Martes
24 Enero 2006
MEDIO DE DIFUSIÓN
Inicio
Atracta
Atractor España
Diario de a bordo
Publicidad
Hemeroteca
EN CONSTRUCCIÓN
Llave
Ojalá
Cactus
Bang
El Púgil
Huellas
Nómadas
Hacer
Deportes
Azar

DRAMA EN CINCO ACTOS
España, mi hogar
Robert Longo. Estudio sobre la cabeza de Goya, 2003. Carbón y tinta sobre papel.
Acto I. El Estatut
Acto II. Los hechos
Acto III. Los resultados
Acto IV. La deslegitimación
Acto V. Proceso constituyente
R
ENDIR ESPAÑA ESTÁ DE MODA. Falta por ver cuántos españoles acuden a la rendición. En Atractor España llamamos a cada cosa por su nombre y se lo contamos. La España oficial y la España real, ¿lo recuerdan? Buscando en el baúl de los recuerdos encontré esta vieja máxima de la Transición, “la España real y la España oficial”, que designaba el divorcio irreconciliable entre las instituciones de entonces y los españoles. Entre la jefatura política, dicho coloquialmente, y el pueblo.

Es una máxima que se adapta como anillo al dedo y es de gran utilidad para sancionar lo que está ocurriendo en la España actual. En los tiempos de la Transición los ciudadanos estaban más atentos a la legitimidad de las instituciones que a la presunta legalidad de sus actos políticos. ¿Tiene la España actual, sus instituciones, un problema de legitimidad? De las interpretaciones que hace el PP y los distintos analistas, más o menos afines, se deduce que no existe un problema de legitimidad, si acaso de ilegalidad. ¿Están en lo cierto? Pues no. Se equivocan de cabo a rabo.

Empezaré advirtiendo para que no se me malinterprete que "la llamada nación catalana es una quimera inventada por la izquierda divina, y la llamada nación vasca el producto de unos dementes". Lo dijo el profesor Gustavo Bueno y lo suscribo al 100%. Digo a continuación que ha sido muy doloroso para mí, poner negro sobre blanco lo que van a leer. A lo que voy, al Partido Popular le parece, por ejemplo, que la reforma del
Estatut, es anticonstitucional e ilegal. En parecidos términos se expresan los distintos analistas incluso los más enconados adversarios del Estatut. No le pareció ilegal al PP, hay que recordarlo, la Ley Catalana de Normalización Lingüística de 1998 que proporcionó paraguas legal a todas las prácticas totalitarias puestas en práctica 15 años antes y cuyo principal valedor fue el Sr. Rajoy. De creerles, la reforma del Estatut, mírese por donde se mire, es anticonstitucional e ilegal. Son de la misma opinión, opinión que repiten machaconamente, día tras día, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el Foro de Ermua, Convivencia Cívica Catalana, Libertad Digital, la COPE… y, en fin, todos los que de una u otra manera sienten que se están volando los cimientos de España, nuestro hogar y que son muchos, me atrevo a decir que la inmensa mayoría. Me atrevo a decirlo pero no lo afirmo. Leña es la que arde.


Los hechos

La situación es como sigue. Todo lo que está ocurriendo, la reforma del
Estatut y las negociaciones con los terroristas, según dicho punto de vista, serían anticonstitucionales e ilegales a pesar de que se cumplen todos los trámites que prescribe el ordenamiento legal vigente. El Congreso ha mandatado a zETAp para que explore todas las posibilidades de negociación con ETA y está en ello. El Estatut catalán, por su parte, obtuvo el respaldo del 90% del Parlamento Autonómico antes de ser elevado al Congreso de los Diputados y la Cámara Autonómica Catalana, hasta donde se sabe, surgió de un proceso electoral que se ajustaba con precisión al procedimiento electoral y legal establecido. ¿Puede, entonces, calificarse el trámite de ilegal? Seguimos. Es más que probable que el Estatut en su nueva versión, con escasas modificaciones de fondo, obtenga la bendición del Congreso de los Diputados, a saber, su aprobación por mayoría absoluta, que es lo que exige el ordenamiento constitucional y el Congreso de los Diputados, hasta donde se sabe, se ha conformado siguiendo el proceso electoral y legal establecido. ¿Puede, entonces, calificarse de ilegal el proceso?

Se podría objetar que a pesar de obtener respaldo político, es factible que el texto legal fuera el fruto de un proceso de enajenación mental transitoria del conjunto de la clase política y que fuera necesario someter dicho texto legal a la sanción del Tribunal Constitucional. Imaginemos por un momento, que tal cosa se produce y que el Tribunal Constitucional, considerando su composición, respalda el texto legal. ¿Podría, en tal caso, calificarse de anticonstitucional el proceso?

Faltaría en todo caso, la prueba definitiva, la prueba del algodón, obtener el respaldo popular antes de entrar en vigor o lo que es lo mismo someter el nuevo
Estatut a referéndum en Cataluña. Imaginemos por un momento que se cumplen todos los procedimientos y que por fin, antes de ser promulgado y publicado en el Boletín Oficial del Estado, se efectúa el referéndum y el pueblo de Cataluña le da su respaldo. ¿Podría, en tal caso, seguir calificándose de anticonstitucional e ilegal todo el proceso?

¿De qué sirve que un juez ordene prohibir el Congreso de ETA/Batasuna en el BEC de Baracaldo? De bien poco. Cuando las resoluciones afectan a terroristas o nacionalistas hacer cumplir la Ley, cáspitas, encuentra obstáculos insuperales. Nunca existió en España, en la España de la Transición, excesiva determinación política para hacer cumplir la Ley a los que más la vulneran. La Ley se hace cumplir, conocida la resolución judicial, en todos los países civilizados y libres de la única manera que se conoce, con fuerza y por las armas si es preciso. Lo importante es cumplir la Ley para preservar la hegemonía del Estado de Derecho. Me gustaría recordar que durante la primera legislatura de Aznar se dio estabilidad legal, mediante Ley, a todos los privilegios fiscales del País Vasco obtenidos vía cupo y arrancados a lo largo de los distintos gobiernos desde el primer gobierno de la era Suárez.

Dejo dicho que el pacto que alcance zETAp con la banda criminal será ratificado, primero en referéndum en el País Vasco y antes de ser promulgado y publicado por el BOE, será aprobado en el Congreso de los Diputados. El proceso que se seguirá para el caso de ETA diferirá en poco al proceso que se está siguiendo para el
Estatut. El orden de factores no alterará el producto final.

Deduzco de lo expuesto que el PP, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Libertad Digital, la COPE…, me refiero a lo electores que ellos representan o en nombre de los cuales hablan, están
muy satisfechos de nuestra Constitución y del ordenamiento legal español y muy descontentos con la interpretación que de la Constitución y del ordenamiento legal hacen los socialistas y los nacionalistas, un problema temporal, que otros partidos y otros expertos jurídicos, cuando toque, podrán resolver y revertir.


Los resultados

Los resultados del actual proceso político podrían condensarse en lo que Arnaldo Otegui, anunció el sábado pasado en el acto público delante del BEC de Baracaldo, “estamos ganando”. Los nacionalistas están soberbios y felices, se les nota. Cada vez se acercan más al momento soñado de la secesión. Los nacionalistas son grupos muy minoritarios pero es incuestionable que haciendo uso del modelo constitucional generado por la Transición han llegado a donde tanto ansiaban. Haciendo uso, por supuesto, de la violencia máxima y de las políticas totalitarias de represión e intimidación, esto es, del régimen partidocrático bloqueado, del ordenamiento legal y reglamentario subsiguiente que incluye el control del poder legislativo y judicial, del sistema financiero vigente, del sistema electoral y del control de los medios de comunicación con el apoyo, claro está, impagable, de las grandes marcas políticas españolas, PSOE y PP.

Los terroristas, nacionalistas y federalistas, en una extraña hermandad, están a punto de alcanzar el punto de no retorno. Retengan que no hablo de los catalanes, vascos. gallegos o socialistas y sí de la variopinta hermandad de nacionalistas, terroristas y federalistas. Aspiraban a emanciparse de la tutela legal del pueblo español, esto es del Congreso de los Diputados de España, de la tutela de su ejecutivo y de la tutela del sistema judicial de España y ya lo tienen al alcance de la mano.

¿Puede revertirse con procedimientos legales lo que tienen al alcance de la mano? No. No existe ninguna posibilidad legal de revertir la situación. El
Estatut consagra y ratifica la bilateralidad entre estados como procedimiento de primer nivel para organizar el futuro. Se trata de un reconocimiento de facto y bastante de iure de la soberanía nacional catalana. Así pues lo que se legisle en España no es de aplicación automática en Cataluña. Cuando culmine el actual proceso político, el que encarna el estúpido Estatut, la única vía para revertir la situación es la que pongan en marcha los propios catalanes y los propios vascos, haciendo uso de su ordenamiento legal, para producir decisiones que les reincorporen plenamente a la nación española y a la tutela del pueblo español.

El resultado mas visible del actual proceso, es la extinción del español en Cataluña. Últimamente se habla más de ello pero hasta fechas bien recientes, recuerden, era un tema tabú o políticamente incorrecto. Tendrá que demostrarse y es asunto del que es imposible hablar, que los españoles de Cataluña, Galicia, País Vasco, Comunidad Valenciana, de las Islas Baleares y de todas las partes pueden gestionar contracción tan dramática del español, la que ya está produciendo.


La deslegitimación

Si todo es legal y constitucional ¿por qué entonces, existe tanta inquietud entre la opinión pública? Acudo al argumento expuesto al principio, porque entre la España oficial y la real existe una ruptura del tamaño de una falla tectónica. La distancia entre la España Oficial y la Real no ha dejado de aumentar desde los albores de la Transición. En España se está gestando un proceso imparable de deslegitimación de las instituciones, de los procesos que desencadenan y del ordenamiento constitucional y legal que los ampara.

"El desencanto" fue un fenómeno sociológico que marcó la primera etapa de la Transición. ¿Lo recuerdan? Pues ya lo ven. No ha dejado de crecer y expandirse. En la sede de los partidos hay que entrar con mascarilla para protegerse del hedor que desprenden.

No faltará quien postule que si todos los catalanes dicen Sí al
Estatut, en referéndum, no se puede hablar, en puridad, de deslegitimación popular. O que si todos políticos que han puesto en marcha el proceso han sido elegidos democráticamente tampoco puede hablarse, en puridad, de deslegitimación popular. Los procesos de legitimidad, sin embargo, dependen más de la salud moral de los mismos que de los aspectos formales. Es importante cumplir con todos los preceptos formales típicos de una democracia, lo es mucho más, no obstante, si las circunstancias en que se han producido otorgan credibilidad y confiabilidad a los procesos concernidos.

En Atractor España llegamos a la conclusión de que las grandes marcas políticas y sus voceros mediáticos nos escamotean, sistemáticamente, la verdad. No decimos que se equivocan, decimos que se compimchan para extorsionar los derechos políticos de los españoles, a sabiendas, con premeditación y nocturnidad.

Los nacionalistas y los terroristas son los únicos que no mienten. Están desarrollando, con furor, todo el potencial destructor que contenía el ordenamiento constitucional surgido de la Transición; desarrollando todo el potencial que contiene el texto constitucional para aniquilar España como hogar común, y para aniquilar los derechos políticos e históricos de los españoles. El PP y sus voceros simulan que existe una fractura en la interpretación del texto constitucional. Simulación que les es de gran utilidad. Les permite expander la ingenuidad, la buenanueva de que lo que ocurre es trasunto que se resuelve cambiando al que gobierna. No es verdad. Mienten y mienten sabiendo que mienten. No estamos ante un proceso infeccioso que acaba de declararse, estamos ante una gangrena muy avanzada y el gobierno del PP nada podrá alterar si no está asociado a un proceso constituyente que deje en suspense la legislación desarrollada hasta la fecha y que afecta a la organización de la nación política que conocemos como España para, tomen nota, preservar el hogar común y nuestros derechos políticos e históricos, en suma, nuestras libertades individuales.

No existe ilegalidad o anticonstitucinalidad como dicen los populares y todos su voceros. Estamos asistiendo al desarrollo legal de la potencialidad destructiva que contiene nuestro ordenamiento legal y del cual forma parte el propio Partido Popular. Era un ordenamiento legal orientado a destruir España como hogar común y se están cumpliendo los plazos. El Estado de las Autonomías era una barbaridad formal, sin consistencia política, jurídica y administativa. Lo era hace 26 años y los sigue siendo ahora.


Proceso constituyente

Hemos entrado, para bien o para mal, depende de quien lo valore, en un proceso constituyente, función dramática que forma parte de un entramado político muy complejo. Complejidad impuesta por el enorme negocio que supone liquidar los derechos políticos e históricos de los españoles al que está enganchado la casi totalidad de la clase política existente, la realmente existente. Estamos en plena función dentro de una extraña pieza dramática. La coalición de nacionalistas, federalistas y terroristas están desarrollando el furor destructivo del actual texto constitucional, siguiendo, a su modo, los procedimientos formales establecidos. El Partido Popular, por su parte, se opone pero cree a pies juntillas en el texto constitucional producto del consenso ignorante de aquella época. El Partido Popular considera que la actual Constitución es piedra filosofal y es a España lo que es la piedra filosofal a los musulmanes y alrededor de la cual, como en la Meca, debemos girar los españoles.

Pues bien, algunos españoles, los que no reunimos ganas para girar alrededor de piedra alguna, hemos iniciado la tarea de constituir base social para dar amparo a un proceso constituyente. España está dentro de un proceso de deslegitimación a gran escala donde nada es lo que parece ser. El
Estatut no nos parece anticonstitucional e ilegal. Nos parece, muy al contrario, muy constitucional y legal lo que de ningún modo le hace bueno y aún menos impide, sin rodeos, que sea un auténtico disparate, que sea una bomba nuclear sobre nuestra historia, sobre lo que queremos ser los españoles y sobre nuestro futuro. Una bomba nuclear que viene a acentuar la falla tectónica entre la España oficial y la real. ¿De qué ha servido que la lengua española sea legal si en la práctica es acosada y su uso penalizado? El Estatut saca a la luz, sin tapujos, el componente destructivo acanallado en el articulado de nuestra Constitución. Rendir España está de moda. Falta por ver cuántos españoles acudirán a la rendición. En Atractor España llamamos a cada cosa por su nombre.


El día 25, miércoles, más |
ANTONIO YUSTE
REHACIENDO EL CAMINO
Entramos en la era de la Política Total
N
INGÚN EXPERIMENTO social puede demostrar a fortiori la veracidad de una teoría jurídico-económica. Muy lejos quedan las ingenuas afirmaciones de Louis Althusser «Esta obra gigantesca que es El Capital, de Karl Marx, contiene simplemente uno de los tres mayores descubrimientos científicos de toda la historia humana: el descubrimiento del sistema de conceptos (o, lo que es lo mismo, del descubrimiento de la teoría científica) que da paso al conocimiento científico de lo que podía llamarse el “Continente–Historia”. Con anterioridad a Marx ya habían sido abiertos al conocimiento científicos otros dos “continentes” de una importancia comparable: el Continente–Matemáticas, descubierto por los griegos del siglo V a. C., y el Continente–Física, descubiereto por Galileo.». (Sigue)
DIPTERIUM. Rezaré por los españoles que dejarán de serlo, rezaré por ellos, rezaré por los que el Estatut convertirá en charnegos con los más altos honores. Estoy pensando en Manuela de Madre, en José Montilla y de ahí hacia abajo hasta llegar a Huelva, pasando por Teruel y haciendo escala en Orense.
ENERO
Viernes 20 Enero
· La faja es el problema
· La Constitución de pechiglás
Jueves 19 Enero
· El "para eso les pagamos" no ha
--funcionado
· El Islam contra España
Miércoles 18 Enero
· Paz por desguace
· El Santo Grial de la Pluralidad
Martes 17 Enero
· La dictadura de las minorías
· La Francia efímera
Viernes 13 Enero
· La derrota del elector español
· El pluralismo embrutecedor
Jueves 12 Enero
· Engaño masivo
· La elocuencia de los bocazas
Miércoles 11 Enero
· zETAp el majareta
· La bursitis de Rajoy
Martes 10 Enero
· Fuerte olor a naftalina
· El tronío del cretino
· La tetracefalia
Martes 03 Enero
· La culpa fue del 11/M
· El PPOE
· Prensa de partido
· Faena

[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción.
Atracta se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?; 2) si te muerdes
mucho la lengua te desangras;
3) el futuro nunca espera; 4) España, amiga;
5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja