgaran, muy activos en el Majlis (parlamento) y de la secta chií Hojatieh, que esperan la llegada del duodécimo imán, acontecimiento que se producirá de creer a sus fieles en los próximos dos años, a cuyo fin ha consagrado su acción de gobierno, literalmente, a «pavimentar el camino para la reaparición del Imán Mahdi», el Mesías shií que desapareció siendo niño en el 941, y que según la tradición shií, reaparecerá para gobernar durante siete años en justicia perfecta.

Estamos hablando de Mahmoud Ahmadinejad, el que fuera Alcalde de Teherán, el que hoy es presidente de Gobierno de Irán, el que se siente agraciado por una luz iluminadora, así lo ha declarado numerosas veces desde que tomara posesión de la Presidencia en Agosto de 2005 y el que ha llenado su gobierno de miembros de la secta Hojatieh cuyo líder espiritual, el imán Mesbah Yazdi, que le acompaña frecuentemente y que fuera considerado por Jomeini, el padre de la revolución iraní ya fallecido, un radical estrafalario del que mejor era cuidarse y apartarse, pues sí, Mahmoud Ahmadinejad el iluminado, declaró el 27 de octubre pasado que «Israel debería ser borrado de la faz de la Tierra y que el mundo musulmán no permitirá que su enemigo histórico viva dentro de él» Declaraciones que suavizó el 9 de diciembre pasado al solicitar que «Israel fuera trasladado a Europa» a cuyos países pidió que «concedieran un pedazo de tierra al pueblo judío si se consideran culpables de su matanza durante la Segunda Guerra Mundial».

¿A qué les suena la llegada del Imán Mahdi? A los expertos les sueña a revolución cultural, a revolución dentro de la revolución para empeorar aún más las cosas, para desatar una oleada de represión sobre toda la disidencia política y al endurecimiento hasta límites paranoicos y fatalistas de su estrategia anticristiana y antijudía.

Las amenazas de Jacques Chirac —otro iluminado, amigo de los juegos de mano y del ruido de las balas—, hechas públicas desde la base de submarinos nucleares en la Isla de Longue, hechas públicas el 19 de enero,
advirtiendo de que «Francia podría recurrir a un ataque nuclear contra “potencias regionales” que utilizarán medios terroristas o de destrucción masiva contra los franceses o intereses franceses», vienen a cuento de lo que aquí estamos contando. Para no dejar lugar a dudas sobre la intencionalidad de dichas declaraciones Jacques Chirac redondeó su advertencia recordando que «La flexibilidad y la reactividad de las fuerzas nucleares francesas les permiten ejercer una respuesta directa sobre los centros de poder enemigos y sobre su capacidad de reacción. Todas nuestras fuerzas nucleares, —añadió— han sido configuradas en este espíritu».

Mahmoud Ahmadinejad que tiene motivos para estar inquieto ha puesto sobre la mesa de negociaciones, a puerta cerrada, acciones atroces si alguna potencia occidental se atreve a amenazarle con algo más que palabras. A mediados de diciembre 16 pistoleros abrieron fuego sobre su coche blindado mientras visitaba la provincia de Sistán en la frontera con Pakistán que acabaron con la vida de su jefe de seguridad y el chófer. La oposición iraní aterrorizada ante el curso de los acontecimientos y temiéndose lo peor intenta a la desesperada desactivar la bomba de tiempo que ha puesto en marcha su presidente. Nadie quiere lo que despunta en el horizonte con meridiana claridad y nadie parece tener suficiente fuerza, ni dentro ni fuera de Irán, para detener la amenaza nuclear, militar y política que se avecina.

Mahmoud, ha dado sobradas muestras de su voluntad inquebrantable de enriquecer uranio para fabricar armas atómicas y usarlas. La necrofilia y el martirio campa por sus respetos en el Oriente Medio y es altar en el que se piensa sacrificar a las nuevas generaciones.

La tolerancia y comprensión de Europa con la cultura del martirio y necrofilia del integrismo islámico, vean sino, autoritaria y necia, es equivocada y muy inquietante. Occidente necesita con urgencia desengancharse de su adicción al petróleo y al ridiculismo ideológico. El colapso económico por razones energéticas, solapadas con actos criminales, ha dejado de ser una hipótesis descabellada.


El día 7, martes, más |
ANTONIO YUSTE
REHACIENDO EL CAMINO
Entramos en la era de la Política Total
N
INGÚN EXPERIMENTO social puede demostrar a fortiori la veracidad de una teoría jurídico-económica. Muy lejos quedan las ingenuas afirmaciones de Louis Althusser «Esta obra gigantesca que es El Capital, de Karl Marx, contiene simplemente uno de los tres mayores descubrimientos científicos de toda la historia humana: el descubrimiento del sistema de conceptos (o, lo que es lo mismo, del descubrimiento de la teoría científica) que da paso al conocimiento científico de lo que podía llamarse el “Continente–Historia”. Con anterioridad a Marx ya habían sido abiertos al conocimiento científicos otros dos “continentes” de una importancia comparable: el Continente–Matemáticas, descubierto por los griegos del siglo V a. C., y el Continente–Física, descubiereto por Galileo». (Sigue)
DIPTERIUM. Europa, otrora, detuvo al Islam en España y en Viena, una religión poco evolucionada. Pero eso fue hace mucho tiempo. Estamos en tiempos de zozobra. Una parte de la sociedad europea se ha rendido al islamismo fundamentalista seducida por el salvajismo de sus acciones terroristas y su intransigencia.
ENERO
Jueves 02 Febrero
· El laberinto catalán
Miércoles 01 Febrero
· Las mentiras de Repsol
Martes 31 Enero
· El espejo está harto
Viernes 27 Enero
· A vueltas con el papel de lija
Jueves 26 Enero
· EL FIN DE UNA ÉPOCA
Miércoles 25 Enero
· El referéndum de Rajoy
· De oca a oca y tira porque le toca
Martes 24 Enero
· España, mi hogar
Viernes 20 Enero
· La faja es el problema
· La Constitución de pechiglás
Jueves 19 Enero
· El "para eso les pagamos" no ha
--funcionado
· El Islam contra España
Miércoles 18 Enero
· Paz por desguace
· El Santo Grial de la Pluralidad
Martes 17 Enero
· La dictadura de las minorías
· La Francia efímera
Viernes 13 Enero
· La derrota del elector español
· El pluralismo embrutecedor
Jueves 12 Enero
· Engaño masivo
· La elocuencia de los bocazas
Miércoles 11 Enero
· zETAp el majareta
· La bursitis de Rajoy
Martes 10 Enero
· Fuerte olor a naftalina
· El tronío del cretino
· La tetracefalia
Martes 03 Enero
· La culpa fue del 11/M
· El PPOE
· Prensa de partido
· Faena

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja