Viernes
27 Enero 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Publicidad
Hemeroteca
EN CONSTRUCCIÓN
Llave
Ojalá
Cactus
Bang
El Púgil
Huellas
Nómadas
Hacer
Deportes
Azar

REFORMAR LA CONSTITUCIÓN
A vueltas con
el papel de lija
Los símbolos son poder y sobreviven al poder
E
N ESTOS DÍAS, jurídica y políticamente aciagos, no son pocos los que se lamentan de que la Constitución no esté escrita en papel de lija. Son los entusiastas de la Constitución. No sería tan fácil, añaden, limpiarse con ella después de deponer. Es una forma de ver las cosas. Soy de los que pienso que se acude a la Constitución para limpiarse la entrenalga por ver de proporcionarla alguna utilidad. Las Constituciones se promulgan para ser respetadas. Es imprescindible, eso sí que el texto contribuya a ello, al respeto. No es el caso de la Constitución Española. España necesitaba una Constitución y en aquellos días de transición y mucha utopía, los padres de la patria garabatearon un texto legal al aliguí, entre chupitos, acodados en la barra del bar del Congreso. La constitución española, con minúsculas, es una Ley Suprema, con mayúsculas, escrita a mayor gloria de los jefes de la ideologías de relumbre de la época, imagínese, el socialismo, quién da más, el comunismo, hagan sitio, el centrismo, guarden silencio, el liberalismo, tiempo muerto, el racismo vasco, jo, el lingüismo zarabeto, hosti tú, el frentepopulismo, lo nº 1 en emancipacióny liberación, o sea, cosas extraordinarias y para espatarrar.

No se hizo una constitución para el pueblo, el verdadero titular. Por aquellas fechas al pueblo se le temía y se temía sobre todo que se colara por el articulado y le diera un revolcón a los jefazos de aquellas ideologías deslumbrantes. Si se consulta, y yo lo hago con frecuencia, la Constitución comentada, es fácil apercibirse de la baja estima al pueblo español que tenían los políticos de la época.

El pueblo español, así es, del que se suponen emanan todos los poderes del Estado, artículo 1.2 de la Magna, es un cero a la izquierda y juega el papel que los padres constituyentes han querido que juegue: el de palanganero.

Diré lo que nadie dice, la importancia de la Constitución en el desenvolvimiento de la nación, en el desenvolvimiento de España, ha sido anecdótica o nula. La Constitución española es prescindible porque es mala, intrínsecamente mala, no se salva ni un solo título y me atrevería a decir que ni un solo capítulo de los distintos títulos. Todos ellos necesitan retoques y reformarse. Y digo que su importancia ha sido nula, porque se ha acudido a los mil y un pactos, todo el mundo lo ha hecho, sin reparar en su existencia y tomándosela como se toma el sereno el pito. Ridiculizar la Constitución, omitirla para legislar y acordar barbaridades, ningunearla, es un deporte muy popular, con mucho predicamento, entre nuestra clase política. Deporte al que se han ido sumando juristas de aquí y allá, los que grácilmente han ido recalando en el Tribunal Constitucional para dar cobertura a su ninguneo.

Lo que se le ha hecho al pueblo español no tiene nombre. Lo que se le ha hecho a nuestros derechos políticos con leyes menores y reglamentos, tirando del hilo del texto constitucional, no tiene perdón ni de los hombres ni de Dios. No hay bondad suficiente en el mundo para perdonar tanta maldad y trasgresión.

El Consejo de Estado, ahora, —a buenas horas mangas verdes— se despacha con la ocurrencia de que se necesita una reforma constitucional que fije el techo competencial de unos y otros y desarrolle más eficazmente el principio de solidaridad. Aconseja en el reciente dictamen la inclusión del recurso previo de inconstitucionalidad en cualquier proceso de reforma de los estatutos. Se han necesitado 28 años para decir lo que era un secreto a voces, que el Estado Autonómico no tenía ni pies ni cabeza. Nada dice el Consejo de Estado de la disposición adicional. ¿Saben porque no dice nada de la disposición adicional? Efectivamente, por razones de peso, porque nadie quiere cargar con el muerto.

España es el país donde más cuesta adquirir razones. Para encontrarlas bien traídas y mejor estructuradas hay que porfíar mucho. ¿Es vinculante el dictamen del Consejo de Estado? Es un Consejo y zETAp no necesita consejos que le distraigan de la hoja de ruta. España tiene una Constitución en la que el “Estado facilita la adecuada utilización del ocio”. No existe otro país sobre la Tierra donde el Estado facilite, como en España, oh cielos, la adecuada utilización del ocio. ¿Los ponentes constitucionales, pregunto, han legado para la ciencia su cerebro? ¿Conoce usted algún otro caso de país con nación, nacionalidades y regiones? Agarren ese mochuelo. Y que decir del sin par caso de que la lengua oficial de España sea una que nadie habla, el castellano, cuando lo que hablan los castellanos es el español.

Da igual quien gobierne, si zETAp, si Rajoy, Arzallus o Arturo Mas, lo haga quien lo haga tenemos caudillo. Ahora Rajoy nos pide a los españoles que le apoyemos, que le demos nuestra firma para enfrentarse a zETAp. Ha convertido el Estatut en un plebiscito sobre su persona. Tiene bemoles. Nos pide nuestra firma para consolidar su liderazgo. Caí en la tentación de imaginar, fue algo pasajero, que Rajoy se proponía abrir las instituciones a la acción positiva de los ciudadanos. ¡Que ingenuo! Los ciudadanos seguimos teniendo lo que nos merecemos, unos jefes políticos que no reparan en gastos y a los que les trae al fresco reformar la Constitución, los derechos políticos e históricos de los españoles y lo que tenga que ver con el recto proceder y las sociedades abiertas.

¿Sociedad abierta? La única abertura que consienten los políticos españoles es la de piernas. Tienen el paso decidido y lo quieren franco. ¿Hasta dónde nos tenemos que abrir de piernas? Las tengo en aspa y la pelvis a punto de estallar. España necesita una Constitución bien hecha, con buena partitura y bailable. Tres pasos a la derecha, tres a la izquierda y dando vueltas como en el chotis. La Constitución hay que bailarla bien agarrada, contra el pecho. ¿Qué es eso de hacer una Constitución acodado en la barra de un bar, el del Congreso?


El día 31, martes, más |
ANTONIO YUSTE
REHACIENDO EL CAMINO
Entramos en la era de la Política Total
N
INGÚN EXPERIMENTO social puede demostrar a fortiori la veracidad de una teoría jurídico-económica. Muy lejos quedan las ingenuas afirmaciones de Louis Althusser «Esta obra gigantesca que es El Capital, de Karl Marx, contiene simplemente uno de los tres mayores descubrimientos científicos de toda la historia humana: el descubrimiento del sistema de conceptos (o, lo que es lo mismo, del descubrimiento de la teoría científica) que da paso al conocimiento científico de lo que podía llamarse el “Continente–Historia”. Con anterioridad a Marx ya habían sido abiertos al conocimiento científicos otros dos “continentes” de una importancia comparable: el Continente–Matemáticas, descubierto por los griegos del siglo V a. C., y el Continente–Física, descubiereto por Galileo.». (Sigue)
DIPTERIUM. Rezaré por los españoles que dejarán de serlo, rezaré por ellos, rezaré por los que el Estatut convertirá en charnegos con los más altos honores. Serán ciudadanos de segunda en una gran nación de tercera eso sí, plenamente soberanos para pisotear su propia lengua (la española).
ENERO
Jueves 26 Enero
· EL FIN DE UNA ÉPOCA
Miércoles 25 Enero
· El referéndum de Rajoy
· De oca a oca y tira porque le toca
Martes 24 Enero
· España, mi hogar
Viernes 20 Enero
· La faja es el problema
· La Constitución de pechiglás
Jueves 19 Enero
· El "para eso les pagamos" no ha
--funcionado
· El Islam contra España
Miércoles 18 Enero
· Paz por desguace
· El Santo Grial de la Pluralidad
Martes 17 Enero
· La dictadura de las minorías
· La Francia efímera
Viernes 13 Enero
· La derrota del elector español
· El pluralismo embrutecedor
Jueves 12 Enero
· Engaño masivo
· La elocuencia de los bocazas
Miércoles 11 Enero
· zETAp el majareta
· La bursitis de Rajoy
Martes 10 Enero
· Fuerte olor a naftalina
· El tronío del cretino
· La tetracefalia
Martes 03 Enero
· La culpa fue del 11/M
· El PPOE
· Prensa de partido
· Faena

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja